lunes, 21 de mayo de 2018

El hundimiento del HMS Courageous.

El hundimiento del HMS Courageous.


Portada de periódico informando del hundimiento del HMS Courageous

El 15 de septiembre de 1939, se estableció contacto con un convoy al oeste el Canal de la Mancha, en una zona denominada por los británicos llamados Accesos Occidentales o Western Approaches. Las vías marítimas eran un hervidero de tráfico y ante tal oportunidad se produjeron éxitos contra el comercio naval británico en los primeros días de guerrapor parte de los submarinos alemanes. Para proporcionar al menos alguna forma de protección a estas naves que navegaban en solitario pues aún no se había establecido el sistema de convoyes, el Almirantazgo desplegó el viejo portaaviones HMS Courageous con una escolta de destructores para llevar a cabo patrullas antisubmarinas.

Botado en febrero de 1916 y comisionado en enero de 1917, el HMS Courageous fue diseñado originalmente como un crucero de batalla, reconvirtiéndose en portaaviones entre junio de 1924 y mayo de 1928. Se instalaron un hangar y cubierta de vuelo a popa del casco. El principal armamento original compuesto de dos montajes dobles de cañones de 15 pulgadas (381 mm) fue reemplazado por cañones antiaéreos de  4,7 pulgadas (120 mm). Aligerar el armamento significó que la protección contra buques de superficie tendría que basarse en la pantalla de buques de escolta, principalmente destructores que navegaban conjuntamente con el portaaviones.


HMS Courageous

Cuando Dönitz recibió noticias del contacto con el convoy, ordenó que todos los submarinos presentes en los Accesos Occidentales convergieran hacia la posición del convoy. Entre ellos, estaban incluidos el U-29 del Kapitänleutnant Otto Schuhart y el U-53 bajo el mando de Ernst Gunther Heinicke. Buscando el convoy, el 17 de septiembre, Heinicke encontró y atacó al carguero británico de 5.000 toneladas, Kafristan, con una combinación de fuego de cañón y torpedos. La pantalla de protección antisubmarina de los HMS Courageous estaba cerca. Dos destructores de los cuatro de dicha escolta así como aviones Swordfish del propio portaaviones fueron enviados al área donde estaba hundiéndose el Kafristan en busca  y caza del submarino capitaneado por Heinicke.

Mientras tanto hacia el este, Schuhart en su U-29 todavía seguía buscando el convoy avistado. Navegando en inmersión, divisó un biplano Swordfish. Un avión de este modelo a 300 millas en mar abierto tan solo podía significar una cosa; la presencia cercana de un portaaviones. Extremando las precauciones, a las 18.00 horas avistó una nube de humo en el horizonte. Era el HMS Courageous. Schuhart alertó a la tripulación para el combate y ajustó el rumbo de interceptación.

Pero Schuhart no podía llevar a cabo el ataque. Los aviones volaban en círculos alrededor del portaaviones y los dos destructores de escolta restante se divisaban claramente. Schuhart escribió más tarde: "En aquel momento parecía una operación desesperada. Debido a los aviones, no podía navegar en superficie y mi velocidad sumergida era menor de 8 nudos, mientras que el portaaviones podía navegar a 26. Pero durante nuestra instrucción se nos dijo que siempre se ha de estar cerca del enemigo y eso es exactamente lo que hice, seguirlo sumergido".

Schuhart siguió esta premisa durante una hora y media, perdiendo distancia con el portaaviones. Sin embargo, de repente a las 19.30 horas, el portaviones  viró hacia el viento  para lanzar sus aviones, inadvertidamente puso la nave en posición perfecta para un ataque submarino con torpedos. Y de esta manera a las 19:40 h., estando el U 29 en posición, Schuhart ordenó lanzar tres torpedos desde proa a menos de 2.750 metros. Schuhart registró en su diario: "El gran tamaño del objetivo alteró todos los cálculos normales y en cualquier caso, yo miraba directamente hacia el sol".


Kapitänleutnant Otto Schuhart

A 450 metros de distancia, mientras los torpedos todavía seguían su curso hacia el objetivo, Schuhart observó a través del periscopio como uno de los destructores navegaba hacia el submarino. Siendo consciente del inminente ataque y para evadirlo, ordenó inmersión rápida. Zambulléndose profundamente el submarino llegó a una profundidad de 55 metros, la más profunda a la nunca se había sumergido. A continuación y en medio del silencio roto solo por los crujidos del casco, debido a las altas presiones, la tripulación del U-Boote escuchó dos explosiones ensordecedoras. Dos torpedos alcanzaron el objetivo y explotaron con tal fuerza que Schuhart pensó que había sido atacado. La tripulación aplaudió, aunque todos sabían que iba a continuación; el ataque inminente mediante cargas de profundidad.

