miércoles, 10 de junio de 2015

Armamento de los acorazados de la clase KIng George V

Armamento de los acorazados de la clase King George V 



Principal

Los cinco acorazados de la clase King George V, es decir, Prince of Wales, Anson, Howe, Duke of York y el propio King George V,  disponían como armamento principal 10 cañones BL Mark VII de 14 pulgadas de calibre, 360 mm, distribuidos de forma bastante inusual en tres torretas. Dos de ellas cuádruples, una en proa y otra en popa y otra torreta doble más pequeña situada detrás y encima de la torreta delantera. La elección del calibre utilizado tuvo controversia dentro del Almirantazgo pero no en el propio Parlamento. Otras potencias europeas utilizaron cañones de 15 pulgadas, 380 mm. como Alemania equipando el Bismark y el Tirpitz y la marina  norteamericana utilizando en sus navíos piezas de 16 pulgadas, 406 mm. Al principio el Almirantazgo barajó un abanico de diferentes posibilidades de distribución de las piezas del armamento principal incluyendo las combinación normal de 9 cañones de 15 pulgadas en tres torretas, dos adelante y otra en popa. Este diseño se ajustaba perfectamente a las capacidades de construcción de los astilleros británicos, sin embargo fue rechazado rápidamente al tener que cumplir las exigencias del Segundo Tratado Naval de Londres firmado en 1936. Junto con la obligación de reducir el desplazamiento la escasez de ingenieros técnicos expertos y de diseñadores, la clase fue rediseñada para poder ser equipada con doce cañones de 14 pulgadas en tres torretas cuádruples. Si bien esta configuración proporcionaba una andanada más potente que los nueve cañones de 15 pulgadas resultó imposible de implementarse ya que no se podía incluir esta cantidad de potencia de fuego y el nivel deseado de protección en un desplazamiento máximo de 35.000 toneladas y, además el peso de la superpuesta torreta cuádruple afectaba a la estabilidad del buque. Al final, la segunda torreta delantera fue cambiada por una torreta doble más pequeña a cambio de una protección blindad mas optima, pero se redujo la potencia de la andanada en comparación a la disposición habitual de 9 cañones. La capacidad de penetración del proyectil de 14 pulgadas era considerable, ya que llevaba una carga explosiva de 22 Kg. como quedó en evidencia en el hundimiento del acorazado alemán "Bismark" que recibió impactos sobre su torreta dejándola como un "queso suizo". El Tratado Naval tenía una cláusula que permitía modificar el calibre de los cañones hasta alcanzar las 16 pulgadas si a 1 de enero de 1937 otra nación no se ajustaba a los términos. Aunque es cierto que se produjo esta circunstancia y hubiese podido utilizarse dicha clausula, el efecto habría sido retrasar la construcción  por lo que se consideró prudente seguir con el diseño de equipar los acorazados de la clase KGV con piezas de 360 mm. Estados Unidos en cambio, optó por admitir el retraso y construyó sus acorazados con piezas de calibre mas grande.

En acción, las torretas cuádruples demostraron tener menos fiabilidad de la esperada. Las prisas en la construcción, la insuficiente separación entre la estructura rotatoria y la fija de la torreta, los insuficientes ejercicios de calibración del fuego  llevó el proceso de disparo  a ser mecánicamente complejo proporcionando problemas durante acciones de bombardeo prolongadas.. A medida que avanzaba la guerra y con la mejora de los espacios, así como de la mecánica y un entrenamiento más adecuado permitió llegar a niveles de fiabilidad mas óptimos en la utilización del armamento de los KGV, sin embargo siempre existió controversia. Esta clase de acorazados fueron los únicos del Royal NAvy en ser equipados con cañones de 14 pulgadas, 360mm.

Secundario.

Como armamento secundario, los acorazados de la clase KGV estuvieron equipados con cañones de doble uso QF Mark I de 5,25 pulgadas de calibre (133 mm.) distribuidos en 8 torretas dobles. El cañón de 5.25 pulgadas fue una  pieza de artillería que desde su concepción fue como mínimo controvertida. El manual de artillería de la Royal Navy publicaba en 1945 que "la cadencia optima de fuego debe ser de 10-12 disparos por minuto". La experiencia de guerra reveló que el peso máximo de los proyectiles para poder ser utilizados con comodidad debía ser muy inferior a los 36 -40 kg. pero el peso de la munición del cañón de 5.25 pulgadas, concretamente los 36 Kg u 80 libras ocasionaba que la cadencia de tiro no fuese superior a los 7-8 disparos por minuto en lugar de los deseados 10-12. La máxima elevación de la pieza era de 70° que junto con la velocidad lenta de elevación hacían que su uso como arma antiaérea fuese insuficiente frente a modernos aviones de altas velocidades. A pesar de estos problemas, el Prince of Wales acredito varios derribos con los cañones de 5,25 pulgadas durante la operación Halberd, y dañó al menos 10 de 16 bombarderos de altura pertenecientes a dos formaciones durante su ultimo combate, dos de los cuales explotaron al aterrizar. El acorazado Anson tenía sus torretas de 5,25 pulgadas mejoradas con el sistema de control RP10  que aumentaba la velocidad de elevación a 20 grados por segundo. Estas naves fueron equipadas con el sistema de control HACS AA para el fuego antiaéreo y el sistema de Control de Fuego del Almirantazgo para el fuego de superficie.


Corte esquemático del KGV

Baterías antiaéreas.


