jueves, 3 de diciembre de 2015

Perspectiva táctica de la campaña de Túnez; 2ª Parte

Perspectiva táctica de la campaña de Túnez; 2ª Parte

Otra innovación táctica fue el concepto del “Destructor de Tanques” usado por el ejército americano. Al igual que británicos con los tanques de infantería y los alemanes con el Panzer IV, los americanos con razón vieron que sus tanques más pesados, técnicamente eran tanques medios, tenían un comportamiento apropiado en funciones de apoyo a la infantería. Sin embargo, cuando debían de enfrentarse  en combate tanque contra tanque, introdujeron una nueva clase de vehículo llamado tank destroyer, incluidos en batallones. A principios de 1943 estos especializados batallones todavía estaban  en transición entre tres tipos de vehículos, dos de ellos inadecuados; el camión no acorazado M6 que llevaba un cañón de 37 mm acoplado; el vehículo semioruga ligeramente blindado M3 con el viejo cañón de campaña de 75mm; y el vehículo construido expreso para esta función, el M10, basado en un chasis del Sherman, sin la parte superior de la torreta y armado con el eficaz cañón antitanque de 3 pulgadas, 76 mm. Estos vehículos tenían un aspecto común, su blindaje era relativamente exiguo, porque se suponía que la potencia de fuego podía contrarrestar por si sola  los tanques enemigos.


 M3 GMC, Gun Motor Carriage

El concepto de destructor de tanques se basaba en la idea bastante rara de que en la batalla el comandante del carro tendría el tiempo y medios disponibles para seleccionar el perfecto objetivo, el de mayor amenaza. Además, para poner más hierro al asunto,  durante los dos años anteriores, los británicos habían echado pestes sobre sus propios tanques, incluido el M3 Stuart fabricado en América, y habían percibido que, tener una delgada protección blindada, así como aquellos experimentos con cañones antitanque acoplados a vehículos habían resultado ineficaces. En realidad, ningún tipo de vehículo había sido capaz de aguantar el tipo en las “batallas tanques versus tanques” y los británicos se quedaron muy sorprendidos y dudosos que sus nuevos aliados tuviesen la esperanza de luchar en similares batallas con incluso vehículos ligeramente mas acorazados. Sin embargo, las condiciones del terreno también eran un factor a tener en cuenta; en Egipto y Libia a menudo existían grandes extensiones llanas que proporcionaban abiertos campo de tiro, donde vehículos pobres en blindaje podían ser alcanzados y destruidos a distancias de más de 1000 yardas, mientras que las colinas cubiertas de vegetación de Túnez ofrecían más oportunidades a los TD para emboscar a los vehículos de combate desde la cobertura y a distancias más cortas. La Historia Oficial del US Army indica de forma tangencial en las pag. 672-673; “La experiencia demostró que los TDs no podían ser usados como “caza tanques”, ya que una vez comenzado el duelo artillero pronto sucumbían. Su movilidad era muy útil para evitar el fuego hostil o para buscar una mejor posición de tiro”. Esta consideración parece indicar que los TDs tenían un mejor rendimiento cuando eran utilizados en posiciones semienterradas o explotando la cobertura natural. Por lo tanto, de forma excepcional, el concepto de “tank destroyer” en realidad pasó el test de la batalla en las colinas de Túnez, hasta incluso fue visto como un éxito en la acción bélica de El Guettar. El M10 Wolverine no era tan rápido como el 37 mm acoplado a un camión o la semioruga el cañón de 75 mm pero estaba mejor acorazado y mucho mejor armado, continuó en servicio en los ejércitos aliados hasta el final de la guerra con varias versiones, aunque la doctrina para su cometido debió ser definida de forma menos rígida.



La Historia Oficial del US Ejercito proporciona una lista de otras lecciones tácticas que los americanos aprendieron en Túnez. Esencialmente eran parecidas a las que surgieron de la Gran Guerra y que habían sido revisadas por los británicos en las campañas del desierto de 1940-42. En realidad, se podría retroceder un poco más lejos, a las campañas victorianas de la Frontera Noroeste o a la guerra de los Boers, con principios atemporales como asegurar el terreno elevado y la necesidad de la infantería para el reconocimiento, patrulla y la lectura de mapas. Detrás de estas matizaciones existían algunos axiomas básicos, algunos no habían sido tan obvios para Fuller y Hobart en los años 30, tales como la necesidad de coordinar todas las armas y el uso de la infantería en proximidad cercana al uso de los tanques. También era necesario conseguir una concentración de medios acorazados en un estrecho frente más que la dispersión o “penny-paqueting”, táctica por supuesto empleada con  mucha diferencia entre alemanes y británicos en 1941. Era necesario también, una defensa en profundidad, para que la infantería pudiese evitar en el ataque una posible concentración de fuego y también para preparar el tiempo suficiente antes de lanzar cualquier contraataque.

La Historia Oficial norteamericana propone el punto fundamental que consiste en que los oficiales deben ser competentes, quizás toca de refilón la actuación individual no muy positiva de algunos comandantes ante los alemanes en Kasserine. Obviamente es inevitable que a principios de cualquier guerra, los ejércitos tuviesen una proporción alta de oficiales que lo eran en tiempos de paz en  la línea del frente, al lado de otros pocos que irían escalando en el escalafón en tiempos posteriores. Sin embargo,se produjo un grave error al ignorar un aspecto de la doctrina y era, la localización de los cuarteles generales demasiado lejos del frente, dificultando de esta manera el control de la batalla.