La tripulación del submarino alemán se preparó para el ataque y asi, minutos más tarde, uno de los destructores detectó al U-29 en el sonar. El segundo destructor se apresuró en llegar a la zona y  para unirse a la caza y los dos buques británicos comenzaron a atacar con tanta intensidad y fiereza que Schuhart pensó que perdería irremediablemente el U-29. La lucha entre los destructores y el sumergible se prolongó durante horas tambaleándose y crujiendo este ultimo bajo la fuerza de las explosiones. Por último, a las 23:40 horas, estalló la última carga de profundidad. Ambos destructores agotaron todas las cargas de profundidad por lo que tuvieron que abandonar la caza y la zona. Cuando dejaron de oírse las hélices de los destructores, Schuhart y su U-29 emprendieron la huida. Tan pronto como emergió a la superficie, comunicó por radio a Dönitz, "Courageous destruido. U-29 regresa a casa".


U-29

Nada mas ser torpedeado, a la zona del hundimiento del HMS Courageous, llegaba el buque de pasajeros holandés Veendam. Testigos presenciales relataron la presencia de una gran nube blanca sobre el HMS Courageous. Pensaron que era una cortina de humo y prestaron poca atención hasta que dos enormes explosiones afectaron al portaaviones. Trozos de acero y partes desmembradas de los fuselajes de aviones volaron hacia el cielo junto con enormes llamaradas, seguidas de la formación de una gran mancha de petróleo sobre las aguas. El HMS Courageous se hundió en menos de 15 minutos con la pérdida de 519 vidas, incluida la de su comandante, Capitán W T Makeig-Jones. La tripulación total era de 1.260 oficiales y marineros, incluyendo el personal del componente aéreo y los dos escuadrones de aviones Fairey Swordfish (48 aviones). El Veendam y el carguero británico Collingsworth participaron en el rescate, recogiendo los supervivientes de entre las aguas impregnadas de combustible.

A la mañana siguiente, 18 de septiembre, la noticia de la pérdida del portaaviones ya había sido transmitida por todo el mundo. El hundimiento del HMS Courageous fue el primer gran exito de los U-boote contra la Royal Navy, y más importante aún, la victoria de Schuhart condujo al Almirantazgo a retirar los tres portaaviones restantes de los Accesos Occidentales. El resultado del primer combate naval fue una victoria rotunda para la Kriegsmarine, no solo por el hundimiento del HMS Courageous sino porque hasta cuatro años más tarde no navegaron más portaaviones por esa concreta a área marítima.

Esta circunstancia era precisamente la deseada fervientemente por Dönitz, pues la retirada de los buques antisubmarino permitió a sus U-Boote continuar hundiendo mercantes sin cesar y sin apenas oposición. Hitler, por el contario tenia la opinión dividida ya que en ese momento aún estaba a la espera de una solución diplomática con Gran Bretaña y no deseaba "molestar" a Gran Bretaña hundiendo un buque de guerra de tal importancia y por el contrario siempre una victoria de este calibre era bienvenida y además, no se había dado la orden de no hundir navíos de guerra; de hecho para la Kriegsmarine el hundimiento del HMS Courageous fue exultante y así lo reflejo Dönitz en su diario: "Un gran éxito".

Al capitán Schuhart se le concedió por esta hazaña la Cruz de Hierro de 1ª Clase y a toda la  tripulación la Cruz de Hierro de 2ª Clase. En tonelaje hundido de una sola patrulla, la suma final llegó a las 41.905 toneladas, una cifra que iba a convertirse en récord durante un periodo considerable.

El HMS Courageous fue hundido el 17 de septiembre de 1939 a las 19.40 horas en los Accesos Occidentales (suroeste de Irlanda), rejilla BE3198, a 150 millas náuticas SW de Mizen Head, Irlanda. Su navío hermano de clase, el portaaviones HMS Glorious y sus dos destructores de escolta, HMS Ardent y HMS Acasta sufrieron la misma suerte el 8 de junio de 1940, durante el combate naval mantenido contra los dos cruceros acorazados alemanes, Gneisenau y Scharnhorst.