jueves, 13 de junio de 2019

Fairey Swordfish.


Fairey Swordfish.




El Fairey Swordfish fue el biplano británico más importante de la Segunda Guerra Mundial. A pesar de su aspecto anticuado, era un avión razonablemente moderno en 1939, habiendo entrado en servicio en 1936. Fue diseñado para cumplir dos de los tres principales requisitos del Fleet Air Arm, actuando como avión de reconocimiento y como avión bombardero-torpedero. El conocido como "Stringbag" o saco de cuerdas, sobrevivió al avión diseñado para reemplazarlo y permaneció en servicio hasta el final de la guerra.

El Ministerio del Aire, que controlaba el Fleet Air Arm hasta mayo de 1939, estaba interesado en un nuevo diseño que cumpliese los requisitos demandados y ordenó la creación de un prototipo. Este avión, el TSR (Torpedo-Spotter-Reconnaissance) voló por primera vez el 21 de marzo de 1933. Se estrelló el 11 de septiembre de 1933, tras entrar en barrena después de un giro irrecuperable. Sin embargo, los test fueron lo suficientemente prometedores para que el Ministerio del Aire financiara un segundo prototipo, el TSR II, que se convirtió en el primer prototipo del Swordfish.

Los principales cambios realizados en el TSR II fueron diseñados para evitar una repetición del accidente que destruyó el TSR. El fuselaje se alargo en 60 cm, el ala superior varió 4° su ángulo en forma de flecha y el estabilizador vertical y el timón aumentaron de tamaño. Estaba equipado por el motor radial Bristol Pegasus III M3 refrigerado por aire que proporcionaba 690HP de potencia.

El vuelo inaugural del TSR II se produjo el 17 de abril de 1934. También sufrió un grave accidente, en febrero de 1935, pero fue reconstruido posteriormente y a pesar de este grave incidente, el Ministerio del Aire ordenó un pedido de preproducción de tres aviones para  sus propias pruebas y en mayo de 1935 un definitivo pedido de la 86 Swordfish Mk I. El Swordfish entró en servicio encuadrado en el Escuadrón nº 825 del Fleet Air Arm en julio de 1936. Substituyó al Fairey Seal, al Blackburn Baffin y al Blackburn Shark en el Fleet Air Arm y al inicio de la segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939 era el único bombardero-torpedero en servicio de la Royal Navy.

A fecha final de producción,  el 18 de agosto de 1944, un total de 2.396 Fairey Swordfish  habían sido construido, la mayor parte, 1699 unidades, por la compañía Blackburn, que asumió el control de la producción a gran escala del Swordfish en 194 para permitir a Fairey concentrarse en la producción de sus sucesores, el Albacore que no aportó grandes ventajas sobre el Swordfish y el Barracuda.

Variantes

Mk I

En el momento en que entró en servicio en 1936 el Swordfish ya parecía anticuado. No sólo era un biplano, sino que también tenía las dos cabinas abiertas, una para el piloto y otra para el navegador/observador y el operador de radio/artillero. La comunicación entre los miembros de la tripulación se realizaba a través de tubos Gosport (tubos de goma para la voz).

El tren de aterrizaje del Fairey Swordfish  podría ser de ruedas (para su uso terrestre o en portaaviones) o con flotadores (para el uso desde navíos de superficie equipados con catapultas). El rendimiento disminuía considerablemente cuando estaba equipado con flotadores, pero de todas formas El Swordfish apenas mostraba buenos rendimientos incluso con la mas optima de sus configuraciones, llegando a prestar una velocidad máxima de tan sólo 217 Km/h.



Fairey Swordfish con flotadores

El Mk I que estaba armado con una ametralladora delantera Vickers de 7.6mm disparo y otra del mismo calibre  Lewis o Vickers "K", situada en el asiento trasero de la cabina montada dentro de del Fairey High Speed Gun Mounting, un sistema especialmente diseñado para que la ametralladora se retrajera y así reducir la resistencia. El Swordfish no era suficientemente rápido como para que necesitara armamento motorizado. Cuando no se utilizaba la ametralladora trasera, ésta  podía guardarse en un compartimento del fuselaje situado detrás de la carlinga posterior. El arma principal ofensiva del Swordfish Mk I era el torpedo de 457 mm., pero también podría llevar una amplia gama de bombas, minas y cargas de profundidad, bajo el fuselaje y en los apliques específicos instalados debajo de las alas.

Mk II.

El éxito del diseño básico del Fairey Swordfish quizás se evidenció de forma más palpable por el hecho que estuvo en vigor hasta 1943 cuando el MK II entró en servicio. En ese momento el Fairey Barracuda comenzó finalmente a ser utilizado, reduciendo de esta manera la necesidad de la presencia del Swordfish como avión bombardero-torpedero.

El Swordfish Mk II fue modificado para poder acomodar una gama más amplia de armamento. La más significativa innovación fue la inclusión de cuatro raíles en cada ala capaces de alojar o bien cohetes de 27.2 Kg de alto poder explosivo o cohetes de 11Kg con capacidad perforante. La superficie inferior del ala fue recubierta por una aleación metálica para protegerla de las llamas que se producían con la ignición de los cohetes. También esta variante podía alojar bombas estándar bajo el interior de las alas.



Fairey Swordfish Mk II con cohetes 

Para compensar el aumento de peso, la mayoría de las unidades Mk II fueron equipadas con el motor Bristol Pegasus XXX de 750 HP, que mejoraba el rendimiento respecto al modelo Mk I.