Tanques Valentine transportando infantería escocesa al norte de Gabes, 1 de marzo de 1943.  Aparentemente corresponde a una sección (platoon) formada por cuatro tanques. No se aprecia que los tanques remolquen cañones antitanque sin embargo todo parece indicar que se trata de una fuerza con "todas las armas". Todo esta tan claro que indica que es una fotografía preparada. Los tanques se encuentran muy cerca unos de otros, la infantería presenta blancos fáciles para las ametralladoras enemigas, y es ridículo remolcar antitanques por los propios carros ya que siempre es necesario que los cañones actúen por separado y con el apoyo de sus propios vehículos con su propias dotaciones y munición.


En esta etapa del conflicto, los alemanes habían llegado a comprender que no solo eran superados en número y equipamiento sino que la mayoría de las supuestas viejas tácticas estaban obsoletas. Ya en El Alamein, en octubre de 1942, el peso del poder aéreo y la artillería de Montgomery les dejaban muy poco espacio para la maniobra; no vendrían nuevas “carreras hacia la alambrada“ tal y como Rommel había utilizado en noviembre de 1941 en la operación “Crusader”. En 1943 y en Túnez se enfrentaron dos nuevos ejércitos que se aproximaban desde el oeste, incluyendo a los americanos que podían desplegar aparentemente ilimitadas cantidades de equipamiento. 

El peso de apoyo aéreo y artillero era particularmente poderoso, especialmente desde queala Luftwaffe había sido desastrosamente eliminada. En estas circunstancias, los analistas germanos vieron con resentimiento que las tácticas americanas eran “inflexibles”, basadas en la total superioridad materia, exactamente como los principios tácticos deseados pro Montgomery. Eran tácticas burdas pero que impedían a los alemanes conseguir el triunfo en ninguna batalla.

Uniformes del Heer. 1940. Francia

Uniformes del Heer. 1940. Francia




1.- Comandante, 25º Regimiento Panzer. Uniforme de campaña, mayo de 1940, Cambrai, Francia.

Este comandante de batallón esta equipado con el uniforme de tanquista M1939 y la gorra de campaña en color feldgrau M1938  para oficiales. Las solapas en las hombreras ocultan el número regimental pero no su rango. Lleva la pistola Luger P08 en una rígida funda y los prismáticos cortos de 10x50 colgando en el pecho. Se observa sobre su pecho izquierdo la Insignia de Combate Acorazado en aluminio y la cinta correspondiente a Cruz de Hierro de 1ª y 2ª clase en el primer ojal de la chaqueta. En su mano izquierda se observa el receptor de radio  en forma de auriculares, utensilio propio del comandante de cualquier tanque. Este regimiento estuvo integrado en la 7ª División Panzer bajo el mando del entonces general Erwin Rommel participando en los campos de batalla de Bélgica  y Francia.

2.- Panzerschütze, o soldado de tropas acorazadas. 5ª Batallón de Reconocimiento acorazado. Uniforme de campaña, mayo de 1940, Aisne, Francia.

Las tripulaciones de los vehículos acorazados de combate a menudo vestían sus abrigos de campaña en feldgrau para proteger sus uniformes negros de la suciedad y de la grasa, si bien el mismo color negro serbia de forma eficaz para disimular dichas manchas. Este conductor de coche blindado de reconocimiento lleva la impopular boina, una pistola Walther P38 en su funda dura y gafas de conducir. Este batallón lucho en Polonia, Luxemburgo y Francia con la 2ª División Panzer.

3.- Capitán. Regimiento de Infantería Motorizada - Grossdeutschland-, uniforme de campaña, mayo 1940, Stonne, Francia.

El regimiento, que luchó bajo mando directo del OKH en Polonia, Luxemburgo y  Dunkerque, fue la primera unidad del ejército alemán equipada con una cinta de bocamanga con el nombre de la unidad así como el monograma en la hombrera señalando de esta manera la formación como unidad de elite. Este comandante de batallón, que examina un casco protector francés M1935 utilizado por las tripulaciones de carros de combate, ha eliminado el escudo nacional de su casco. Lleva la insignia de asalto de infantería en bronce para la infantería motorizada en su bolsillo del pecho izquierdo, la caja de mapas  M35 con sujeción modificada, una Luger P08 en una funda rígida y los binoculares estándar de 6 x 30.



1.- Sargento mecánico - Oberschirrmeister, 37º Batallón Panzer Pionier, uniforme de campaña, junio de 1940 Besançon Francia.

Desde el 10 de mayo de 1940 los integrantes de los batallones de ingenieros de las divisiones panzer vestían el ribete en blanco y negro propio del arma en lugar del negro pero que se volvía casi imperceptible sobre el uniforme negro. Ese ribete pasó a ser completamente negro cuando en 1941 se adoptaron los uniformes feldgrau para tropas especiales acorazadas. Este oberfeldwebel concretamente un Oberschirrmeister al ser mecánico especialista está supervisando el equipamiento técnico de su compañía, se observa su parche distintivo de profesión de lana amarilla sobre un disco color verde-azul oscuro en su antebrazo derecho con hilo de aluminio para hacer notar su estatus de suboficial. Este batallón, formado el 15 de abril de 1940, participó en la batalla de Francia dentro de la 1ª División Panzer.

2.- Soldado, 154º Regimiento de Infantería, uniforme de campaña, junio de 1940, De Panne, Francia.


El correaje de campaña en forma de A introducido el 18 de abril de 1939, seguía siendo difícil y raro de hallar en 1940, por lo que la infantería y los ingenieros de asalto utilizaban correas adaptadas a las trinchas de cuero negro M1939 para adecuar el poncho-tienda de refugio M1931 alrededor de la caja con los utensilios de campaña M1931. Este soldado de infantería, que entro en combate con la 58ª División en Bélgica y Francia, lleva el equipo ligero estándar de trinchera, bayoneta y su funda en la parte posterior izquierda de su cadera y la cantimplora M1931 en la parte trasera derecha.

