domingo, 1 de diciembre de 2013

Batalla de la isla de Savo II

Batalla de la Isla de Savo: fase I

Proviene de Batalla de la isla de Savo I



Mikawa tuvo gran suerte cuando se acercó a la isla de Savo. A las 23:12 h., envió cuatro hidroaviones con el fin de proporcionar información sobre el despliegue aliado y también para iluminar los blancos en el momento oportuno. Si bien la presencia de estos aviones por encima de las naves aliadas, fue identificada correctamente como hidroaviones de crucero, fracasó a la hora de a los comandantes aliados. A Las 24:00 h., Mikawa ordenó situar los buques en sus puestos de combate y aumentar la velocidad hasta los 26 nudos. La primera nave aliada que se avistó fue el destructor de piquete Blue navegando al sudoeste de la isla de Savo. Vigías en la proa de la nave japonesa, Chokai, divisaron el barco americano a más de cinco millas a las 00:50 h. No era la primera vez que las habilidades ópticas japonesas resultarían superiores a las ventajas electrónicas americanas. Mikawa hábilmente disminuyó su velocidad para reducir su estela y el Blue navegó más lejos, hacia al sur.

Los observadores del Chokai permanecieron alerta cuando a las 01:34 h. observaron al destructor Jarvis tal y como salía de la zona tras haber sido dañado por los ataques aéreos anteriores. Sólo dos minutos más tarde, los mismos vigías avistaron tres "cruceros" a unas seis millas. Eran las confiadas naves del Grupo Sur. La batalla comenzó a las 01:38 h. cuando el Chokai disparó cuatro torpedos hacia el Canberra; todos fallaron. Chokai abrió fuego sobre el Canberra a las 01:43 h. En pocos minutos, los cruceros Furutaka, Aoba y Kako se unió al ataque del Chokai; en esos momentos el Grupo Sur de cruceros aliados se hallaba iluminado por las bengalas lanzadas por los hidroaviones japoneses.



El Canberra quedó fuera de combate por los 24 impactos que recibió en pocos minutos de batalla. Su capitán fue mortalmente herido, y rápidamente perdió velocidad, y un impacto por debajo de la línea de flotación produjo que el barco escorase a estribor de forma severa. Afortunadamente para los aliados, todos los 11 torpedos disparados contra el crucero australiano fallaron. El otro crucero pesado del Grupo Sur, el Chicago, respondió al ataque de forma ineficaz. Su tripulación fue incapaz de comprender que la maniobra repentina del Canberra significaba que ya estaba siendo atacado. A las 01:47 h., un torpedo del Kako golpeó al crucero en su proa por estribor. Un segundo torpedo impactó a popa en la sala de máquinas, pero no explotó. El Chicago no pudo encontrar ningún objetivo para ser bombardeado desde su batería principal, pero se enfrentó al Tenryu con sus cañones de 5 pulgadas, probablemente anotando un impacto que causó muchas bajas en la nave nipona. El Chicago continuó su rumbo hacia el oeste y pronto salió del combate. Inexplicablemente, su capitán no envió ningún informe de esta acción. También se negó a dar órdenes a sus dos destructores. El destructor Patterson estaba enfrentándose por lo menos con tres cruceros japoneses con disparos de artillería, pero fue dañado por los disparos de respuesta y le fue ordenado salir del combate a las 02:10 h. De todas las naves aliadas presentes, el destructor Patterson fue la que estuvo más alerta y también la que mejor .se enfrentó al enemigo. El destructor Bagley lanzó un ineficaz ataque con torpedos para luego dirigirse al oeste. En tan sólo siete minutos, los cruceros de Mikawa habían neutralizado el grupo meridional. Ninguna de las naves del Grupo Sur tuvo la molestia de informar sobre los acontecimientos.

Batalla de la Isla de Savo: fase II

El Grupo Norte, bajo el mando del capitán del crucero Vincennes, permaneció ajeno a la presencia de la fuerza de Mikawa. Durante el enfrentamiento con el Grupo Sur, las fuerzas japonesas se habían dividido en dos columnas separadas. Mas hacia el este estaba el Chokai al frente más el Aoba, Kako y Kinugasa; la columna occidental incluía al Yubari, Tenryu y Furutaka. El único japonés destructor, Yunagi, estaba afanosamente involucrado en un duelo de artillería esporádico con el Jarvis al sur de la isla de Savo.