Mk III

De forma irónica, la versión final del Fairey Swordfish en realidad era incapaz de transportar torpedos. Esa característica fue sacrificada a favor de poder instalar un potente radar antibuque, el ASV Mk XI, capaz de detectar objetivos tan pequeños como el schnorkel de un U-boote  y con un alcance máximo de 37 millas. El Swordfish descargaba toda su potencia ofensiva de fuego en sus cohetes y bombas. Aunque la eliminación del torpedo redujo los problemas de despegue considerando el aumento de peso del Mk II, desde 1944 el Swordfish pudo usar el  Rocket Assisted Take-Off Gear, un sistema de ayuda al despegue mediante cohetes, especialmente útil cuando se estaba operando desde los más pequeños portaaviones de escolta o incluso desde buques mercantes  reconvertidos al final de la guerra. El Mk III entró en servicio en 1943 y fue utilizado a menudo en asociación con el Mk II.



Fairey Swordfish mK III con el radar antibuque, el ASV Mk XI en primer término

Mk IV

El Swordfish Mk IV q se refiere a un pequeño número de Swordfish Mk II con  cabinas cerradas utilizados por Naval Air Gunnery School en Yarmouth, Nueva Escocia y así poder afrontar las inclemencias meteorológicas de Canadá.

Especificaciones

Mk I

Planta motriz
Bristol Pegasus IIIM de 690 HP
Velocidad Máxima
224 km/h a 1450 m.
Techo de servicio
3780 m.
Envergadura
13,87 m.
Longitud
10,99 m.
Altura
3,76 m.
Peso vacio / cargado
1900 kg /3900 kg
Armamento defensivo
1 MG x 7.6 mm Vickers delante y 1 MG x7.62 mm  Vickers o Lewis parte trasera cabina
Armamento ofensivo
1 x torpedo 457 mm o 700 kg de minas bajo el fuselaje o 700 kg de bombas entre las alas y fuselaje
Autonomia
840 km con carga de combustible normal y torpedo
Tripulacion
3

Mk II

Planta motriz
Bristol Pegasus XXX de 750 HP
Velocidad Máxima
22 km/h a nivel del mar
Techo de servicio
5865 m.
Envergadura
13,87 m.
Longitud
10,87 m.
Altura
3,76 m.
Armamento defensivo
1 MG x 7.6 mm Vickers delante y 1 MG x7.62 mm  Vickers o Lewis parte trasera cabina
Armamento ofensivo
1 x torpedo 457 mm o 700 kg de minas bajo el fuselaje o 700 kg de bombas entre las alas y fuselaje o 8 cohetes HE de 27.2 o 8 cohetes de 11Kg con capacidad perforante
Tripulacion
3





miércoles, 12 de junio de 2019

Armamento de los marines



Fusiles

El USMC fue a la guerra con el fusil Springfield M1903, un buen fusil de cerrojo de tiro simple con peine de cinco cartuchos pero que gradualmente fue reemplazado por el fusil semiautomático M1 Garand de ocho cartuchos desde la batalla de Guadalcanal y en adelante. El proceso de reequipamiento se completó en 1943. Algunos marines adoraban la mayor potencia de fuego del M1 Garand mientras otros lamentaban su supuesta falta de precisión y su complejidad. Un marine de la reserva, el capitán Melvin Johnson, ideó una alternativa, el M1941 Johnson, pero apenas entró en acción debido a que ya estaba en curso la producción en masa del M1. La carabina M1 con cargador de 15 cartuchos fue aceptada en el cuerpo de marines en 1942 al igual que la versión plegable M1A1 destinada para unidades paracaidistas. A muchos marines les gustaba su alta cadencia de tiro pero algunos pensaban que le faltaba energía de impacto. A principios de 1945 algunos marines recibieron la carabina M" de tiro selectivo y cargador de 30 cartuchos.

Dos marines equipados en primer termino con una carabina M1 y al fondo con una escopeta probablemente una M1912.

Escopetas y pistolas.

El USMC utilizó las escopetas de corredera, de seis cartuchos y de calibre 12 Winchester M1897 y M1912 antes de la Segunda Guerra Mundial. Fueron oficialmente adoptadas para su uso durante 1943 y eran altamente efectivas en los combates cerrados, particularmente limpiando bunkers enemigos y complejos de cuevas. Las pistolas M1911 y M1911A1, ambas con cargador de siete cartuchos entraron en el arsenal de los Marines desde 1912 y 1926 respectivamente y siguieron durante la Segunda Guerra Mundial como las pistolas más ampliamente utilizadas, a pesar que muchos preferían el punch extra de la carabina M1.

 Subfusiles.

Los soldados destinados al Cuerpo de Marines utilizaron el subfusil M1928A1, conocido como "Tommy Gun" así como las mejoradas versiones a este diseño sobre todo la M1 y la M1A1 que entraron en servicio en1942. Permanecieron en uso hasta la primavera de 1944 cuando fueron aparentemente remplazadas por el subfusil M3A1 "Grease Gun". Este último tenía un gran inconveniente en combate ya que sonaba inequívocamente similar al sonido de la ametralladora ligera estándar japonesa y por consiguiente tenía un gran potencial de causar episodios de "fuego amigo". Las unidades de paracaidistas y raider de los marines recibieron los subfusiles Reising M50 de madera y M55 plegables, armas fabricadas desde 1940 hasta 1942. El Reising no fue popular al ser propenso a encasquillarse y al fuego accidental.

Armas automáticas de pelotón.