El diseño original del King George V tenía 4 montajes cuádruples de ametralladoras de 0.5 pulgadas (12.7 mm.) que fueron sustituidas en 1939 por dos montajes de Pom-Pom Mark VI. En 1940, para potenciar el ataque aéreo de corto alcance se añadieron 4 unidades de Unrotated Projectile, arma antiaérea que disparaba cohetes a distancias cortas, situados, uno en la torre "B", dos en torreta "Y" y uno substituyendo a un montaje de Pom-Pom a popa. Los cañones Pom-Pom  fueron diseñados y producidos por Vickers Armstrongs, tras la Primera Guerra Mundial y por petición del Almirantazgo de un montaje múltiple que fuese eficaz contra bombarderos de corto alcance o aviones torpederos. El primer modelo, probado en 1927, era superior a cualquier competidor existente en ese momento en otros países y en 1938 el modelo Mark VI tenía una velocidad de salida de proyectil 730 m/s. un calibre de 1,6 pulgadas(40 mm.) y una longitud de cañón de 40 calibres. Disparaba un proyectil de 1,8 libras (0,8 Kg.) a una cadencia de 96 – 98 disparos por minuto en modalidad de fuego controlado y 115 disparos por minuto en fuego automático. Aparte del cañón Pom-Pom los acorazados de la clase KGV estuvieron equipados con cañones antiaéreos Bofors de 40 mm y al final de la guerra se introdujeron en el arsenal antiaéreo 36 cañones Oerlikon de 20 mm.

martes, 9 de junio de 2015

Torpedo Junction

Torpedo Junction




Torpedo Junction o Torpedo Alley, es la denominacion que se dio durante la Segunda Guerra Mundial a una zona marítima situada enfrente de las costas del estado norteamericano de Carolina del norte. La razón del nombre se debe al alto número de ataques que allí se produjeron por parte de submarinos alemanes, circunstancia por lo que dicha zona se ha convertido en un verdadero cementerio de barcos dentro del océano Atlántico. Casi 400 naves fueron hundidas, sobre todo  en 1942 durante el denominado "segundo tiempo feliz" y más de 5.000 marineros perecieron, muchos de los cuales eran civiles y marinos mercantes. El período de ataques comenzó en enero de 1942 y enseguida el área fue conocida por los tripulantes de los U-Boote como el "tiro al pavo de Norteamérica" o "Great American Turkey Shoot" por la facilidad de hundir barcos enemigos. Torpedo Alley abarcaba la zona que rodea Outer Banks, incluyendo el cabo Lookout y el cabo Hatteras.

El 7 de diciembre de 1941, el ataque sorpresa japonés a Pearl Harbor empujó a los Estados Unidos inesperadamente a entrar en la guerra. De forma similar, obligó al dictador de Alemania, Adolf Hitler,  declarar la guerra a los Estados Unidos. Esta circunstancia dio lugar a la puesta en práctica de un plan secreto, cuyo nombre en código era operación Paukenschlag - o "redoble". Una campaña de ataques submarinos rápida y decisiva en la costa este americana. La estrategia, concebida por el almirante Karl Dönitz, el brillante comandante de los U-boote alemanes, era conseguir tomar ventaja ante los todavía débiles preparativos de guerra estadounidense y atacar sus vulnerables y valiosas rutas marítimas, justo enfrente de la costa atlántica. Inicialmente, sólo cinco submarinos fueron asignados a dicha operación, y como comenzaron su furtivo viaje de aproximación al área de operación través del Atlántico a finales de diciembre, ni siquiera el almirante Dönitz podría prever el éxito que estos pocos U-Boote.


Zona de "Torpedo Junction", entre el cabo Hatteras y cabo Lookout.

Decir que Estados Unidos estaba mal preparado para la guerra a la que se dirigía a era no faltar a la verdad, incluso esta consideración podía quedarse corta. Los barcos de patrulla naval asignados al Atlántico eran lastimosamente pocos en número, y los que estaban disponibles eran obsoletos, lentos, no aptos para navegar o totalmente inadecuados para el uso antisubmarino. Sólo una nave, el cutter1 de 165 pies Dione, patrullaba el crucial Distrito Naval nº 5 - una sección enorme del océano que incluía las aguas de cabo Hatteras. Diseñado durante la prohibición para perseguir a los contrabandistas de ron, el Dione era un buen buque guardacostas. Sin embargo, sólo y contra experimentados U-Boote alemanes, estaba simplemente superado.

Mientras tanto, los buques mercantes iban y venían a lo largo de la costa sin precaución alguna, uno tras otro, con sus luces encendidas y a menudo sin un rumbo zigzagueante, una maniobra defensiva que hacía más difícil los ataques de torpedo. En tierra la situación estaba igual de mal. No existía restricción alguna sobre el apagón de las luces de las ciudades, de tal forma que la silueta de los barcos se distinguía claramente facilitando enormemente la precisión de los ataques submarinos, los faros y boyas de navegación permanecían encendidas, no existían aviones de patrulla marítima adecuados para tal misión y, a pesar de las advertencias de los subordinados afectados ante esta situación así como de sus inflexibles aliados británicos que incluso habían violado el código naval alemán y conocían los planes enemigos, el mando naval americano parecía ajeno a las posibilidades de un  inminente  desastre.

Como era de esperar, la tragedia llegó puntualmente. Los U-boote, con sus tripulaciones aderezadas por dos años de guerra y sin oposición defensiva norteamericana, navegaron a voluntad y atacaron sus presas con precisión depredadora. Como resultado, la cifra de buques mercantes aliados hundidos alcanzó niveles sorprendentes: de enero a junio de 1942, un total de 397 buques fueron hundidos en las aguas territoriales de América. Frente a la costa de Carolina del Norte, más concretamente donde el cabo Hatteras sirvió como punto focal de navegación, tal y como los comandantes de U-Boote pronto se dieron cuenta, fueron hundidos  muchos buques mercantes llegando el área a ser referida como "Torpedo Junction". Los petroleros en llamas resplandecían tan brillantemente en Outer Banks que desde tierra, se dijo, que por la noche se podía leer un periódico gracias el resplandor, mientras los desalentadores restos de los naufragios de guerra, - aceite, desperdicios y cadáveres - llegaban a las playas.