3.- Suboficial, 66º Regimiento de infantería, motorizado, uniforme de faena, junio de 1940, Amiens Francia.

Este miembro de la 13ª División Motorizada, recién llegada a Francia, llevando a cabo servicio de trabajo con su uniforme de faena M1933 de sarga blanco. Este uniforme estaba siendo reemplazado por el verde caña mas practico. La insignia de suboficial menor en el cuello fue utilizada hasta el 22 de agosto de 1942.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Perspectiva táctica de la campaña de Túnez. 1ª Parte

Perspectiva táctica de la campaña de Túnez




A mitad de febrero de 1943, las tropas del Eje lanzaron una serie de contraataques siendo la primera vez desde la batalla de Alam Halfa que llevaban la iniciativa.  Dirección este oeste, von Arnim empujó a los aliados a través de Faid, Sidi Bou Zid, Sbeitla y Kasserine, mientras Rommel atacaba desde el sureste por El Guettar, Cafsa y Feriana. Tenían la esperanza de alcanzar Tebessa o Le Kef, preferiblemente ambas ciudades. Lograron algunos éxitos iniciales ante tropas estadounidenses novatas, sin embargo, el 22 de febrero fue detenido el avance justo al norte de Kasserine por las defensas aliadas que disfrutaban de superioridad numérica.

Usando la ventaja de las líneas interiores, Rommel se retirò rápidamente de sus posiciones en el  suroeste para ir a enfrentarse a Montgomery una vez más, lanzando un ataque importante en Medenine el 6 de marzo. Pero al igual que en la posición “Snipe” durante la batalla del el Alamein, los cañones antitanque del 8º Ejercito, incluyendo ahora el potente 17-pdr “Pheasant”, se las arreglaron para rechazar el ataque sin la participación de la infantería o de los carros de combate. Era la confirmación de que no solo los antitanques eran el arma realmente decisiva en la guerra del desierto sino además por fin los británicos habían comprendido como usarlos apropiadamente, al menos en su papel defensivo, ya que nunca copiaron la táctica de los alemanes de llevar los cañones antitanque en la vanguardia de cada ataque acorazado.

Tras Mededine, Montgomery continuó su ataque, flanqueando la Línea Mareth el 20 de marzo, asaltando la posición de Wadi Akarit el 6 de abril y llevando la persecución hasta Enfidaville. Mientras tanto, las tropas de Eisenhower presionaron desde el oeste, desde Kasserine a través de Gafsa hacia El Guettar, y desde la estación de Sened hasta Maknassy. En abril, los aliados lanzaron otra nueva ofensiva en el norte hacia Bizerta, con efectos devastadores. Las fuerzas del Eje fueron reducidas poco a poco y arrinconadas en el perímetro alrededor de la propia Túnez, ciudad que de forma progresiva también fue aislada por aire de su base logística en Sicilia. El final de la campaña en el Norte de África llegó el 13 de mayo cuando las tropas del Eje por fin se rindieron.




En términos tácticos, la campaña tunecina representa una sorprendente mezcla de viejas y ultramodernas tácticas. Debido a que el terreno era accidentado y montañoso, donde pocos vehículos motorizados podían aventurarse lejos de los llanos valles, se usó de nuevo el transporte animal, por medio de mulas; hasta incluso las tropas francesas utilizaron alguna unidad de caballería en el campo de batalla. En cambio, al mismo tiempo y en la misma campaña, apareció en combate el temible PzKpfw VI Tiger, concretamente el 28 de noviembre de 1942. Carro pesado sumamente blindado y equipado esencialmente con el mismo cañón antitanque de 8,8 cm que en su versión remolcada ya había demostrado su letal efectividad contra las fuerzas blindadas aliadas. Sin embargo el 28 de noviembre solo cuatro Tigers fueron destinados al combate y su comportamiento no fue particularmente bueno. Posteriormente llegaron solamente otros 22 tanque y esta cantidad fue reducida a ocho en abril de 1943. Eran carros mecánicamente poco fiables y su punto débil eran sus cadenas y su motor que si eran dañados por minas o por fuego artillero, solo podían ser reparados si los alemanes conservaban el campo de batalla por la noche, una situación que hacía mucho tiempo que no solía darse. Los nuevos y pesados cañones antitanque aliados podían dañar al Tiger con disparos laterales o posteriores, circunstancia que se daba a menudo en Túnez, cuando se disparaban desde posiciones enemigas preparadas.





El 14 de febrero de 1943, a los Tigers se les sumo un nuevo acompañante, El lanzacohetes de seis tubos, Nebelwefer, denominado “Screaming Meemie o Moaning Minnie” por los soldados aliados. Hasta 1944 estas dos armas fueron un azote de los ejércitos aliados, pero a principios de 1943 su número y uso no era lo suficientemente elevado para afectar significativamente el resultado de una batalla.

jueves, 26 de noviembre de 2015

Batalla de Tassafaronga 2ª parte.

Batalla de Tassafaronga 2ª parte.

Proviene de Batalla de Tassafaronga 1ª parte.

En ese preciso momento se perdió lo que pudo haber sido un primer golpe devastador por parte de Wright. Cuando el comandante del destructor líder de la formación pidió permiso para lanzar un ataque con torpedo contra la fuerza principal de Tanaka a las 23:16 h. Wright lo denegó hasta que el objetivo presentase un ángulo apropiado. El posterior ataque americano realizado a las 23:20 h. con un total de 15 torpedos procedentes de tres destructores fue ineficaz.