El Browning Automatic Rifle (BAR) permaneció como arma automática de pelotón estándar durante la guerra en sus dos versiones M1919A1 y M1918A2, ambas equipadas con un bípede y un cargador de 20 cartuchos. Se predijo la desaparición del BAR con la llegada del fusil M1 pero la distribución del BAR realmente aumentó durante la guerra desde uno por pelotón al principio hasta tres durante los primeros meses de1944.Los paracaidistas de los marines también recibieron la ametralladora ligera de 20 cartuchos por cargador M1941 Johnson pero no fue particularmente bien recibida por la debilidad de su diseño.


Grupo de marines en acción, dos equipos de morteros de 60 mm en un primer plano y detrás marines armados con fusiles que parecen ser M1 Garand y con subfusiles concretamente un M1928A1 "Tommy"

Ametralladoras y morteros.

La ametralladora ligera Browning M1919A4, un arma robusta pero con demasiado peso, fue utilizada por la sección de armas pesadas a nivel compañía mientras la ametralladora pesada M1917A1 fue originalmente desplegada en la compañía pesada a nivel batallón. Sin embargo, la necesidad de potencia de fuego inmediata en los momentos cruciales del combate condujo a una reorganización durante 1944 y las tres secciones de la compañía pesada del batallón fueron distribuidos entre las compañías de fusileros normales. Los morteros también fueron desplegados de forma similar, así el M2 de 60 mm y el M1 de 81 mm fueron asignados respectivamente a nivel compañía y a nivel batallón. La cantidad disponible de estas armas    gradualmente fue aumentando desde Guadalcanal tal y como el fuego indirecto comenzó a verse como altamente eficaz contra tropas atrincheradas en la jungla o en terrenos quebrados.

Armamento contra bunkers.

Los japoneses fueron maestros de la guerra defensiva, construyendo complejos bunkers perfectamente escondidos y haciendo un uso extensivo de las naturales características del terreno a su favor, como las cuevas, que adaptaron para un rol similar al de los bunkers. Los marines a menudo necesitaron equipamiento de fácil transporte para neutralizar esas posiciones a relativamente corta distancia y a menudo el uso de armamento cuyo primer diseño no fue el de realizar dichas tareas. Tanques Sherman, algunos modificados con lanzallamas fueron utilizados contra los japoneses per un terreno dificultoso a menudo conllevaba un despliegue problemático o incluso imposible y los tanques tenían que cambiar de posición o intentar maniobras difíciles de llevar a cabo. El cañón antitanque M3A1 de 37 mm era el cañón estándar desde 1942 y capaz de destruir vehículos no acorazados o con un ligero blindaje pero fue más a menudo desplegado en la vanguardia del ataque para disparar contra bunkers. Sin embargo el cañón pesaba bastante y los marines se las veían con dificultad para emplazar la pieza y disparar, sobre todo en terreno rocoso.


Dos imágenes del armamento antibunker de los marines. Izquierda, un marine con un bazooka M18 desmontado en dos piezas y a la derecha un marine con un lanzallamas en acción, probablemente un M1 al ser la fotografía de principios de 1943.

Los bazookas, originalmente diseñados como arma portátil antitanque, tuvieron una función similar en manos de los marines. El M1 fue entregado en 1942 en un número limitado de unidades pero su distribución ya se dobló a mitad del siguiente año. En 1944 el M1 fur gradualmente sustituido por el M1A1 que a su vez fue desplazado por lanzacohetes M18, una gran arma cuyo tubo se podía dividir en dos secciones par un transporte mas fácil. Los lanzallamas individuales, a pesar de estar íntimamente asociados a la imagen de los marines, no estuvieron ampliamente disponibles en las etapas iniciales de la campaña del Pacifico pero por su capacidad para eliminar bunkers rápidamente fueron considerados como armas esenciales. El primero en ser utilizado fue el M1, a principios de 1943 en las islas Salomón, sin embargo, su peligroso corto alcance, más o menos 15 metros, condujo al desarrollo de versiones de mayor alcance, el M1A1 elevo tres veces la distancia de fuego y el M2-2 enviaba la llamarada hasta los 60 metros.

martes, 11 de junio de 2019

Waffen-SS en los Balcanes. 3ª Parte


Proviene de Waffen-SS en los Balcanes 2ª Parte


Operación de limpieza.

Sin embargo, los alemanes no disponían de tiempo para celebrar la victoria. La Leibstandarte comenzó de forma inmediata el descenso hacia la planicie y así por la tarde comenzó el reconocimiento de las cercanías de Kastoría, solo para ser rechazada por el fuego concentrado de la artillería griega. Era más que evidente que dicha posición no podía ser tomada tan solo con la presencia de tropas de infantería. La artillería regimental de la Leibstandarte por lo tanto se trasladó junto con el 3º Batallón. Se pidió el ataque de un escuadrón de Stukas y una barrera d explosivos procedentes tanto de los bombarderos en picado como de la artillería cayó sobre los desafortunados soldados helénicos. Antes de que pudieran recuperarse, la infantería SS avanzó hacia sus posiciones y los griegos fueron superados.




Las autoametralladoras del destacamento de Reconocimiento de Meyer se lanzaron a toda velocidad hacia la ciudad de Kastoría y durante el trayecto se toparon con grandes columnas de tropas griegas en retirada que estaban tan sorprendidas por la aparición de los soldados de las SS que se rindieron rápidamente. A última hora de la tarde Kastoría estaba completamente ocupada por los alemanes. Se tomaron alrededor de 12.000 prisioneros griegos. Por su actuación en el ataque del Paso de Klissura y la subsiguiente captura de Kastoría Meyer fue condecorado con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro.

