jueves, 9 de junio de 2016

Rommel perseguido tras El Alamein II



Situacion inmediata tras El Alamein.


1.- La Operación Supercharge rompe finalmente la línea enemiga en El Alamein el 4 de noviembre. Las fuerzas de Rommel comienzan a retroceder hacia el oeste mientras las formaciones de Montgomery empiezan maniobrar en sus posiciones para iniciar la caza. 2.- 5 de noviembre, la 1ª Division Blindada se dirige al El Daba para cortar las fuerzas del Eje luchando para liberarse desde el campo de batalla de El Alamein pero cuando llega, la mayoría del enemigo ha escapado al oeste. La división comienza entonces un movimiento a través del desierto para cortar la carretera costera más al oeste. 3.- 5 de noviembre, la 10ª Division Blindada apunta a la Galal Station para atrapar las fuerzas enemigas existentes entre allí y El Daba. 4.- 5 de noviembre, la 7ª Division Blindada comienza a describir un profundo movimiento de cerco para cortar la retirada enemiga más al oeste de Fuka. 5.- 5 de noviembre, la 2ª Division NZ ataca la carretera costera mas allá de Fuka para cortar el enemigo que intenta escapar de las bolsas creadas por las divisiones acorazadas. 6.- Noche del 5 al 6 de noviembre, la 10ª Acorazada alcanza Galal y se encuentra que la mayoría del enemigo ha escapado. La 8ª Brigada Acorazada es enviada al oeste por la carretera de la costa para cazar la retaguardia enemiga. 7.- Noche del 5 al 6 de noviembre, la Division NZ y las 1ª y 7ª Division Acorazadas avanzan en áreas defendidas por los remanentes del DAK. 8.- 6 de noviembre, la división neozelandesa alcanza Sidi Haneish y se enfrenta ese días y posteriores con la retaguardia enemiga. La 8ª Brigada Acorazada llega a la carretera costera el 7 de noviembre y presiona la zona de Mersa Matruh. 9.- 7 de noviembre, la 7ª División Blindada se enfrenta con el grueso de la 21ª Division Panzer pero su ataque es frenado por falta de combustible. 10.- 6 de noviembre, la 1ª Division Acorazada alcanza Bir Khalda pero apenas tiene combustible 11.- 7 de noviembre, la 1ª Acorazada se dirige al oeste pero debe detenerse por falta de combustible dejando que el remanente de fuerzas enemigas escape huyendo hacia el oeste. 12.- 7 de noviembre, la 8ª Brigada Acorazada alcanza los arrabales de Mersa Matruh pero la mayor parte del enemigo ya había huido al oeste. Rommel y el grueso de su ejército habían conseguido escapar desde el desastre de El Alamein.

La responsabilidad de abrir el Paso de Halfaya fue encomendada a la infantería de la división de Nueva Zelanda. Freyberg escogió al 21º batallón para tal tarea y apremio el ataque inmediatamente para que la unidad alcanzase Halfaya. Justo antes del amanecer del 11 de noviembre, el teniente coronel Harding lideró a sus hombres al ataque. Realmente fue un breve encuentro con las aisladas unidades italianas y hubo muy poco combate. Los italianos podían ver perfectamente por donde sus camaradas y aliados habían escapado a través del llano más hacia el oeste, todos habían hecho lo imposible para poner la mayor distancia entre ellos mismos y el 8º Ejército. Los neozelandeses asaltaron el paso y los italianos, allí donde estuviesen arrojaron sus armas. El coste de la batalla para los aliados fue de un muerto y un herido en cambio los italianos sufrieron entre 60 y 70 bajas, muertos y heridos y alrededor de 600 hombres capturados.


Una columna de transporte neozelandesa asciende el Paso de Halfaya entre Egipto y Libia durante la persecución. La congestión de tráfico fue tal que algunos vehículos tuvieron que esperar horas antes de tener una oportunidad de ascender con éxito.

Las fuerzas de Montgomery podan ahora observar la frontera de Libia y ver como las ultimas de sus presas huían hacia el oeste. Rommel y su ejército del desierto estaba más lejos. Las derrotadas fuerzas enemigas estaban un poco más lejos de ser superadas, desorganizadas, fuertemente golpeadas y luchando por su propia supervivencia, ahora eran capaces de agruparse, reorganizarse consolidarse y defenderse. Seguían realmente en una precaria situación, su fuerza era débil y en constante peligro de ser atacados por la retaguardia, pero al menos ahora por cada kilometro que recorrían hacia el oeste sus líneas de suministro se acortaban, por poco que fuese mientras las del 8º Ejercito iban alargándose. La derrota era posible pero la total aniquilación de la semana anterior había desaparecido.

En Egipto, Montgomery recibió grandes elogios por su victoria en El Alamein. La noticia de su promoción a General se propago rápidamente, la nación se lleno de alegría, la moral del ejercito subió por los cielos y Monty ya estaba preparado para plasmar en papel como enseñar a los futuros comandantes como una batalla debía ser ejecutada. Sin embargo, estos elogios fueron prematuros pues Montgomery falló en uno de los grandes principios de la guerra- un enemigo derrotado en el campo de batalla deber perseguido y destruido. Monty había dejado escapar a Rommel.