Conforme los torpedos fueron lanzados, Wright desató un torrente de fuego contra los japoneses desde sus piezas de 8 y 5 pulgadas. El objetivo de la mayor parte de este bombardeo era el destructor Takanami, que tras varios impactos y su posterior incendio aun atrajo más la atención. Antes de ser puesto fuera de combate por una avalancha de más de 400 proyectiles de 5 pulgadas, 6 pulgadas y 8 pulgadas el Takanami pudo lanzar su salva completa de ocho torpedos tipo 93. A pesar de ser no más que un casco de hierro en llamas la andanada lanzada resulto ser eficaz. Dos torpedos impactaron sobre el USS Minneapolis a las 23:27 h. uno cerca de la proa y otro en el centro del caso. Otro torpedo impactó sobre el siguiente crucero en línea, el USS New Orleans. La potencia explosiva del torpedo, combinada con la explosión del material de la bodega destrozó la proa del barco hasta la altura del segunda torreta de 8 pulgadas.


Batalla de Tassafaronga

El próximo crucero en línea era el USS Pensacola, que se convirtió en un atrayente objetivo conforme su silueta se divisaba la pasar entre los restos ardientes de los dos cruceros torpedeados con anterioridad. Varios destructores japoneses aprovecharon la oportunidad para dar rienda suelta a sus armas sobre el Pensacola. De los 26 torpedos lanzados por el Naganami, Kawakaze y Oyashio, Kuroshio, uno golpeó en el centro del casco a las  23:38 h. y puso al crucero norteamericano fuera de combate inmediatamente. Diez minutos después, dos torpedos más, posiblemente de esta misma salva, explotaron sobre el USS Northampton cuando la nave se acercaba a la isla de Savo. Estos impactos causaron grandes inundaciones e incendios, efectos que produjeron el hundimiento del crucero a las 03:04 h.


El USS Northampton recibiendo el impacto del torpedo en su costado

Muchos observadores americanos comentaron sobre la efectividad o no de la dirección de tiro artillera controlada por el radar. De hecho, a excepción del desafortunado destructor Takanami, el único éxito logrado fue dañar levemente el destructor insignia Naganami. Cierto es que es difícil impactar sobre un destructor maniobrando a toda velocidad, y en esta ocasión los estadounidenses se vieron obligados a depender principalmente del radar; y el problema del impacto de los proyectiles sobre el agua y la posterior columna de agua que se produce y que confunde el radar  probablemente ayuda en mucho a la ineficacia de la artillería. Una evidencia de la confusión general existente en el combate se muestra claramente por el hecho de que los dos destructores estadounidenses situados en la parte posterior de la formación ambos atacados por fuego amigo procedente de las piezas de los cruceros, aunque por suerte ninguno sufrió daño. Como en ocasiones parecidas la confusión produce exageraciones de cálculo y así Wright afirmó que estaban presentes 17 barcos japoneses en la zona y que nueve de ellos fueron hundidos.

Esta última acción de la campaña confirmó que la Armada Imperial Japonesa  conservaba su ventaja en el combate naval nocturno. Tanaka logró una victoria brillante aunque fue sorprendido y sus naves estaban en desventaja al estar sobrecargadas en sus cubiertas. Sus muy bien entrenadas tripulaciones y con el concurso incomparable del torpedo Tipo 93, se anotaron una señalada victoria. Eso si la única nave perdida, Takanami, tuvo 211 muertos y 26 marineros capturados y solo 33 tripulantes lograron sobrevivir al alcanzar la orilla.


Torpedo Tipo 93, el gran triunfador de la batalla.


Wright asistió a la rápida respuesta de Tanaka por medio de ataques con manteniendo un rumbo fijo durante gran parte de la acción, haciendo de sus naves objetivos excelentes. Incluso en esta última etapa de la campaña naval en Guadalcanal, los americanos aun no tenían idea exacta de las verdaderas capacidades del torpedo Tipo 93. Además del USS Northampton, que fue hundido con la pérdida de 50 hombres, los torpedos que explotaron sobre los otros tres cruceros ocasionaron la puesta fuera de combate de dichas naves durante largos períodos. El USS Nueva Orleans no volvería a entrar en acción durante nueve meses, aparte de la perdida de183 marineros. El USS Minneapolis tuvo 37 bajas fatales y 10 meses de inactividad. El USS Pensacola no regresaría a la acción durante un año entero, y se perdieron 125 hombres de su tripulación.

Panzerlied

Panzerlied



El Panzerlied es una de las canciones más conocidas de la Wehrmacht, más concretamente y como su nombre indica de las tropas acorazadas alemanas. Fue compuesta en junio de 1933 por Oberleutnant Kurt Wiehle mientras se dirigía a Königsbrück. Wiehle adaptó la canción de un marinero alemán, escribiendo la letra con términos más apropiados a la Panzerwaffe. En ese momento, Alemania estaba desarrollando clandestinamente una incipiente fuerza acorazada desafiando las obligaciones del Tratado de Versalles. La canción podría considerarse como un reflejo del rearme alemán, circunstancia que se produjo al mismo tiempo que se escribía la canción.



video

El Panzerlied ganó fama mundial en el mundo anglosajón al ser incluida dentro de la banda sonora de la película de 1965 LA Batalla de las Ardenas, canción que aparece en alemán.

video

Letra

Ob's stürmt oder schneit, ob die Sonne uns lacht,
Der Tag glühend heiß, oder eiskalt die Nacht,
Bestaubt sind die Gesichter, doch froh ist unser Sinn, ja, unser Sinn.
Es braust unser Panzer im Sturmwind dahin. (x2)

Mit donnerndem Motor, geschwind wie der Blitz,
Dem Feinde entgegen, im Panzer geschützt
Voraus den Kameraden, im Kampfe stehn wir allein, stehn wir allein.
So stoßen wir tief in die feindlichen Reih'n! (x2)

Wenn vor uns ein feindlicher Panzer erscheint,
Wird Vollgas gegeben und ran an den Feind.
Was gilt denn unser Leben für uns'res Reiches Heer? Ja, Reiches Heer.
Für Deutschland zu sterben ist uns're höchste Ehr'. (x2)

Und läßt uns im Stich einst das treulose Glück,
Und kehren wir nicht mehr zur Heimat zurück,
Trifft uns die Todeskugel, ruft uns das Schicksal ab, ja, Schicksal ab.