El 19 de abril, La Division Leibstandarte recibió ordenes de dirigirse al suroeste hacia Joannina y tras capturar el Paso de Metsovon cortar 16 divisiones griegas al oeste de la cordillera del Pindo. Todas estas fuerzas de rindieron el 21 de abril. La rendición fue aceptada por el comandante en jefe de la Leibstandarte, SS-Gruppenführer "Sepp" Dietrich, un hecho que enfureció a Mussolini. A pesar de la pobre actuación de las tropas italianas, Mussolini insistió en llevarse parte de la gloria. La capitulación de los griegos a Dietrich fue anulada en un primer lugar para después formalizar una ceremonia de rendición en la que los italianos se hallaron presentes de forma completa.



Un momento de descanso

El 24 de abril, la Leibstandarte comenzó su avance en persecución de las tropas inglesas y de la Commonwealth que estaban retirándose, se dirigió en primer lugar al sur hacia Mesolongion para girar al este hacia Navpaktos en el golfo de Corintio. Los alemanes llegaron tan solo un poco tarde cuando los británicos habían evacuado las tropas del golfo hacia Patras.

Meyer y su unidad de reconocimiento se hallaban incomunicados por radio con el regimiento. Incapaz de recibir nuevas órdenes Meyer decidió enviar una patrulla a lo largo del golfo utilizando  dos pequeños botes de pescadores requisados. Tras una espera de hora y media, reaparecieron las dos barcas, transportando 40 prisioneros británicos. Meyer inmediatamente comenzó a transportar el resto de su batallón hacia Patras utilizando toda barca de pesca que sus hombres pudieron encontrar.



Soldados de la 1ª División SS Leibstandarte en el golfo de Corinto

A la mañana siguiente Meyer envió a la 2ª Compañía de su batallón con ordenes de atacar al este y contactar con unidades del 2º Regimiento Paracaidista que se hallaba combatiendo contra los británicos en Corintio, Al no disponer de vehículos pesados, las tropas de las SS en su avance se vieron obligadas a requisar cualquier transporte que encontraran en su camino. Esta circunstancia llevó a imágenes verdaderamente insólitas como la de un cañón antitanque remolcado por un coche sedan, morteros sobresaliendo desde las ventanillas de coches deportivos y secciones de ingenieros acomodados en el interior de un autobús.

Tras establecer contacto con los paracaidistas, los tropas de las SS volvieron a Patras para comenzar su marcha direccion sur hacia Olimpia en persecución de los británicos en retirada. A lo largo de toda la carretera se veían vehículos británicos abandonados por falta de combustible y que fueron gustosamente apropiados por las tropas de las SS. El Leibstandarte llegó más al sur de Olimpia antes de ser detenido su avance por el colapso total del Ejército griego y la evacuación de las fuerzas inglesas y de la Commonwealth y ser innecesario su concurso. El Regimiento fue trasladado a Atenas para formar parte del desfile de la victoria frente al mariscal de campo List, antes de volver a sus barracones a descansar y reequiparse de hombres y material.

La gran actuación tanto de la División Leibstandarte como de la Das Reich en la turbulenta campaña de los Balcanes sirvió no solo para engrandecer la percepción como tropas de elite a los ojos de Hitler sino que la disposición del Führer para expandir las Waffen-SS llevó a la creación de dos nuevas divisiones SS; la 5º División SS Wiking y la 6ª División SS Nord si bien esta ultima en esos momentos ya tenía la composición de un kampfgruppe, logrando su pleno estatus divisional en septiembre de 1941.


Sepp Dietrich junto a Heinrich Himmler en Grecia 1941

La presión procedente del Heer contra la expansión de Hitler de las Waffen-SS continuó sin cesar, sin embargo Hitler seguía manteniéndose completamente reticente a ignorar las sugerencias de los comandantes de la Wehrmacht. El antagonismo de Ejército hacia las Waffen-SS se basaba en la potencial sangría que sufriría la reserva nacional de hombres jóvenes con esta expansión. Sin embargo, Hitler estaba a favor y fue persuadido por Himmler en permitir el reclutamiento en las Waffen-SS de alemanes étnicos procedentes de territorios conquistados, al no tener el Ejército reclamaciones prioritarias sobre estos hombres. Como el potencial reclutamiento recaería sobre alemanes de "pura sangre", Hitler lo consideró perfectamente aceptable. De hecho, los alemanes étnicos procedentes de fuera del Reich ya habían ido ingresando poco a poco en las Waffen-SS desde hacia tiempo. Menos mal porque la mayor exigencia a las Waffen-SS estaba a punto de llegar, la invasión de la Unión Soviética.

lunes, 10 de junio de 2019

Waffen-SS en los Balcanes. 2ª Parte

Proviene de Waffen-SS en los Balcanes. 1ª Parte.



Emblema de la 1ª División SS Leibstandarte Adolf Hitler


Captura de los pasos de Klidi y Klissura

La entrada en Grecia pasaba inexorablemente por el llamado Paso de Klidi, defendido por tropas de la Commonwealth. El 10 de abril la 1º División SS Leibstandarte inicio el asalto. Las carreteras que atravesaban el paso estaban fuertemente minadas por lo que se descartaba un ataque blindado. El 1º Batallón de la Leibstandarte bajo el mando del SS-Obersturmführer Gerd Pleiss se hallaba preparado para la acción como batallón de montaña, y así, comenzaron a escalar las rocosas pendientes del paso con el fuego de apoyo de los cañones de 88 mm del regimiento. Al mismo tiempo que los infantes atacaban entre las rocas, apoyados por fuego de artillería, cañones de asalto comenzaron a avanzar por la carretera, precedidos de un grupo de ingenieros que frenéticamente y bajo el fuego enemigo iban despejando el camino de minas. Los defensores fueron superados de momento por el ataque alemán y el paso cayó rápidamente, consiguiendo captura a 100 prisioneros aliados.

