martes, 22 de mayo de 2018

Evaluación del Panther 2ª Parte

Evaluación del Panther 2ª Parte




Proviene de  Evaluación del Panther 1ª Parte

Protección blindada.

La protección blindada del Panther se desarrolló con vistas a ser lo suficientemente eficaz para soportar impactos de granadas enemigas de un calibre aproximado de 75 mm. El espesor más grande se situó como era normal en la parte frontal del tanque. Así, en el casco, la coraza llegaba a un máximo de 80 mm concretamente en la parte delantera. Los costados y la parte trasera tenían 40 mm de coraza mientras que la parte frontal de la torreta alcanzaba los 100 mm de espesor; los laterales y la parte de atrás de la torreta disfrutaba de 45 mm de blindaje. La relativa debilidad de los laterales y la parte de atrás del carro ayudaba a ajustar el peso total.

La protección total contra proyectiles antitanques aumentó cuando el blindaje fue inclinado. La coraza frontal era suficiente para aguantar la mayoría de cañones enemigos a distancias de combate de 1.000 m. Sin embargo, la situación demandaba reforzar la coraza lateral hasta los 60 mm en posteriores versiones. Este requisito debía conseguirse con el modelo previsto del Panther II.





Un extracto de un informe de evaluación del 899º Batallón Cazacarros norteamericano indica:

"El Panther es vulnerable contra fuego de 3 inch (76,2 mm)… Los laterales y la parte de atrás de la torreta y el casco pueden ser fácilmente atravesados…La coraza frontal era demasiado gruesa para el cañón de 3 pulgadas incluso a distancias cortas. Disparos a 200 m simplemente arrancaban trozos de metal… Nosotros no debíamos enfrentarnos cara acara… sino debía ser logrado con nuestra maniobrabilidad junto con un buen reconocimiento"
Otro informe de evaluación del 628º Batallón TD señaló:

"Conclusión: el cañón de 90 mm penetrará la plancha frontal del Mk V solo si el proyectil golpea el tanque desde un Angulo favorable… Los oficiales y hombres de esta unidad estaban convencidos que a) el cañón de 90 mm era superior al de 3-inch, y b) el cañón de 90 mm no era la respuesta final al Panther en rangos mas allá de los 500m".
Movilidad.

El PzKpfw v estaba equipado con el motor Maybach HL 230 P30 de alto rendimiento de ciclo Otto gasolina. La primera versión de esta motor desarrollaba 650 CV, la posterior, que fue instalada en la mayoría de los Panthers llegaba hasta los 700 CV. Esta potencia extra dio un ratio entre Potencia/Peso de 14 a 15 CV por tonelada, una proporción más que aceptable. Los motores en general trabajaban correctamente, teniendo de una vida útil media de 1.500 a 1.700 Km. El primer lote entregado, sin embargo, causo bastantes problemas. Mr. Kriegel señala:

"Nosotros no estábamos satisfechos con el Maybach. Muchos problemas ocurrieron incluso antes de Kursk… Se produjeron incendios en el motor debido a que el combustible se difundía desde los carburadores cayendo sobre el tubo de escape caliente. Allí se encendía y quemaba las juntas y recubrimientos eléctricos… Más tarde esos problemas fueron solventados. Sin embargo, no puedo olvidarme de los incandescentes tubos de escape. Ocasionalmente, los ivanes los utilizaban como objetivos por la noche…".
Comparado con motores diesel, el motor de gasolina Maybach de ciclo otto consumía aproximadamente el doble de cantidad de combustible. Por esta razón el Panther disponía de una autonomía de combate mucho menor. Además, los alemanes se vieron obligados a sintetizar combustible a partir de la licuación del carbón, del que se disponía en cantidades decentes. Este combustible era menos eficaz, disminuyendo aproximadamente un 10% el rendimiento del motor con su uso.



Motor Maybach HL 230 P30

La transmision tambien causó problemas. Diseñada para su uso en vehiculos ligeros, todos los componentes se hallaban sobrecargados. Se informaron de fallos en el embrague, especialmente durante los periodos donde se circulaba por terrenos embarrados. Tambien las ultimas tracciones entregadas tendieron a presentar dificultades. El gefereiter Kriegel recuerda:

"Nosotros constantemente teníamos que reparar a reemplazar la transmisión. En el primer día de Kursk, nuestra compañía perdió dos tanques súbitamente antes de tomar contacto con el enemigo. Fueron reparados ene l campo de batalla casi instantáneamente y alcanzaron nuestras líneas durante los primeros combates… Los problemas ocurrieron durante un año, la parte final de la transmisión fue finalmente mejorada a finales de 1944…".
La suspensión formada por un sistema de grandes ruedas intercaladas, en lugar de pequeños bojes, que ofrecía mejor estabilidad en terrenos complicados y a altas velocidades. El árbol de engranaje generalmente daba un rendimiento satisfactorio. Las orugas de 66 cm eran lo suficientemente anchas para distribuir las 46 toneladas de peso a una presión de alrededor de 700 g/cm2. Esta circunstancia emparejaba al Panther en maniobrabilidad con los carros soviéticos pero tenía a favor que superaba significativamente al carro norteamericano Sherman.

Conclusión.

Según los criterios estándar de evaluación de la Segunda Guerra Mundial, el PzKpfw V Panther fue un buen carro de combate principal. Combinaba potencia de fuego, protección blindada y movilidad de forma adecuada creando al final una maquina de combate que generalmente superaba a sus oponentes, el M4 Sherman norteamericano y el T-34 Soviético. Incluso cuando se comparó con los últimos modelos de tanques aliados como el M26 Pershing o el T-44, el cañón de alto rendimiento del Panther seguía siendo capaz de combatirlos a distancias grandes.

Las mejoras en el planeado diseño de la versión Ausf. F; mayor blindaje, telémetro, la introducción a gran escala de sistemas de infrarrojos, etc., deberían bastar para mantener la supremacía del Panther.

No obstante, el Panther también mostró cierta cantidad de carencias, enfocadas sobre todo al sistema de transmisión y algunos problemas de motor que tendían a averiarse. Este hecho combinado con el alto consumo de gasolina, redujo estratégicamente su movilidad. Dichos problemas se solventaron a finales de 1944 junto con la introducción de numerosas modificaciones. 

La opinión de sus tripulaciones fue unánime. El teniente Berger del "Grossdeutschland" así lo resume:

"Sufrimos tres impactos. Debo mi vida al Panther".