Dann wird unser Panzer ein ehernes Grab! (x2)

Batalla de Tassafaronga. 1º parte

Batalla de Tassafaronga. 1º parte.


Combate nocturno en aguas de  Guadalcanal

La última batalla naval de la campaña de Guadalcanal que se produjo la noche del 29 de noviembre de 1942 tuvo un desenlace decepcionante para ambos bandos ya que si bien fue una victoria para los japoneses, ésta podría considerare como pírrica por las ganancias obtenidas, pero aun fue peor el comportamiento de los americanos, ya que partían con ventaja tanto numérica como de posición táctica.

Con la destrucción de su gran convoy y los estadounidenses dispuestos a presentar batalla nocturna en las aguas de Guadalcanal, los japoneses se encontraban en una posición cada vez más difícil para proporcionar los suministros y refuerzos necesarios para su guarnición en la isla. El ultimo método empleado para reducir la vulnerabilidad de los destructores del Tokio Express fue colocar los suministros en contenedores herméticos, que serían lanzados desde las cubiertas de los destructores cerca de la costa para que posteriormente pequeñas embarcaciones procedentes de la isla pudiesen recogerlos y remolcarlos hacia tierra adentro.

Mediante este procedimiento, los japoneses planearon cinco convoyes de suministro, comenzando el primero ellos la noche del 29 de noviembre. La misión fue confiada al contraalmirante Tanaka, veterano de muchas correrías del Tokio Express a la isla. Para esta primera misión disponía de dos destructores asignados como escolta y seis más actuando como transportes, con un número total entre 200 y 240 contenedores a bordo. Las naves de transporte tenían sus torpedos de repuesto fuera de cubierta para compensar el peso de los recipientes de suministro en la superestructura.


Contraalmirante Carleton Wright


Contralmirante Raizo Tanaka


Los americanos estaban dispuestos a denegar los japoneses la oportunidad de proveer suministros a la guarnición asediada. Para ello, Halsey creó una nueva fuerza de superficie, la Task Force 67, con buques de guerra recién llegados y varios cruceros liberados de las tareas de exploración y detección de naves enemigas. El 28 de noviembre, al contraalmirante Carleton Wright le fue entregado el mando de dicha fuerza, que ascendía a un total de cuatro cruceros pesados, un crucero ligero y cuatro destructores. Wright heredó un plan de batalla que trataba de tomar ventaja utilizando las lecciones aprendidas de anteriores batallas nocturnas. Entre ellas, el uso prominente del fiable y eficaz radar SG así como la utilización de destructores por delante de los cruceros como exploradores. Con estos dos  su radar para lanzar un ataque por sorpresa con torpedos.

Wright sabía de múltiples fuentes que el Tokio Express estaría en marcha la noche del 29 al 30 de noviembre de 1942. Desplegó cuatro destructores en fila con el USS Fletcher equipado con el radar SG en cabeza y tras esta formación los cinco cruceros a 4.000 yardas detrás. Más lejos estaban los dos destructores que Halsey había ordenado que se unieran ala TF 67 tras escoltar un convoy que salía de Guadalcanal.


ORDEN DE BATALLA


Armada de los Estados Unidos


Armada Imperial Japonesa
Task Force 67
2º Escuadron de destructores
Contralmirante Carleton Wright
Contralmirante Tanaka Razio
Task Group 67.2.2.
31ª Division Destructores (Pantalla)
buque insignia USS Minneapolis CA-35
buque insignia Naganami  
USS New Orleans CA-32
Takanami
USS Pensacola CA-24

Task Group 67.2.3.
15ª Division Destructores 1ª Unidad de transporte
USS Northampton CA-26
Kagero
USS Honolulu CL-48
Kuroshio

Makinami

Oyashio
Task Group 67.2.4.
24ª Division Destructores 2ª Unidad de transporte
Fletcher DD-445
Kawakaze
Drayton DD-336
Suzukaze
Maury DD-401

Perkins DD-377

9ª Division destructores

Lamson DD-367

Lardner DD.487


Tanaka entró en el Iron Bottom Sound al sur de la isla de Savo y se acercó con gran cautela a la costa de Guadalcanal. 10 millas por delante se desplegó el destructor Takanami en misión de exploración. El resto de la fuerza principal navegaba en formación de columna, Entre las 23:00 h. y la medianoche del 29 de noviembre los japoneses llegaron a la altura del cabo Esperanza y empezaron a situarse sobre los distintos lugares de lanzamiento de los contenedores de suministros.


En esta ocasión, el radar dio ventaja a los norteamericanos. La primera nave en contactar con el enemigo fue el crucero pesado Minneapolis, cuando a las 23:06 h. su radar SG localizó la presencia de naves al oeste y a una distancia de 23.000 yardas. Los puestos de observación del Takanami visualizaron los buques norteamericanos a las 23:12 h. lógicamente al este de su posición. Con esta información Tanaka fue rápido en reaccionar y en pocos minutos se canceló la operación de reabastecimiento y las tripulaciones se preparasen para el combate.

Continúa Batalla de Tassafaronga 2ª parte.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Sitio de Leningrado, Lecciones.