A principios de la mañana siguiente, la parte más distante del paso fue alcanzada. Los británicos lanzaron un contraataque apoyado por carros en un intento de contener el avance alemán e incluso hacerles retroceder. De nuevo, los cañones de 88 mm del SS-Obersturmführer Dr. Naumann fueron emplazados y rápidamente abrieron fuego sobre los tanques enemigos obligándoles a retirarse.

El siguiente objetivo de la División Leibstandarte era Koritza, el cuartel general del III Cuerpo de Ejército griego. Antes de alcanzar esta posición, existía un hueso duro de roer, el fuertemente defendido Paso de Klissura, resguardado en ambos lados por picos que alcanzaban los 1400 metros de altitud. Las tropas griegas se hallaban bien atrincheradas y apoyadas por su propia artillería de montaña. La ruta de la Leibstandarte hacia el paso a menudo estaba bloqueada y tenazmente defendida por elementos de la 21ª División de Infantería griega. Si bien las defensas griegas no fueron rival para las tropas de las Waffen-SS e inevitablemente fueron sobrepasadas, el tiempo utilizado en despejar el camino retrasó considerablemente el progreso alemán.

Por la tarde del 11 de abril, tal y como anochecía, las unidades avanzadas de la Leibstandarte alcanzaron las estribaciones del paso. El avance inicial fue rápido y los primeros riscos cayeron en manos alemanas en 30 minutos. Les siguieron los vehículos que circulaban por la serpenteante carretera sin encontrar serios obstáculos hasta que se vieron obligados a detenerse ante un poco profundo barranco porque el puente que lo cruzaba había sido volado con anterioridad. Cuando la columna se detuvo, comenzó a caer sobre las tropas alemanas un intenso fuego de ametralladoras y de granadas procedente de las defensoras fuerzas griegas situadas más arriba, entre las rocas seguido inmediatamente por intenso fuego de mortero. Los alemanes se hallaron clavados en sus posiciones al no poder ni avanzar ni retroceder. Los vehículos tampoco podían girar debido a la estrechez de la carretera.



Tropas de la Leibstandarte Adolf Hitler encontrando dificultades en Grecia

La caída de la noche dio un respiro a las tropas de las Waffen-SS. Ingenieros de las SS demolieron grandes rocas de la montaña para que cayeran en el barranco sobre los restos del puente derruido.  Sobre estos cimientos, poco a poco el barranco fue rellenado con escombros depositados en una larga cadena humana. A pesar de no ser la solución ideal, se pudo rellenar una estrecha sección del barranco lo suficiente para permitir el paso de los vehículos.

El plan alemán consistía en que dos grupos de infantes de las SS escalaran los muros del paso bajo la cobertura de la oscuridad de la noche, se infiltraran detrás de las posiciones defensivas de los griegos y estuvieran preparados para atacar con las primeras luces del día. Mientras un tercer grupo liderado por el SS-Sturmbannführer Kurt Meyer con alrededor de 30 hombres acompañado por unos pocas autoametralladoras, algún cañón antitanque (88 mm) avanzara acto seguido por la carretera.

Tal y como Meyer se acercó a la cresta del paso detuvo su pequeña fuerza y desplegó su artillería. Con un verdadero muro de roca en un lado y el vacio en el otro, era muy difícil separar los afustes de los cañones y anclarlos con suficiente fuerza para poder ser utilizados con normalidad. Cada vez que se disparaba, existía el riego de que el cañón pudiera desanclarse y rodar montaña abajo. No obstante, los cañones abrieron fuego y esta fue la señal para que la infantería infiltrada durante la noche se uniera al ataque desde la retaguardia de las posiciones enemigas.



Mapa de la batalla del Paso de Klissura

La misión de las tropas griegas era mantener el paso para así proteger la retirada del III Cuerpo desde la frontera con Albania, donde habían combatido a los italianos. Esta acción era esencial para que al escapar pudieran unirse con otras fuerzas griegas, britanicas y de la Commonwealth en la defensa de la parte sur del país. Las tropas de defensa del Paso de Klissura estaban por lo tanto muy determinadas a no dejarse desalojar de sus posiciones, justo la misión contraria de las tropas de la División SS-Leibstandarte Adolf Hitler.

Nada más iniciar el avance el grupo de Meyer, un proyectil de artillería exploto en frente abriendo un gran cráter. El fuego de ametralladora rebotaba en las rocas obligando a Meyer y a sus hombres a tirarse al suelo buscando cobertura. Meyer gritó a sus hombres que avanzara pero con las balas silbando a través del aire sobre todos, creyeron que Meyer tal vez se había vuelto loco. Sabedor que el punto muerto de la situación debía romperse, Meyer de forma serena cogió una granada, mirando a sus hombres y asegurado que ellos le observaban, quitó la anilla y lanzo la granada detrás del hombre más retrasado. Se rompió la tensión y los soldados de las SS corrieron hacia adelante alejándose de la explosión de la granada buscando nuevos refugios, sonriendo a pesar de las muecas burlonas y casi dementes de su comandante.