Los mismos alemanes estaban sorprendidos por la facilidad del dominio de la batalla. Sin embargo, continuaron operando con poco temor a  represalias, porque a pesar del rastro de destrucción masiva que iban dejando a lo largo de la costa, la respuesta por parte de la armada de los Estados Unidos fue tardía El almirante Ernest J. King, comandante en jefe de la flota de los Estados Unidos, no pareció reconocer la gravedad de lo que estaba sucediendo e ignoró las protestas de sus comandantes de primera línea. Los destructores, buques esenciales para la lucha antisubmarina, fueron desplegados en otros lugares o anclados en puerto. Cuando se pudo disponer de aviones de patrulla, fueron enviados a otras áreas. Los británicos, que eran muy conscientes de la grave situación, ofrecieron recomendaciones y naves y en ambos casos fueron rechazados. Indiscutiblemente, los alemanes intensificaron sua ataques, y el número de hundimientos seguía creciendo.


Victima del ataque submarino frente a las costas americanas.

La continua debacle marítima no pasó desapercibida para el alto mando estadounidense. De este " Pearl Harbor Atlántico " el jefe de Estado Mayor del Ejercito George Marshall escribió el 19 de junio de 1942, al Almirante King:

"Las pérdidas por submarinos en nuestra costa atlántica y en el Caribe amenazan ahora nuestro global esfuerzo de guerra ... Tengo miedo que otro mes o dos como este pueda perjudicar tanto nuestros medios de transporte que nos será imposible llevar suficientes hombres y aviones contra el enemigo en críticos teatros donde poder ejercer una determinante influencia en la guerra".

Por último, la urgencia de la amenaza de los U-Boote comenzó a dar sus frutos. Las masivas pérdidas de buques, la oportuna ayuda británica que finalmente fue aceptada y las duras lecciones aprendidas provocaron una reacción eficaz de la marina de Estados Unidos. Se implementaron patrullas marítimas de aviones de largo alcance, se instauró un sistema de convoy costero y se desplegaron más barcos de guerra antisubmarina. Incluso unos pocos submarinos enemigos fueron hundidos. Ya en el verano de 1942, los días de espectacular éxito alemán habían pasado y el almirante Dönitz sabiamente retiró sus submarinos hacia otros teatros operativos. Aunque durante el resto de la guerra se seguían perdiendo esporádicamente buques mercantes frente a la costa, la situación en nada se parecía a la masacre de principio de1942. Terminó el terror de "Torpedo Junction", pero su atroz peaje final incluyó demasiados barcos hundidos y cientos de vidas perdidas en las aguas de Carolina del Norte.


1.- Cutter, denominacion de un tipo de barco de guerra de pequeña o mediana envergadura, utilizado por servicios como la Guardia Costera de los Estados Unidos.

viernes, 5 de junio de 2015

Mariscal de la RAF Sir Arthur Harris

Arthur Harris.



Arthur Travers Harris, hijo de un administrativo del Servicio Británico de la India, nació el 13 de abril de 1892 en Cheltenham, Inglaterra. Estudió en la escuela Allhallows en Dorset, donde realmente no fue un estudiante estelar y por ello sus padres le alentaron a buscar fortuna en el ejército o bien en las colonias. Eligio este último destino y en 1908, viajó a Rhodesia donde se convirtió en un agricultor de éxito y minero de oro. Con el estallido de la Primera  Guerra Mundial, se alistó como corneta en el 1º Regimiento de Rhodesia. Por un breve periodo, entró en combate en Sudáfrica y África del Sudoeste alemana, si bien en 1915 partió para Inglaterra para ingresar en el Royal Flying Corps.

Volando en  el Royal Flying Corps

Tras completar la formación y entrenamiento, fue destinado en un primer momento a tareas de servicio administrativo antes de ser trasladado a Francia en 1917. Siendo un piloto habilidosos, Harris se convirtió rápidamente en comandante de vuelo y más adelante comandante de los escuadrones Nº 45 y Nº 44. Pilotando en primer lugar Sopwith 1 1/2 Strutters y más adelante Sopwith Camel, Harris derribó cinco aviones alemanes antes del final de la guerra convirtiéndose  d esta manera en as de la aviación. Por estos logros obtuvo la Cruz de la Fuerza Aérea. tras finalizar la contienda, Harris eligió permanecer en la recién formada Real Fuerza Aérea, RAF. Enviado a exterior, fue destinado en varias guarniciones coloniales en la India, Mesopotamia y Persia.

Años de entreguerras

Obsesionado con los bombardeos aéreos, vio en esta opción una alternativa más valida a la  matanza de la guerra de trincheras del conflicto anterior. Harris comenzó adaptando aviones y desarrollando tácticas mientras se hallaba destinado en el extranjero. Regresó a Inglaterra en 1924, cuando le fue concedido el mando de la primera escuadrilla de la RAF equipada con bombarderos pesados.

Trabajando con Sir John Salmond, Harris comenzó a entrenar a su escuadrilla en vuelo de bombardeo nocturnos. En 1927, fue enviado al Colegio de Estado Mayor del Ejército. Mientras estuvo allí desarrolló una aversión hacia el ejército, aunque entabló una buena amistad con futuro mariscal del campo Bernard Montgomery.

Después de graduarse en 1929, Harris volvió a Oriente Medio como oficial superior de aire en el Mando de Oriente Medio. Con sede en Egipto, mejoró sus tácticas de bombardeo y poco a poco fue convenciéndose mas de la capacidad de bombardeo aéreo para ganar futuras guerras. Ascendido a Comodoro del Aire en 1937, le fue concedido al año siguiente el Mando de Grupo Nº 4 (bombardero). Reconocido como un oficial con talento, Harris fue promovido nuevamente a Vice Mariscal del Aire y enviado a la región Palestina y Transjordania donde estaría al mando de todas la unidades aéreas de la RAF presentes en dicha área. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial,  Arthur Harris volvió a Inglaterra para hacerse cargo de Grupo Nº 5.

Segunda Guerra Mundial.