Sitio de Leningrado; lecciones.


Tropas sovieticas al asalto en Leningrado

Cuando Hitler puso como objetivo Leningrado tenía la intención de demoler dicha ciudad como símbolo y centro del poder soviético, como es sabido dicha circunstancia no se produjo. Así en términos estratégicos, el esfuerzo alemán contra Leningrado fue un fracaso. Sin embargo en términos operativos, el asedio alemán de la ciudad báltica efectivamente consiguió aislar hasta tres ejércitos soviéticos durante más de dos años y obligó a otros seis ejércitos llevar a cabo repetidos y costosos ataques frontales para tratar de acabar con el asedio. En enero de 1944, el Ejército Rojo tenía en conjunto, el equivalente de más de 60 divisiones en el área Leningrado-Volkhov con la misión de desalojar de sus posiciones a 20 divisiones alemanas e intentar cercarlas en el posterior avance, hecho que no se produjo en ningún caso. El total bajas militares soviéticas en los frentes de Leningrado y Volkhov durante el asedio ascendió a  por lo menos 1,5 millones, incluyendo 620.000 soldados muertos o capturados. Además, el sitio costó la vida de aproximadamente 1 millón de civiles soviética en Leningrado e impidió que las industrias de la ciudad participasen plenamente en el esfuerzo de guerra soviético hasta mediados de 1944. Tal vez la victoria estratégica fuese al final para los soviéticos pero el precio que pagaron fue enorme.


Escuadra de soldados alemanes descansando

Aún a pesar de causar masivas muertes y  sufrimientos, los alemanes fracasaron en sus esfuerzos de llevar a los defensores de Leningrado hacia el punto de ruptura y posterior victoria. De hecho, no parece que el 18º Ejército y la 1ª Luftflotte hicieran un esfuerzo serio para aplastar la resistencia en Leningrado cuando tuvieron la oportunidad. A excepción de períodos de breves oleadas de asalto, los bombardeos aéreos y artilleros eran más de carácter acosador que un intento serio de "nivelar" la ciudad; de hecho, ni un solo objetivo principal en la ciudad fue destruido. En comparación con los ataques a Stalingrado en agosto de 1942, donde la Luftwaffe llegó hasta las 600 incursiones de bombardeo sobre la ciudad en un solo dia, la 1ª Luftflotte raramente atacó Leningrado con formaciones compuestas por más de un par de docenas de bombarderos. Del mismo modo, también el bombardeo de la artillería se realizó de forma como mínimo sorprendente al utilizar con obsoletas piezas franceses que disparar proyectiles de calibre demasiado pequeños para destruir grandes edificios. Tanto el OKH como Küchler demostraron una total falta de imaginación al no implementar las medidas necesarias ya sea para acelerar el sitio o para eliminar objetivos críticos en el área de Leningrado. Cuando se produjo el brote natural de tifus y cólera dentro de Leningrado en 1942, los alemanes podrían haber considerado contaminar el río  Neva - la única fuente de agua potable para la población atrapada dentro del asedio - y poder de esta forma casi inhumana pero altamente eficaz producir un efecto catastrófico que tal vez hubiera colapsado la ciudad entera en pocas semanas.

El Grupo de Ejércitos Norte también fracasó completamente en los esfuerzos para aislar Leningrado cortando los vínculos logísticos con el resto de la Unión Soviética a través del lago Ladoga. Los ataques de la Luftwaffe y de la artillería hostigaron las operaciones de suministros soviéticas, pero nunca estuvieron cerca de cerrar completamente el cerco e impedir el tráfico de mercancías. Durante el invierno, el 18º Ejército no quiso enviar su batallón de esquí a través del helado lago Ladoga y cortar la carretera de hielo, a pesar de que al principio los convoyes de suministro estaban pobremente guarnecidos. Finalmente, el fracaso alemán en aplastar la débil cabeza de puente de Oranienbaum fijo todo un cuerpo de ejército completo durante dos años de guerra estática sin sentido y luego dejar a los soviéticos un importante trampolín de lanzamiento para futuras operaciones ofensivas. A pesar de la escasez de tropas, Küchler tenía las fuerzas preparadas en julio de 1942 para montar un rápido ataque con tres divisiones en Oranienbaum que podría destruir la cabeza de puente.

A pesar de estos errores operacionales que costaron la victoria en Leningrado, el funcionamiento táctico alemán en defensa fue impresionante - quizás uno de los mejores de la guerra por parte de cualquier ejército. En las colinas de Siniavino de 50m de altura, las tropas alemanas mantuvieron a raya a un pico máximo de 250.000 soldados soviéticos durante días 384 días e infligieron a más de 400.000 bajas. En comparación, las fuerzas alemanas que defendieron la cima del macizo de Montecassino a 516m de altura contra 100.000 soldados durante 123 días causaron 20.000 bajas aproximadas.



El rendimiento operacional soviético en Leningrado fue obstaculizado gravemente en 1941/42 por la constante interferencia política de Stalin y sus camaradas del Kremlin. Stalin quería ver esta simbólica ciudad relevada del cerco tan rápidamente como fuese posible y ante esta premisa prestó poca atención a los argumentos profesionales de Meretskov que señalaban la importancia de preparativos logísticos apropiados como fundamentales para el éxito. Una vez que comenzó la ofensiva, a menudo Meretskov fue demasiado pronto forzado a comprometer sus reservas y a sentir presión en conseguir objetivos territoriales, en lugar de ampliar metódicamente la brecha eliminando las posiciones  fortificadas alemanas. Tácticamente en 1942, las fuerzas soviéticas sufrieron graves reveses debidos a la falta de operaciones combinadas entre las distintas armas, particularmente en el uso incorrecto o mejor dicho no coordinado de ingenieros y artillería para superar las defensas alemanas plagadas de fortines y bunkers.