SS-Sturmbannführer Kurt Meyer


Meyer y sus hombres atacaron hacia la cima donde el fuego concentrado de los 88 mm junto con el de las ametralladoras y las granadas de las tropas de las SS finalmente acabaron con el último espíritu de combate de los griegos, quienes en esos momentos emergían de sus posiciones con las manos en alto y en actitud de rendirse. El Paso de Klissura estaba en manos germanas al igual que alrededor de 1000 prisioneros, incluyendo un comandante regimental y tres de batallón.


jueves, 6 de junio de 2019

Liberación de París


Tras reducir la bolsa de Falaise en Normandía el 19 de agosto de 1944, los ejércitos aliados avanzaron rápidamente hacia Rouen y Mantes, donde se estableció una cabeza de puente en el Sena. Mientras tanto, el 18 de agosto, París había tomado las armas. El general De Gaulle había planeado que la 2ª División Acorazada francesa del General Leclerc liberara la capital.




París no era un objetivo militar.

De acuerdo con los planes aliados, París no era un objetivo militar y la ciudad debería ser evitada en el avance de las tropas. Pero el general de Gaulle, jefe del gobierno provisional de la República Francesa, vio la liberación de la capital como un acto simbólico y, por lo tanto, la consideró un objetivo político; y además París debería ser liberada por soldados franceses. De Gaulle quería pasar a la historia como el líder de un país que se liberó a sí mismo con sus propios esfuerzos. Además, debido al bombardeo de cruces ferroviarios estratégicos en el norte y oeste de Francia, París seguía siendo uno de los pocos nudos de comunicación que permanecía intacto, y por lo tanto era crucial para la retirada de las fuerzas alemanas hacia el este, y por la misma razón fundamental para el progreso del avance aliado persiguiendo al enemigo.


Las barricadas parisienses.

El 10 de agosto, el comité militar nacional de Francs-Tireurs et Partisans (FTP), francotiradores y partisanos, emitió una orden de alzamiento. El 11 de agosto, los trabajadores ferroviarios en el área de París organizaron una huelga, que se extendió rápidamente, mientras que el alto mando de las Fuerzas Francesas del Interior (FFI) en París, bajo el mando del coronel Rol-Tanguy, se trasladó a las salas subterráneas bajo la Plaza Denfert Rochereau. El 15 de agosto, el sindicato de la CGT convocó una huelga general. La policía se sumó a la acción subversiva, contribuyendo con un gran contingente de hombres armados, y sobre todo muy disciplinados. A su vez, los trabajadores de correos se declararon tambien en huelga, seguidos de los trabajadores de la prensa y los empleados del metro. Mientras París comenzaba a levantarse por la fiebre de la liberación, un último tren nocturno salió de la estación de Pantin, llevando a unos 2 400 deportados.

Por toda la ciudad, los partisanos de la Resistencia construyeron barricadas. La policía convirtió la sede de la policía de París en una fortaleza. Hubo violentos enfrentamientos entre los alemanes y la Resistencia, integrados en la FFI. El 20 de agosto se entablaron conversaciones para emitir un alto el fuego, gracias al cónsul sueco, Raoul Nordling. Pero al día siguiente, por decisión del comité parisino de liberación, se rompió la tregua y se reanudaron los combates callejeros. Los guerrilleros de la Resistencia, mal armados, se enfrentaron a 20 000 soldados alemanes equipados con tanques y apoyados por aviones, bajo el mando del general von Choltitz, nombrado jefe de Groß-París. Para Hitler, "París no debe caer en manos del enemigo, excepto si es como un campo de ruinas".

La 2ª División Blindada.

Ante el temor de que los alemanes superaran la resistencia parisina, el general De Gaulle insistió ante los estadounidenses que permitieran el avance de la 2ª División Blindada sobre París. El 21 de agosto, un enviado de Rol-Tanguy logró cruzar las líneas alemanas y advertir a Leclerc sobre la necesidad inmediata de la intervención de los aliados, de lo contrario, la revuelta parisina terminaría en un baño de sangre. Mientras los hombres del general von Choltitz intentaron recuperar el control de la ciudad, el 22 de agosto, el general Eisenhower estuvo de acuerdo en que la 2ª División Blindada, junto con la 4ª División de Infantería norteamericana avanzara rápidamente hacia París. A última hora de la tarde, un avión ligero Piper, pilotado por el Capitán Callet de la 2ª División Blindada, sobrevoló la ciudad y su observador, el Teniente Mantoux, lanzó octavillas en el patio de la sede central de la policía con un mensaje de Leclerc que decia; "Permaneced firmes, vamos en camino".

Por la mañana del 23 de agosto, la 2ª Division Blindada, apoyada en su flanco derecho por la 4ª División de los Estados Unidos, se puso en movimiento. Los alemanes habían formado una sólida línea de defensa desde Trappes hasta Fresnes, al sur de París. Se produjeron violentos combates en Palaiseau, Champlan, Toussus-le-Noble, Jouy-en-Josas, Clamart, Longjumeau, Wissous, Fresnes y Antony. El 24 de agosto, toda la división fue detenida a las afueras de París por la presencia de "erizos", posiciones fortificadas interrelacionadas.

En el cruce de Croix-de-Berny, congestionado por los vehículos de la división, Leclerc apremió el avance de sus unidades y, a las 7.30 pm, decidió enviar un destacamento a París bajo el mando del Capitán Dronne, con tres tanques, semiorugas y 150 hombres.

Así, al caer la noche del 24 de agosto de 1944, los primeros soldados de la 2ª Division Blindada entraron en París, concretamente por la Porte d'Italie. Eran componentes de la 9ª Compañía del Regimiento de Infantería del Chad, más conocida como la “Nueve”, al estar compuesta por 146 republicanos españoles u hombres de origen hispano, de un total de 160. Tras ellos les seguían tres tanques Sherman del 501º Regimiento de Tanques de Combate. Dronne llegó al ayuntamiento a las 8.45 hs. Allí se reunió con Bidault, Luizet y Chaban-Delmas y la radio francesa anunció la llegada de la 2ª Division Blindada además de la gran campana de Notre-Dame.