En febrero de 1942, Harris, ya ascendido a Mariscal del Aire, obtuvo la dirección del mando del bombardeo de la Royal Air Force, el Bomber Command. Durante los dos primeros años de la guerra, los bombarderos de la RAF habían sufrido grandes bajas cuando se vieron obligados a desechar los intentos de bombardeo diurno debido a la resistencia alemana. Volando por la noche, la efectividad de sus ataques era mínima sobre todo contra blancos complicados, ya que era difícil si no imposible, encontrar los objetivos. Estudios posteriores demostraron que menos de una bomba de cada diez explotaba en un radio de cinco millas de su objetivo. Para contrarrestar esta baja efectividad, el profesor Frederick Lindemann, persona de confianza del Primer Ministro Winston Churchill, comenzó a abogar el bombardeo de área.


 Halifax sobre una ciudad alemana.

Aprobada por Churchill en 1942, la doctrina del bombardeo de área consistía en ataques contra áreas urbanas con el objetivo de la destrucción de viviendas y el desplazamiento de los trabajadores industriales alemanes. Aunque de forma muy controvertida, esta táctica fue aprobada por el gabinete y proporcionó una manera de atacar directamente a Alemania. La tarea de la implementación de esta política le fue entregada al mariscal Harris y a su Bomber Command. Al principio, Harris se encontró obstaculizado por la falta de aviones y equipos de navegación electrónica. Como resultado de ello, las primeras incursiones de área eran a menudo inexactas e ineficaces.

La noche del 30 al 31 de mayo, Harris lanzó la Operación Milenio contra la ciudad de Colonia. Para montar este raid de mil bombarderos, Harris tuvo que rebuscar aviones y tripulaciones entre las unidades de formación y entrenamiento. Utilizando una nueva táctica conocida como  "torrente de bombarderos", el Mando del Bombardeo era capaz de abrumar el sistema de defensa aérea alemana nocturna conocida como la línea de Kammhuber. El ataque también fue facilitado por el uso de un nuevo sistema de navegación por radio denominado GEE. La incursión sobre Colonia dejó más de 2.500 incendios en la ciudad y estableció el bombardeo de área  como concepto viable.

El raid de Colonia se convirtió en un gran éxito propagandístico, que se mantendría en la memoria  hasta que Harris fuese capaz de montar otra incursión con 1.000 bombarderos o más. Ta y como el Bomber Command crecía con la adición de nuevos aviones, como el Avro Lancaster y el Handley Page Halifax, que estaban disponibles en grandes cantidades, las incursiones de Harris se iban convirtiendo cada vez en mas y mas grandes. En julio de 1943, el Bomber Command, trabajando en conjunto con la USAAF o Fuerza Aérea del Ejercito de los Estados Unidos, inició la operación Gomorra contra Hamburgo. Bombardeando la ciudad en sentido de las gujas del reloj, los aliados destruyeron más de diez millas cuadradas de la ciudad. Animado por el éxito de sus tripulaciones, Harris planeó una incursión masiva contra Berlín para ese otoño.

Creyendo que la destrucción de Berlín provocaría el fin guerra, Harris comenzó la batalla de Berlín la noche del 18 de noviembre de 1943. Durante los cuatro meses siguientes, Harris lanzó dieciséis grandes incursiones sobre la capital alemana. Aunque las grandes áreas de la ciudad fueron destruidas, el Bomber Command había perdido 1.047 aviones durante la campaña, se consideró una derrota británica. Con la inminente invasión aliada de Normandía, al mariscal Harris se le ordenó cambiar de objetivos, pasando de atacar ciudades alemanas a realizar bombardeos de precisión sobre la red ferroviaria francesa.

Encolerizado por lo que percibía como un desperdicio de esfuerzos, Harris obedeció aunque indicó abiertamente que el Bomber Command ni fue diseñado ni equipado para este clase de ataques. Sus denuncias resultaron discutibles de la misma forma que la presunta efectividad de las incursiones del Bomber Command. Tras el éxito aliado en Francia, a Arthur Harris le fue permitido volver al bombardeo de área. Alcanzó el nivel de máxima eficiencia en el invierno/primavera de 1945, Cuando el Mando de Bombardeo pudo atacar las ciudades alemanas de forma rutinaria. La más controvertida de estas incursiones se produjo al inicio de esta  campaña cuando sus aviones atacaron Dresde la noche del 13 al 14 de febrero de 1945, por medio de una enorme tormenta de fuego que ocasionó la muerte a decenas de miles de civiles. Con la guerra acabándose, la última incursión del Bomber Command se produjo la noche del 25 al 26 de abril cuando se destruyó una refinería de petróleo en el sur de Noruega.


Lancasters preparados para la misión

Por ser el máximo responsable y a la vez pieza clave en la campaña de bombardeo de Alemania, como se sabe no exenta de polémica por ser en algunos casos incluso innecesaria, a Arthur Harris se le pusieron distintos sobrenombres, así también fue conocido con Arthur "Bomber" Harris  y "Butcher" Harris (carnicero).

Postguerra.

En los meses posteriores a la finalización de la guerra, existía en el Gobierno británico cierta preocupación acerca de la cantidad de destrucción y muertes de civiles causadas por  el Bomber Command en las etapas finales del conflicto. A pesar de ello, Harris fue promovido a Mariscal de la Royal Air Force antes de que se retirase el 15 de septiembre de 1945. En los años después de la guerra, Harris defendió incondicionalmente las acciones del Mando de Bombardeo indicando que sus operaciones eran equiparables a las reglas de la «guerra total» iniciada por Alemania durante el Blitz de 1940-41.