 Tropas soviéticas en Leningrado


Sin embargo, los dirigentes soviéticos aprendieron rápidamente las lecciones tácticas en Leningrado y su paulatinamente fue aumentando la eficacia a lo largo del asedio. Pero incluso durante la ofensiva victoriosa en enero de 1944, los soviéticos todavía sufrieron una tasa de bajas cercana al 40% y una escalofriante proporción de 7.5 soldados muertos por cada soldado alemán muerto o capturado. De hecho, fue fundamental la capacidad soviética de regenerar rápidamente las bajas de combate para su eventual éxito, particularmente en la rápida y doble reconstrucción del 2º Ejército de Choque. Meretskov y Govorov aprendieron de sus fracasos anteriores y esperaron el tiempo y los recursos necesarios para preparar las potentes ofensivas parciales que proporcionaron que los días del asedio sobre Leningrado fueron contados.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Lockheed Hudson en la RAAF.

Lockheed Hudson en la RAAF.


 Locheed Hudson de la RAAF

La Royal Australian Air Force RAAF fue el segundo servicio aéreo en utilizar el avión bombardero ligero Lockheed Hudson y el más importante operador de dicha aeronave después de la Royal Air Force. Durante los dos primeros años de la guerra en el Pacífico el Hudson fue el avión de bombardeo más importante de la RAAF, y al igual que todos los aviones aliados en el Pacífico en 1942 sufrió graves pérdidas a manos de los japoneses. 

El gobierno australiano ordenó la utilización de sus primeros Hudsons poco tiempo después de la Royal Air Force, pero decidió utilizar motores diferentes - Pratt & Whitney Twin Wasps en lugar de los motores Wright que equipaban los aviones de la RAF. A pesar de esto la RAAF originalmente designó a sus aviones como Mk I y Mk II al igual que la Royal Air Force. Finalmente la RAF otorgó al Hudson australiano la denominacion Mk IV, mientras que el avión de préstamo y arriendo se convirtió en el Mk IV A.


Tripulación australiana de un Hudson estudiando un mapa

En diciembre de 1941 ocho escuadrones de la RAAF se hallaban totalmente o parcialmente equipados con Lockheed Hudson. Entre todos los escuadrones podrían reunir un total de 77 Hudsons, 24 de las cuales estaban basados en Malasia y Singapur englobados en los escuadrones Nº1 y Nº8, mientras que los restantes 53 bombarderos estaban distribuidos entre las bases de Australia, Nueva Bretaña y las Indias Orientales Holandesas.

El 6 de diciembre de 1941, un  Hudson del Escuadrón Nº 1 se convirtió en el primer avión de la Commonwealth que encontró la flota de invasión japonesa dirigiéndose hacia Malasia. Cuando los japoneses empezaron a desembarcar en el norte de Malasia el 8 de diciembre, el Escuadrón Nº 1 envió seis Hudsons en misión de ataque contra las playas de desembarco llegando a hundir una nave de transporte de 9.700 toneladas y por el contrario la pérdida de dos aviones. Tras los primeros días de lucha,  los dos escuadrones se vieron obligados a retirarse a través de la península malaya, perdiendo 18 de sus aviones a finales de diciembre. Ocho nuevos aviones llegaron el día de Navidad para suplir las perdidas, seguidos de un pequeño número de aviones de la Royal Air Force procedentes del Mando de Oriente Medio, pero las dos escuadrillas pronto se vieron obligadas a retirarse a Sumatra. Una vez allí, el Escuadrón Nº1 se reequipó con 16 aviones y el Escuadrón Nº 8 con 6 Hudson procedentes de la RAF, los dos escuadrones reanudaron sus misiones ofensivas contra los invasores japoneses, pero el 1 de marzo de 1942 el escuadrón Nº1 había perdido todos sus aparatos salvo un solitario avión, y ambos escuadrones fueron retirados a Australia.


Emblema del Escuadrón Nº1

Más al sur, el Escuadrón Nº 13  basado en Ambon, en las Indias Orientales Holandesas, también estaba operando con sus Hudsons, pero las fuertes bajas forzaron al escuadrón su retirada hasta Darwin el 31 de enero de 1942. El Escuadrón Nº 24 era una unidad mixta, recibió cuatro aviones Hudson en octubre de 1940, que operaron junto a aparatos de reconocimiento Wirraways. La unidad tenía su base en  Rabaul desde el 21 de diciembre de 1941, donde operaba como Fuerza de Ataque Avanzado hasta el 20 de enero de 1942, cuando Rabaul fue atacado por más de 100 aviones japoneses. Al final del día el Escuadrón Nº 24 contaba con tan solo dos Wirraways y un Hudson, por ello el personal superviviente fue evacuado de la isla. El escuadrón no recibió  ningún Hudsons más.


Como todos los aviones aliados en el lejano Oriente durante el primer año de guerra, los Hudsons de la RAAF fueron  abrumados masivamente por la superioridad numérica japonesa, sin embargo y a pesar de sus limitaciones permanecieron en primera línea de frente durante los años 1942 y 1943, llevando a cabo acciones contra los japoneses en Timor desde Darwin, luchando en Nueva Guinea y realizando patrullas antisubmarinas de Nueva Gales del Sur.  Poco a poco y sobre todo partir de la segunda mitad de 1943 los Hudson de los diversos escuadrones de la RAAF fueron sustituidos por una amplia gama de aviones más modernos y adecuados para el combate. 