Semioruga de La Nueve durante la liberación de París

¿Arde París o no? 

Al amanecer del día 25, el resto de la 2ª División entró en París por la Porte de Saint-Cloud, Porte d'Orléans, Porte de Gentilly y Porte d'Italie. Leclerc cruzó la Porte d'Orléans, reuniéndose con Chaban-Delmas en Place Denfert-Rochereau, luego se dirigió por la Avenue du Maine hasta la estación de Montparnasse, donde estableció su puesto de mando. Mientras tanto, la 4ª División de Infantería de los Estados Unidos entró en París por la Porte d'Italie.

Los parisinos se sorprendieron al ver soldados franceses antes de proporcionarles una entusiasta bienvenida. Los soldados ​​alemanes comenzaron a refugiarse en algunos edificios donde se fortificaron y comenzaron a disparar. Los combates fueron difíciles y sangrientos en la Place de la Concorde, la Place de l'Étoile, la Place de la République, en la Bastilla y en el Boulevard Saint-Germain. El edificio de mayor tamaño ocupado por los alemanes en la orilla izquierda del Sena fue el Palais du Luxembourg, donde residía el Senado, rodeado por pequeños blocaos y custodiado por tanques. Los feroces combates enfrentaron a los alemanes contra integrantes de la Resistencia en el Jardin du Luxembourg y el Palais.



Resistentes franceses en París


El hotel Meurice fue atacado y Von Choltitz y sus comandantes superiores capturados. Alrededor de las 4 de la tarde, en el despacho del jefe de policía Luizet, el general alemán firmó el acta de rendición. Posteriormente se trasladó a la estación de Montparnasse, donde firmó la orden de alto el fuego, que se distribuyó a los 20 puntos de la ciudad donde los  alemanes aún seguían combatiendo. El coronel Rol-Tanguy firmó conjuntamente el acto de capitulación.

Poco después, Leclerc explicó la situación al general De Gaulle, que acababa de llegar hacia un instante. Mientras los miembros del Consejo Nacional de la Resistencia (CNR) y el Comité de Liberación de París (CPL) le esperaban en el ayuntamiento, De Gaulle se dirigió al ministerio de guerra, en la Rue Saint-Dominique, para asumir el control y dar a conocer el establecimiento de la autoridad del Estado. No fue hasta las 7 pm cuando tras dirigirse al ayuntamiento, pronuncio el famoso discurso de la liberación de París.

París liberada

París fue liberada con un coste de mas de mil víctimas de FFI, 582 civiles muertos y 2 000 heridos, así como 156 soldados de la 2ª Division Blindada muertos y 225 heridos. El enemigo sufrió 3.200 muertos, cifra a la que hay que añadir 12.800 prisioneros.

El 26 de agosto, el General de Gaulle visitó el Arco de Triunfo, donde depositó una ofrenda floral sobre la Tumba del Soldado Desconocido. A continuación desfiló por los Campos Elíseos con miembros del gobierno, CNR y altos líderes militares franceses. Multitudes de parisinos exaltados se reunieron a lo largo de la ruta tomada por De Gaulle hasta la catedral de Notre-Dame, animándolo y legitimándolo como líder.



De Gaulle desfilando por los Campos Elíseos tras la liberación de París

La presencia de reporteros de radio y prensa anglosajona significó una cobertura considerable del evento en todo el mundo. Escenas de euforia tuvieron lugar en Nueva York, Canadá, en las calles de Montevideo y Buenos Aires. La liberación de la "Ciudad de la Luz" simbolizó la inminente derrota de Alemania y el nazismo.

martes, 4 de junio de 2019

Waffen-SS en los Balcanes. 1ª Parte


Las SS en la invasión de Yugoeslavia y Grecia.

En octubre de 1940, los italianos invadieron Grecia desde la ocupada Albania. Un mes más tarde, el ejército griego expulso a los italianos de su propio suelo e incluso a mediados de enero de 1941 ocupaba un cuarto de la propia Albania. Hitler inició los planes para una invasión más efectiva de Grecia en Noviembre de 1940 como parte de su deseo de dominar los Balcanes. El Pacto Tripartito del Eje había asegurado la lealtad de Hungría, Rumania y Eslovaquia en 1940 y de Yugoslavia y Bulgaria en 1941. Sin embargo, los yugoeslavos derrocaron al gobierno que firmó dicho acuerdo. Hitler decidió por tanto atacar militarmente a Grecia y Yugoeslavia a la vez. Entre las unidades enviadas se encontraban dos divisiones Waffen-SS.




Emblema de la Division SS Das Reich

Preparativos

El plan alemán denominado en clave "Operación Marita"  requería la implicación de 16 divisiones que desde las bases situadas al sur de Rumania para la invasión de Grecia, derrotar a los británicos y a las tropas de la Commonwealth y forzar a los griegos su rendición. En febrero de 1941, la Division Leibstandarte fue transferida desde Francia a Rumania para tal propósito.

En marzo, se produjo un contratiempo en los planes de Hitler. Tras persuadir con éxito al gobierno yugoeslavo para firmar un tratado de alianza, Hitler entró en cólera cuando los militares yugoeslavos se alzaron y derrocaron al gobierno. El joven Pedro II fue proclamado rey y se nombró un nuevo gobierno en este caso germanófobo. Furioso, el Führer ordenó que "Marita" fuera ampliada e incluyera la invasión de Yugoeslavia.