Al año siguiente, Harris se convirtió en el primer Comandante en Jefe británico en no convertirse en par después de que él mismo rehusase dicho el honor debido a la negativa del gobierno a crear una medalla de campaña independiente para sus tripulaciones de bombardero. Siempre popular entre sus hombres, este hecho consolidó aún más el vínculo. Enojado por la crítica de las acciones de guerra del Bomber Command, Harris se trasladó a Sudáfrica en 1948 y tras regresar a Inglaterra cinco años después, casi que fue obligado por Churchill a aceptar una baronía convirtiéndose en el 1º Baronet de Chipping Wycombe. Harris vivió retirado hasta su muerte el 5 de abril de 1984.

jueves, 4 de junio de 2015

Bases por Destructores

Bases por Destructores


Marineros americanos y británicos inspeccionando cargas de profundidad. Al fondo tres destructores de la clase Wickes entregados en el acuerdo de bases por destructores

El Tratado de Bases por Destructores fue un acuerdo firmado el 2 de septiembre de 1940, entre Estados Unidos y el Reino Unido por el que se realizó una transferencia de 50 destructores de la armada de los Estados Unidos a cambio de los derechos de propiedad sobre diversas posesiones británicas repartidas por todo el mundo. Los destructores, todos pertenecientes a las clases Caldwell, Wickes y Clemson, si bien no estaban totalmente obsoletos sí que podrían definirse como anticuados.

La Segunda Guerra Mundial comenzó en septiembre de 1939 y si bien en el frente occidental se desarrolló la denominada drôle de Guerre o guerra falsa, con las hostilidades terrestres entre Francia y Reino Unido y la Alemania de Hitler reducidas a la mínima expresión, se observó desde un primer momento que la principal actividad enemiga contra los intereses de Gran Bretaña se libraría en el mar, y más concretamente mediante la guerra submarina. Tras la Batalla de Francia en mayo-junio de 1940 y la posterior derrota total del país galo, Gran Bretaña y con ella su insularidad se halló completamente sola ante Alemania.

Desde principios de junio, tras la evacuación de Dunquerque, Francia, dentro de la operación Dynamo, la Royal Navy se encontró en una situación clara de necesidad inmediata de naves  y más ante el deber de proporcionar escolta a los convoyes que estaban o estarían abasteciendo todos los suministros necesarios para el país. Los submarinos alemanes comenzaban a ejercer mayor presión creciente sobre dicho suministro de recursos esenciales en el esfuerzo de guerra británico.

A pesar de la existencia de un cierto sentimiento de simpatía ante la difícil situación del Reino Unido, el plebiscito público sobre el aislacionismo americano impidió que el país se involucrase en “another European war” - otra guerra europea.  Reflejando esa realidad, el Congreso firmó el decreto de neutralidad tres años antes del comienzo del conflicto. Por último, el presidente Franklin Delano Roosevelt se hallaba mediatizado por la cercanía de las próximas elecciones presidenciales en otoño de 1940, cuando sus detractores le acusaban día tras día de tener una actitud a favor de la posible entrada de América en la guerra.

Con tropas alemanas progresando rápidamente en Francia, muchos políticos en el gobierno de los Estados Unidos, se convencieron de la derrota inminente de Francia y del Reino Unido. Estados Unidos, a través del embajador británico Philip Kerr, realizó una propuesta de arrendamiento al Reino Unido por los aeródromos existentes en posesiones de ultramar britanicas como Trinidad, Bermudas y Terranova. El Primer Ministro Winston Churchill inicialmente rechazó  la oferta el 27 de mayo, sobre todo porque el Reino Unido no recibía ninguna contraprestación por un posible intercambio. El 1 de junio, mientras la derrota de Francia era casi segura, el Presidente Roosevelt pasa por alto la ley de neutralidad de su país al  proponer la autorización y el envío  al Reino Unido " de varios millones de armas y municiones que se encontraban en "superávit", sin embargo Roosevelt rechazó las peticiones de Churchill hacia los destructores.

En agosto, mientras el Reino Unido se encuentra sólo frente a Alemania, el embajador de los Estados Unidos en Londres, Joseph Patrick Kennedy, informó que una derrota británica es "inevitable". Tratando de convencer a Roosevelt la cesión de los  destructores, Churchill advirtió al presidente norteamericano que si el Reino Unido era derrotado, sus islas coloniales situadas cerca de las costas de Estados Unidos podrían convertirse en una amenaza directa si cayeran en manos de los alemanes.



Un mes más tarde, el 2 de septiembre de 1940, mientras se intensifica la batalla de Inglaterra, el Secretario de Estado estadounidense Cordell Hull firma un acuerdo para la transferencia de los 50 destructores a la Royal Navy con fecha  en vigor para al día siguiente. A cambio, a los Estados Unidos se les otorgó la facultad del establecimiento de bases navales o aéreas en diversas posesiones británicas por medio de contratos de arrendamiento establecidos por un período de 99 años y con condiciones de pago gratuitas.

Bases.

Las bases utilizadas por los Estados Unidos estaban localizadas en:
  • Costa este de Bahamas.
  • Costa sur de Jamaica
  • Costa occidental de la isla de santa Lucía.
  • Costa oeste de Trinidad
  • Antigua
  • Guayana británica


Cabe reseñar el caso concreto de los derechos establecidos sobre las bases aéreas y navales en Bermudas y Terranova. Estas dos localizaciones no estaban dentro de acuerdo de destructores por bases, sin embargo, los dos territorios eran vitales para el transporte de mercancías través del Atlántico ya que estas bases permitían la partida segura de los convoyes. si bien un ataque enemigo resultaba muy poco probable, esta posibilidad no podía descartarse y Gran Bretaña por tanto debía destinar guarniciones en sendas localizaciones. El acuerdo permitió al Reino Unido traspasar parte de esa responsabilidad a los Estados Unidos liberando de esta forma tropas que serian desplegados en otros lugares donde su presencia era más necesaria.

Destructores


El USS 184 Abbot posteriormente HMS Charlestown. 
Un destructor de "cuatro chimeneas".

 Los 50 destructores entregados en el acuerdo se les cambió el nombre una vez fueron comisionados dentro de la Royal Navy. Como todos recibieron nombres de ciudades tanto del Reino Unido como de los Estados Unidos, se renombró la clase como Clase Town. También fue conocida como los destructores de 1200 toneladas,  así como de cubierta nivelada o los cuatro gaiteros debido a ser destructores de cuatro chimeneas.