Los Hudson también fueron utilizados por el Escuadrón Nº 459 de la RAAF en el Oriente Medio, concretamente este escuadrón se formó en Egipto en febrero de 1942 y tras un período de vuelos de patrulla frente a la costa egipcia, tomó parte en ataques contra los convoyes de suministro del eje que trataban de llegar al ejército de Rommel en África del Norte. El escuadrón sustituyó los Hudson por Lockheed Ventura a principios de 1944.

martes, 17 de noviembre de 2015

Batalla de Ist.

Batalla de Ist.

 Superdestructor Le Terrible.

La batalla de Ist fue una confrontación naval en el mar Adriático, que se produjo la noche del 29 de febrero de 1944 entre las islas de Škarda y Molat en las cercanías de Ist. El combate tuvo lugar entre destructores de la marina de guerra francesa libre y una pequeña fuerza de navíos italianos bajo bandera de la Kriegsmarine compuesta por dos corbetas, dos pequeños destructores de escolta y tres dragaminas. La flotilla alemana se hallaba en misión de escolta de un carguero. En el enfrentamiento subsiguiente los buques franceses lograron destruir el carguero alemán y una corbeta sin pérdida de nave alguna antes de retirarse. Como se observa, la peculiaridad de este combate naval radica más en el donde, él cuando y sobre todo los quienes que en la magnitud propia del encuentro. Es uno de las pocas acciones de navíos de superficie franceses actuando en solitario.

En 1944 para las operaciones navales en el mar Adriático, la Royal Navy formó la 24ª Flotilla de destructores basada en Bari; diez naves en total donde se incluían tres destructores pesados o superdestructores franceses de la clase Le Fantasque, concretamente el propio Le Fantasque, Le Terrible y Le Malin. Los franceses bajo el mando del capitán Pierre Lancelot operaban en el norte del Adriático, mientras que los británicos harían lo mismo pero más al sur. La velocidad máxima de los destructores franceses, en esos momentos eran las naves mas rápidas del mundo de su clase, les permitía reaccionar con rapidez tanto en misiones de inteligencia como en atacar a los objetivos fijados.

El 29 de febrero los franceses partieron de Manfredonia, cincuenta millas al norte de Bari y pusieron rumbo norte, Adriático arriba. Al mismo tiempo partió un convoy alemán desde Pola compuesto por dos pequeños torpederos -  destructores de escolta de la clase Ariete números TA36 y TA 37, dos corbetas italianas de la clase Gabbiano, la UJ201 y la UJ205 y tres dragaminas pequeños con la misión de escoltar un carguero de 6.311 toneladas, de nombre Kapitan Diederichsen. Los navíos de escolta alemanes habian sido comisionados recientemente y esta era su segunda operación. Las dos flotillas se dirigían una hacia la otra en la oscuridad nocturna de una cerrada noche casi sin luna.


 Torpedero clase Ariete

A las 21:35 h. el radar de Le Terrible pronto descubrió la presencia del grupo de naves al norte y puso rumbo hacia el objetivo avistado. Cuando se confirmó que el grupo objetivo no era aliado, los franceses abrieron fuego contra la posición de los navíos enemigos al oeste de la isla de Ist a una distancia de 10.000 metros, sorprendiendo a los alemanes. Le Malin abrió fuego contra el más grande de los objetivos, el carguero que pronto recibió un impacto. Los alemanes intentaron crear una cortina de humo pero los destructores con su velocidad pronto no necesitaron ni siquiera uso del radar. Le Terrible logró impactar de nuevo sobre la nave de carga mientras Le Malin dirigía su fuego hacia la nave de escolta más cercana. A 5.000 metros Le Terrible atacó el carguero disparando una descarga de torpedos; la primera salva erró en el blanco pero el primer torpedo de la segunda impacto en el centro del casco del carguero que enseguida comenzó a arder y escorarse.

Al mismo tiempo, la corbeta UJ201 pronto se halló bajo el fuego bien dirigido de los cañones de 90 libras de Le Malin  recibiendo seis impactos directos una vez los artilleros franceses encontraron el alcance correcto. La corbeta pronto se convirtió en un amasijo de fuego y destrucción, gracias a ello Le Malin se situó lo suficientemente cerca como para lanzar una descarga de torpedos; parece ser que uno de ellos impactó en la santabárbara  ya que se produjo una tremenda explosión que ilumino el cielo nocturno. La corbeta se hundió inmediatamente con buena parte de su tripulación. Le Terrible y le Malin dirigieron su atención sobre el resto de los escoltas alemanes; el TA36 pronto recibió un impacto en la proa que ocasionó ligeros daños. Por contra,  el TA37 recibió un impacto  en la sala de maquinas cuyo posterior incendio produjo una rápida disminución de la velocidad.

Lancelot estaba a punto de terminar de hundir el barco alemán pero al ver siluetas moviéndose rápidamente supuso la potencial presencia de lanchas torpederas E-Boote decidió retirarse. En realidad eran los dragaminas que acudían al rescate de las tripulaciones supervivientes del carguero y de la corbeta hundida. Lancelot dirigió la flotilla de destructores rumbo sur, hacia el puerto de partida. El Kapitan Diederichsen permanecía a flote, pero sólo por poco tiempo, un intento de remolque falló y la tripulación superviviente fue  traspasada a los dragaminas alemanes a la espera del hundimiento final de su antiguo barco. Sin embargo el destructor TA37 incluso con graves daños pudo ser remolcado con éxito hasta Pola.


Así termino el combate naval de Ist. La presencia de la pequeña flotilla de destructores franceses en el Adriático duró medio año más, periodo en que hundieron dos ferrys de transporte Seibel , dañaron dos más antes de ser trasladados en agosto de 1944 al mar Tirreno en apoyo de los desembarcos aliados en el sur de Francia.