Plan de invasión de Yugoeslavia

El 28 de marzo, a la Verfügungsdivision, renombrada como Division SS Das Reich, le fue ordenada moverse a toda velocidad desde Versoul en Francia hasta Temesvar, al sur de Rumania para tomar parte d la invasión de Yugoeslavia. Es reseñable, que la división tan solo necesito una semana para desplazarse completamente a su nueva ubicación. Durante el traslado, sin embargo, se dieron varios incidentes de fricción entre soldados de la Waffen-SS y sus homólogos del Ejército. En una ocasión, elementos del 11º Regimiento de Infantería SS que lentamente se desplazaban al este compartían convoy con unidades del ejército. La disciplina en el convoy era más bien escasa y un oficial de las SS se enfureció cuando vehículos del Ejército desordenadamente adelantaron su grupo. Se puso delante de la columna del Ejército, colocó minas bajo las ruedas del vehículo que lideraba la columna para que no se produjera ningún movimiento más hasta que las unidades de la SS pasaran. En un incidente similar, otro oficial de las SS también se encolerizó porque una columna del Ejercito intentaba adelantar su unidad cuando se paró delante y a gritos  indico que si les adelantaba sin su permiso, ordenaría a sus hombres abrir fuego.

Inicio de la invasión.

El 6 de abril de 1941, comenzó el ataque alemán sobre Yugoeslavia y Grecia. La Division Das Reich, englobada dentro del XLI Cuerpo Panzer y bajo el mando del General Georg-Hans Reinhardt, tomó parte del avance hacia la capital yugoeslava, Belgrado. Reinhardt declaró que la primera unidad en alcanzar el objetivo inicial, la carretera principal de Alibunar a Zagreb, se hallaría en la posición prioritaria para el asalto de la capital enemiga. Conforme el terreno por el que avanzaba la división se volvía mas y mas enfangado, todo parecía indicar que pocas posibilidades existían de alcanzar dicho premio pero el comandante divisional, SS-Gruppenführer Paul Hausser, estaba completamente convencido que sus hombres serian los primeros en llegar a Belgrado.

A las 09:00 h del 11 de abril, la Das Reich comenzó su empuje por la carretera Alibunar/Zagreb. Tal y como se esperaba los vehículos pesados pronto comenzaron a enfangarse en el blando terreno y por ello el progreso fue muy lento. El Kradschützen Battalion, batallón de reconocimiento motorizado, equipado con motocicletas fue capaz de avanzar a través de la vía férrea logrando un rápido avance aunque con un irregular ritmo. De esta manera, elementos de la división fueron ciertamente los primeros en alcanzar la carretera. Cuando llegó el resto de la división, fue para encontrarse con que esta iniciativa aparentemente fuera desaprovechada. El Cuerpo de Ejercito había ordenado que no fuesen perseguidas las tropas yugoeslavas en retirada sobre el Danubio y que todas las unidades se detuvieran en la orilla del río.



 Soldados de la División SS Das Reich entrando en Belgrado

El SS-Hauptsturmführer Fritz Klingenberg y sus tropas de reconocimiento sobre motocicletas procedentes de la 2ª Cía. del Kradschützen Battalion fueron los primeros en alcanzar el río. Impávido ante la orden de alto, Klingenberg decidió explorar el terreno en la parte opuesta. Utilizando un pequeño bote capturado, fue capaz de transportar a 10 hombres, a sí mismo y a sus motocicletas a la otra orilla. A continuación, la exigua fuerza se dirigió a Belgrado. Tras entrar en la ciudad, se dirigieron al Ministerio de Guerra y cuando estaban emplazando puestos de ametralladora un empleado de la embajada alemán se les acerco y les preguntó si podían tomar bajo su protección al cuerpo diplomático de dicha embajada.

Klingenberg se acerco a la cercana embajada y allí ideó un audaz plan. Pidió al agregado militar que convocara al alcalde de Belgrado. Ante el desafortunado alcalde se presentó a sí mismo como el comandante de una gran fuerza de asalto alemana que esperaba a las puertas de la ciudad. Si la ciudad no se rendía inmediatamente se procedería la petición de un masivo bombardeo aéreo. El increíble engaño surtió efecto perfectamente y a las 18:45 h Belgrado formalmente se rendía Klingenberg y a sus hombres. Durante la noche la avanzadilla de la 11ª Division Panzer llegó a la ciudad para encontrase, con cierto disgusto que un puñado de hombres de las Waffen-SS habian logrado la rendición de la capital yugoeslava.

El 18 de abril formalmente Yugoeslavia se rindió, y la Das Reich fue replegada, volviendo a Temesvar en Rumania antes de ser trasladada a Austria para recibir refuerzos y entrenamiento e instrucción. El 14 de mayo, un Hitler encantador condecoraba a Klingenberg con la Cruz de Caballero por su intrépida acción.



SS-Hauptsturmführer Fritz Klingenberg recibiendo la Cruz de Caballero de Hitler, situado medio metro detras del Führer para disminuir la diferencia de altura.

En el sector sur, el 12º Ejército del General Wilhelm List que incluía ocho divisiones de infantería, cuatro divisiones panzer mas el Regimiento de elite Grossdeutschland por parte del Heer y la 1ª División SS Leibstandarte estaba preparado para atacar Grecia el 6 de abril, dïa previsto de la ofensiva. La División Leibstandarte y la 9ª División Panzer partieron desde Rumania y tras atravesar Bulgaria primero y después Yugoeslavia, tomaron Skopje en el curso de su avance y en tres días estaban en Monastir, justo en la frontera griega, sufriendo tan solo cinco bajas y entre estas ningún muerto.