MAyoritariamente estas 50 naves fueron destinadas a la protección de convoyes ante los ataques submarinos. Siete de ello no fueron directamente a engrosar la lista de navíos de la Royal Navy sino que tuvieron como destino la armada canadiense. Posteriormente, con la entra de la URSS en la guerra, alguno de ellos fue transferido a la armada soviética, concretamente nueve unidades. Respecto a su destino, la mayoría sobrevivieron a la guerra pero por supuesto siendo su misión primordial la escolta antisubmarina algunos, seis de ellos exactamente, fueron hundidos por torpedos lanzados por sus adversarios. Sin embargo, el destructor más famoso de la clase tuvo un destino singular. Participó en una de las acciones de comando con mayor notoriedad de la Segunda Guerra Mundial; la incursión sobre el puerto de Saint Nazaire y la posterior destrucción del dique seco gracias al sacrificio del propio destructor, concretamente el HMS Campbeltown, anteriormente denominado USS Buchanan.

miércoles, 3 de junio de 2015

"Marcha Dadao"

"Marcha Dadao"


video

"La marcha Dadao" o "Marcha de la Espada" fue la principal canción utilizada como himno patriótico por las tropas chinas durante la 2ª Guerra Chino-Japonesa. Conflicto que tuvo su inicio después de la invasión japonesa del país en 1937. Mai Xin escribió la canción en 1937 específicamente para honrar el valor de las tropas pertenecientes al 29º Ejército, durante el denominado Incidente del puente de Marco Polo, hecho que está considerado como el detonante de la guerra. Para enfatizar aun más el sentido del valor, se consideró desde un primer momento que los soldados chinos solo estaban armados con un viejo fusil Máuser y con las típicos "Dadaos". El nombre literal de "dadao" significa espada grande por lo que la canción ha pasado a ser conocida como "la marcha de la gran espada" a pesar que el dadao se asemeja mucho mas a un machete. Guizi literalmente, "odioso" que podría traducirse también como diablo o demonio era un epíteto racial antiguamente utilizado contra los soldados de las potencias occidentales presentes en China durante la rebelión Boxer; el himno ayudó a popularizar su uso en referencia a los japoneses, término que sigue siendo actual en la China moderna.

Soldados del Kuomitang armados con "Dadao"

Letra


Chino tradicional


Chino Pinyin

Español

大刀向鬼子們的頭上砍去!


全國武裝的弟兄們!


抗戰的一天來到了,


抗戰的一天來到了!


前面有東北的義勇軍,


後面有全國的老百姓,



咱們中國軍隊勇敢前進,

看準那敵人!



把他消滅,把他消滅!


衝啊!

大刀向鬼子們的頭上砍去!


殺!

Dàdāo xiàng guǐzi men de tóu shàng kǎn qù!

Quánguó wǔzhuāng de dìxiongmen!

Kàngzhàn de yītiān láidào liǎo,

Kàngzhàn de yītiān láidào liǎo,

Qiánmian yǒu dōngběi de yìyǒngjūn,

Hòumian yǒu quánguó de lǎo bǎixìng,


Zánmen Zhōngguó jūnduì yǒnggǎn qiánjìn,

Kàn zhǔn nà dírén!


Bǎ tā xiāomiè, bǎ tā xiāomiè!

Chōng a!

Dàdāo xiàng guǐzi men de tóu shàng kǎn qù!

Shā!

Cortad la cabeza del diablo con el Dàdāo!

Hermanos armados en todo el país.

Ha llegado el día de la guerra,

Ha llegado el día de la guerra,

En el frente noreste, los voluntarios están luchando 

En la retaguardia, los habitantes del país los apoyan,

Nuestro ejercito chino, avanza  con bravura,

Apunta directamente al enemigo!

Destruidlos,destruidlos!

Cargad!

Cortad la cabeza del diablo con el Dàdāo!


Matad.



martes, 2 de junio de 2015

1ª Batalla de Montecassino; situacion previa y planificación

1ª Batalla de Montecassino; situación previa y planificación.

Vista del valle del Liri desde Montecassino. 

Durante aproximadamente 4 meses, desde mediados de enero a mediados de mayo de 1944, se produjo en Italia la Batalla de Montecassino. Esta campaña podría perfectamente ser el ejemplo más ilustrativo de una campaña defensiva. El resultado pone en evidencia este hecho; con dos o tres divisiones, incluso a veces con los efectivos de tan solo una división,  las fuerzas alemanas pudieron resistir con pequeñas perdidas de terreno, los ataques violentos y masivos de las fuerzas aliadas, infinitamente superiores en hombres, artillería y poder aéreo. La razón de este desenlace estriba principalmente en el aprovechamiento máximo de las condiciones geográficas del campo de batalla unido a la disciplina y experiencia de las tropas germanas.

La campaña de Montecassino comenzó el 17 de enero de 1944 finalizando el 18 de mayo y, se podría dividir dicha campaña en cuatro batallas más o menos diferenciadas. La 1ª batalla fue más que nada una primera toma de contacto con las defensas alemanas. Los alemanes se encontraban detrás de una linea defensiva, denominada Gustav, que transcurría desde la desembocadura del río Garigliano en el mar Tirreno hasta el Adriático y tenía un punto estratégico en la localidad de Cassino, situada a las faldas de Montecassino y de su abadía benedictina en la cima. Desde la cumbre se dominaba el valle del Liri, la única  entrada natural hacia Roma. El bando que ocupase la cima de Montecassino disfrutaría de la llave de posteriores avances.


Situación de la Línea Gustav

Desde la invasión de Italia en septiembre de 1943, poco a poco pero de forma plena, los aliados fueron dándose cuenta que el avance en la península itálica iba a ser penoso. Cada río, cada pueblo, cada cadena montañosa iba a convertirse en una linea defensiva enemiga. A principios de 1944, con el frente delante de la linea Gustav, los comandantes aliados trazaron un nuevo plan para recuperar la iniciativa evitando una campaña de desgaste contra tropas alemanas perfectamente atrincheradas. Esta nueva estrategia se basaba en obligar a los alemanes el abandono de su línea defensiva por miedo a quedar rodeados, es decir atacar por un flanco. Por la estrechez y falta de llanos por donde maniobrar las fuerzas acorazadas aliadas, la única forma de flanquear  las defensas era mediante un desembarco anfibio en la retaguardia.