En Tobruk, los remanentes del Panzerarmee Afrika estaban llegando en grupos preparándose para ser sitiados de la misma forma que el 8º Ejército durante el año anterior. Algunas unidades, especialmente italianos, fueron enviadas más atrás, al oeste para trabajar reforzando las defensas de El Agheila y Mersa Brega, la vieja línea defensiva desde la cual Rommel lanzó su primera ofensiva contra los británicos casi dos años antes.

Todo el mundo pensaba que Rommel debía intentar conservar Tobruk hasta ser reforzado. Ciertamente, el alto mando italiano insistía en ello, ordenándole no ceder un metro más de suelo libio; Mussolini estaba desesperado en conservar su colonia norteafricana. El propio Rommel no tenia esperanza alguna de disponer de tropas para la guarnición ni medios para abastecerlas. Sabía que en el avance, los británicos usarían su abrumadora superioridad para rodear el área desde tierra adentro y capturar la ciudad con relativa facilidad, por ello dio órdenes de evacuar Tobruk y encabezar la retirada.
La llegada de fuerzas aliadas a Túnez convenció mas a Rommel en su determinación de retirarse todo lo más lejos posible, dejando Cirenaica entera, incluyendo los puertos de Tobruk y Bengasi en manos británicas. Aparentemente dio indicaciones de permanecer en la línea de El Agheila pero al mismo tiempo presionaba al Hitler par que le permitiera moverse hacia Túnez y reunirse con el número cada día más elevado de tropas germanas allí presentes. Rommel sugirió que la campaña en el Norte de África era una misión sin esperanza alguna y todas las tropas del Eje debían ser evacuadas por mar y abandonar el continente. No fue ninguna sorpresa que un indignado Hitler le tratase de derrotista y le ordenase luchar. Políticamente, el Führer poco mas podía hacer, por si acaso Italia se viese obligada a abandonar el último de sus territorios coloniales en África. Mussolini y su gobierno fascista probablemente caerían.

Zapadores británicos trabajan duramente reparando la carretera costera que los ingenieros alemanes previamente habían inutilizado por medio de explosiones controladas durante la retirada, con el fin de hacer más dificultosa la persecución enemiga

A las 09:00 h. del 13 de noviembre los soldados transportados en camiones de la 131ª Brigada de Infantería entraron en Tobruk seguidos por el grueso principal de la 7ª Division Acorazada. La 4ª Brigada Acorazada Ligera presionó entonces a lo largo de la carretera de la costa hasta la vieja línea defensiva de Gazala. Una columna acorazada fue enviada al sur hacia Bir Hacheim en misión de exploración para asegurarse la no presencia de tropas de Rommel. La mayor parte de la brigada acorazada encontró alguna fuerte resistencia en Gazala y se preparó para la acción pero la confrontación no paso de ser una rígida escaramuza de un enemigo que pronto se retiro para reagruparse con la fuerza principal. La brigada del general Harvey se dirigió a continuación hacia Derna y los aeródromos de Martuba que fueron alcanzados el 15 de noviembre. Estaba clarificándose de forma creciente la intención de Rommel de retirarse a la Línea de El Agheila donde los británicos fueron rechazados en dos ocasiones previas. Esta posición natural defensiva era conocida por los británicos como El Agheila y por las tropas del Eje como Mersa Brega, nombres derivados de dos localidades cercanas entre las que se hallaban las posiciones defensivas.

Los alemanes habían demolido todas las instalaciones de Tobruk y el puerto no estaba disponible para su uso de manera inmediata, por ello los suministros del 8º Ejército debían de seguir siendo transportados a través de camiones desde depósitos situados en Egipto, hasta que ingenieros y personal de la Royal Navy pudiesen acondicionar el puerto para su uso. Los suministros necesarios para el funcionamiento del 8º Ejército no siempre estaban disponibles y Montgomery tuvo que decidir que formaciones continuarían la cacería y que unidades debían detenerse y dejarlas atrás.
El X Cuerpo había sido hasta ese momento el responsable del avance y Montgomery decidió que debía continuar con la 7ª Division Acorazada y la2ª Division de Nueva Zelanda, apoyadas por la 4ª Brigada Acorazada Ligera. El XXX Cuerpo del teniente general Oliver Leese debería participar más tarde en la planeada batalla que s esperaba se diese en El Agheila.

El reconocimiento aéreo indicaba que el Panzerarmee Afrika también estaba abandonado Bengasi sin luchar, eso si tras haber destruido el puerto, Rommel continuaba su retirada hacia la posición natural entre El Agheila y Mersa Brega. Sus unidades estaban utilizando el largo trayecto de la carretera costera dejando el camino abierto para un ataque por detrás utilizando las pistas del desierto vías Mechili y Msus con fuerzas acorazadas británicas tal y como hicieron el teniente general O’Connor en 1940 y el general Claude Auchinleck en 1041. Se sugirió que una pequeña pero potente fuerza móvil podría cortar a través del desierto y cerrar la carretera costera antes de llegar a El Agheila atrapando al mayor número de fuerzas enemigas.


Continúa en Rommel perseguido tras El Alamein III