La operación " Shingle" consistía en desembarcar hasta un Cuerpo de Ejército en Anzio, al sur de Roma. Unos días antes comenzaría el avance en el sur, en los alrededores de Casino.  Los dos ataques casi simultáneos tenían como objetivo fijar las defensas alemanas e impedir que los alemanes pudiesen trasladar unidades de un frente a otro, es decir, de la linea Gustav a Anzio o de Anzio a la linea Gustav, y de esta manera maximizar la superioridad en hombres y material.

La disposición de fuerzas en el sector de la linea Gustav era la siguiente; el 5º Ejército, al mando del general americano Mark Clark, estaba situado desde el Mediterráneo hasta más o menos la mitad de la península donde recogía el relevo el 8º Ejercito Británico. Era en un primer lugar el 5º Ejército quien debería llevar la carga de la ofensiva. En el flanco izquierdo, junto al mar se encontraba el X Cuerpo británico con tres divisiones de infantería, la 5ª, 56ª y 46ª situadas de sur a norte y entre el mar y la confluencia de los ríos Rapido y Liri. Reseñar que a partir de ese punto, el rio formado por dicha unión recibe el nombre de Garigliano. A la derecha del Cuerpo británico enfrente del Rapido se hallaba el II Cuerpo norteamericano, en ese momento con dos divisiones disponibles,  la 36ª Division y la 34ª Division. Más al norte plenamente dentro de terreno montañoso estaba situado el Cuerpo Expedicionario Francés (CEF) con la 3ª Division argelina y la 2ª Division Marroquí, bajo el mando del general Juin.

Por parte alemana, la inferioridad era manifiesta. Tan solo cuatro divisiones estaban situadas enfrente de las siete formaciones aliadas. En el flanco derecho, junto el mar se hallaba la 94ª Division de infantería. Más al norte, en el valle del Liri enfrentándose a parte del X Cuerpo británico y a la 36ª Division americana estaba la 15ª Division Panzergrenadier y ya sobre Cassino y en la parte derecha de la linea frente a los franceses la 44ª Division de infantería y la 5ª Division Gebirgsjäger bajo el mando del afamado general Julius Ringel. Reseñar que dos formaciones estaban en reserva a mitad camino entre Anzio y la zona de Cassino, la 90ª Division Panzergrenadier y la 29ª Division Panzergrenadier.

El plan aliado era atacar en todo el frente sur sin descanso para así impedir que pudiese ser reforzada el área de Anzio cuando comenzase el desembarco. El Cuerpo Expedicionario Francés atacaría en primer lugar, al norte de Cassino en el Rapido superior, en dirección Belmonte Castelo y Atina para luego girar a la izquierda buscando el valle del Liri, muy por detrás de Montecassino, en un movimiento de cerco. Este ataque estaba previsto que iniciase el día 12. En el sur el X Cuerpo británico con sus tres divisiones atacaría a través del Garigliano hacia los montes Aurunci y entonces se produciría el ataque principal en el centro de la linea, justo enfrente de la ciudad de Cassino por medio del II Cuerpo norteamericano mediante un asalto frontal a traves del Rapido. La clave estaba en si los dos ataques de flanco desestabilizarían la linea para de esta manera poder tener éxito el ataque central. Mientras ocurriría el ataque, se produciría el desembarco en Anzio. El éxito dependería si los alemanes o bien se retirarían al verse amenazados por el desembarco de Anzio o bien la linea defensiva se  hundiera por la propia presión del asalto o bien aguantarían en sus posiciones intentando contrarrestar tanto el ataque sobre la linea Gustav como la cabeza de playa en Anzio.


 Esquema del plan de ataque del 5º Ejercito


Kesselring al mando de las tropas alemanas presentes en Italia tenía algún que otro punto a favor. Los dos ejércitos aliados estaban separados por los Apeninos por lo que la transferencia de unidades entre ambos era complicada al tener que utilizar difíciles carreteras de montaña, en cambio, los alemanes tenían situado tan solo al 10º Ejercito bajo el Generaloberst Heinrich von Vietinghoff a lo largo de la linea Gustav y con relativo fácil acceso a la red de carreteras de la región de Roma para trasladar unidades desde el Adriático al Mediterráneo. Adicionalmente, un poco más la norte se hallaba el segundo ejercito alemán presente en Italia,  el 14º Ejército en reserva con unidades prestas a ser trasladadas donde sean necesarias. Sin embargo la ventaja más importante de los alemanes era como se ha comentado anteriormente, las propias características geográficas del terreno donde se debían de desarrollar los combates. Una zona abrupta fácilmente defendible donde además se habían creado puestos fortificados a conciencia.

Continúa en 1ª Batalla de Montecassino; Operaciones en el norte y en el sur

lunes, 1 de junio de 2015

Batalla de Inglaterra; Tácticas de la RAF

Formaciones de caza.


La previsión táctica del Mando de Caza británico durante la década de los años 30 era únicamente la confrontación de cazas contra bombarderos y no contra cazas monomotores enemigos. Por lo tanto, se formularon una serie de “Tácticas de Combate Aéreo” y ante estas normas se adhirió la doctrina que implicaba ni más ni menos que una serie de maniobras encaminadas a la concentración de fuego de un escuadrón de cazas para derribar formaciones de bombarderos. Los cazas de la RAF volaban de forma rígida en secciones de tres aviones en forma de v ("vícs”), con cuatro de esas "secciones" creando una formación cerrada. Sólo el líder del escuadrón, situado en la parte delantera, disfrutaba de libertad para observar al enemigo; los otros pilotos tenían que concentrarse en mantener el orden establecido. Durante el entrenamiento, se enfatizaba en el manual que un ataque por secciones podían romper el orden. El Mando de Caza reconoció las debilidades de esta estructura de combate, pero consideró demasiado arriesgado cambiar de táctica durante la batalla, porque los pilotos de reemplazo,  a menudo con sólo mínimas horas de vuelo, no podían recibir de nuevo formación fácilmente, y para estos inexpertos pilotos era necesario un firme liderazgo en el aire que solo podía ser proporcionado con una formación de combate lo más rígida posible. Los pilotos alemanes apodaron las formaciones de la RAF como “idiotenreihen” o fila de idiotas, ya que esta formación dejaba a los escuadrones muy vulnerables ante cualquier ataque.


 Formación "vic" de tres Hurricanes.

Los pilotos de primera línea de la RAF eran muy conscientes de las deficiencias inherentes de sus propias tácticas. Se adoptó un compromiso por el que dentro de la propia formación del escuadrón se implementase una disposición mucho más flexibles con uno o dos cazas separados que volaban independientemente por encima y por detrás de la formación proporcionando de esta manera mayor observación y protección trasera;  estos aviones solían ser pilotados por los aviadores menos experimentados y a menudo fueron los primeros en ser derribados sin ni siquiera darse cuenta de que estaban siendo atacados. Durante la Batalla de Inglaterra , el 74º Escuadrón bajo el mando del Squadron Leader Adolph “Sailor” Malan adoptó una variante de la formación alemana llamada  "cuatro en línea hacia atrás", hecho que supuso una gran mejora respecto  a la antigua formación "vic". La formación de Malan fue utilizada más adelante de forma generalizada por El Mando de Caza.

Despliegue a nivel de escuadrón y unidades superiores.

El peso de la batalla recayó sobre el 11º Grupo Aéreo. La forma de actuar táctica del máximo responsable del Mando de Caza junto con sir Hugh Dowding, Keith Park, era enviar escuadrones individuales con la misión de interceptar los áridas. La finalidad de esta medida era atacar de forma continua por medio de unidades de cazas e intentar romper las formaciones cerradas de bombarderos germanos. Una vez que los aviones alemanes quedaban desperdigados, las unidades rezagadas podrían ser derribadas una a una. Cuando diferentes escuadrones  alcanzaban un grupo de incursión enemigo, la forma de proceder era la siguiente; los cazas Hurricanes al ser más lentos atacaban los bombarderos mientras que los cazas Spitfires se enfrentaban a la escolta enemiga de cazas.. Este situación ideal no era siempre se daba, y en ocasiones Spitfires y Hurricanes inviertan sus roles. Park también dio instrucciones a sus unidades de entablar ataques frontales contra los bombarderos, ya que eran más vulnerables a este tipo de ataques. Otra vez, en el entorno tridimensional de rápidos movimientos que suponía un combate aéreo, pocas oportunidades existían de realizar un ataque conforme a las tácticas previamente diseñadas. Una cosa era al teoría y otra la práctica.

Durante la Batalla de Inglaterra, algunos comandantes, entre ellos Leigh-Mallory, propuso  que las escuadrones formasen "Big Wings", un método cuyo pionero fue el afamado piloto Douglas Bader y que consistía en utilizar formaciones constituidas al menos por tres escuadrones y así poder atacar en masa al enemigo. Los defensores de esta táctica afirmaron que las interceptaciones a gran escala utilizando este método causaron mayores pérdidas enemigas mientras se reducían las propias bajas. Los detractores en cambio señalaban que la formación de estas grandes alas llevaría mucho tiempo y que a la vez  existiría un gran riesgo de ser atacados los aviones al tener que repostar todos a la vez. La táctica de la "Gran Ala" causó también una sobrereclamación de los derribos por parte de los pilotos, debido a que la confusión en el combate era mucho más grande e intensa. Esta circunstancia indujo a la creencia errónea sobre una eficacia exagerada de la táctica de las "Big Wings" y al posterior análisis equivocado.


Esquema de una formación "Big Wing"

El tema causó intensas discrepancias entre Park y Leigh-Mallory, ya que el 12º Grupo Aéreo estaba encargado de proteger los campos de aviación del 11º Grupo mientras los escuadrones de Park interceptaban las incursiones enemigas. Sin embargo, el retraso en la formación de las "Big Wings" significaban a menudo que las formaciones no llegaban a actuar contra las formaciones de bombarderos enemigas que en ocasiones incluso habían atacado los aeródromos del 11º Grupo. Dowding, puso de relieve el problema de rendimiento de la táctica "Big Wing", presentando el 15 de noviembre al Ministerio del Aire ,un informe realizado por Keith Park. En el informe, se reseñaba que durante el período del 11 de septiembre al 31 de octubre, el uso extensivo de la formación "Big Wing" tan solo había conseguido 10 intercepciones y un único avión alemán destruido, pero su informe fue ignorado. Análisis de posguerra coincidieron con el enfoque de Dowding y Park.
Se ha culpado el relevo de Dowding de su puesto al frente del Mando de Caza en noviembre de 1940, a las discrepancias existentes entre Park y Leigh-Mallory sobre la estrategia a seguir durante los combates diurnos. Sin embargo, los intensos raids y la destrucción causada durante el Blitz dañaron la imagen tanto de Dowding y sobre todo de Park en particular, debido a la incapacidad de desarrollar un eficaz sistema defensivo ante los ataques nocturnos, hecho que el influyente Leigh-Mallory criticó duramente y en bastantes ocasiones.


En general, se podría decir que durante la fase diurna de la Batalla de Inglaterra, no fueron las tácticas empleadas por la RAF las principales causas de la derrota germana en la campaña aérea. Otros factores, como el excelente comportamiento de los pilotos y las prestaciones de los cazas británicos, el cambio de objetivos a mitad de la campaña por parte de los estrategas de al Luftwaffe y la cercanía de los aeródromos ingleses y en contra partida la excesiva distancia de los campos de aviación alemanes que originaba una escaso periodo de tiempo de combate sobre Reino Unido a los cazas germanos, fueron mas significativos que las medidas doctrinales británicas respecto al combate aéreo.