Previamente, los magníficos vigías del Chokai habían descubierto a las 01:38 h. uno de los cruceros del Grupo Norte, el Vincennes, a la impresionante distancia de nueve millas. Siguiendo el plan de batalla, Mikawa giró hacia el norte para atacar el segundo grupo de naves enemigas. Utilizando la misma táctica que había diezmando el Grupo Sur, los cruceros japoneses atacaron primero con torpedos y acabaron después con fuego de cañón. A las 01:48 h., el Chokai lanzó cuatro torpedos sobre el Vincennes a unas seis millas. Una vez más, las naves americanas fueron sorprendidas completamente. A las 01:50 h., los tres cruceros del Grupo Norte fueron iluminados por potentes reflectores japoneses. Con esta iluminación, los cruceros japoneses encontraron rápidamente sus objetivos. El Chokai iluminó el Astoria a 7.700 yardas; el Aoba encontró al Quincy a 9.200 yardas y el Kako resaltó en la oscuridad al Vincennes a 10.500 yardas. Las naves americanas quedaron atrapadas con sus armas principales apuntando a proa y popa y los japoneses podrían ver las tripulaciones enemigas corriendo sobre sus cubiertas.

La habilidad y el entrenamiento de los artilleros de los cruceros japoneses fueron exhibidas una vez más minuciosamente. El Aoba y el Kako se anotaron éxitos en su tercera salva y el Chokai aceró en su quinto intento. El crucero pesado Quincy rápidamente quedó inmóvil., pero la nave estadounidense murió peleando. Las primeras salvas del Aoba causaron incendios agravados por los propios hidroaviones del Quincy que ardieron rápidamente así como los impactos sobre el puente de la nave. Pronto, Aoba, Furutaka y Tenryu estaban arrojando fuego sobre el Quincy. El crucero norteamericano pudo salir del enfrentamiento con las tres naves niponas antes de ser obligado a quedarse fuera de combate. El Aoba y el Tenryu atacaron al Quincy con tres torpedos mas que se añadieron a la carnicería. Todo ello, combinado con los 54 impactos de granadas de distinto calibre fue suficiente para asegurar la destrucción de Quincy, con la pérdida de 370 integrantes de la tripulación. El crucero fue la primera nave hundirse durante la batalla, a las 02:38 h, convirtiéndose en la primera nave en desaparecer dentro del Iron Bottom Sound.  A cambio, el Quincy infligió el único daño significativo a los japoneses durante la batalla cuando impactó dos rondas de proyectiles de 8 pulgadas en la sala de mapas del puente del Chokai, donde por suerte para los japoneses no se encontraban ni Mikawa ni su Estado Mayor. Se produjeron treinta y seis hombres bajas entre muertos y heridos.
Aun estando bajo el fuego del Kako, el crucero Vincennes rápidamente encontró en el Kinugasa un blanco para sus cañones de 8 pulgadas impactándolo en su segunda salva. El crucero Kako rápidamente comenzó a cañonear con acierto el Vincennes gracias a los fogonazos del propio crucero estadounidense así como los incendios otra vez de sus hidroaviones de observación. Tal y como el capitán de Vincennes intentó maniobrar radicalmente, sufrió un impacto de un torpedo lanzado por el Chokai a las 01:55 h. Otro torpedo, esta vez proveniente del Yubari, explotó a las 02.03 h. El Chokai continuó cañoneando al crucero inmóvil y aproximadamente 74 proyectiles cayeron sobre el buque. La nave fue abandonada a las 02:30 h. para hundirse posteriormente a las 02:58 h. Un total de 332 tripulantes murieron.

La reacción del Astoria ante el repentino ataque japonés refleja la confusión general de todo el Grupo Norte. El oficial de artillería de la nave ordenó rápidamente que sus cañones de 8 pulgadas se enfrentasen al enemigo después de que su barco fuese atacado por el  Chokai, en cambio el capitán de la nave ordenó a cesar el fuego después de llegar al puente y pensar que estaba siendo atacado por naves aliadas. El certero fuego del Chokai puso fuera de servicio dos de las tres torres de 8 pulgadas del Astoria, pero el crucero de la US Navy fue capaz de disparar 53 proyectiles de 8 pulgadas antes que todos sus cañones fueran destruidos. Los disparos del Aoba, Kinugasa y Kako remataron al Astoria ya que fue alcanzado entre 34 y 63 impactos. Se hundió con 216 de su tripulación.




La última acción de la noche ocurrió cuando la fuerza japonesa se retiraba al norte de la isla de Savo. A las 02:16 h., el Tenryu y Furutaka se enfrentaron con el destructor Ralph Talbot que seguía patrullando al norte de la isla de Savo. En el primer intercambio, los japoneses solo impactaron una única vez. Minutos más tarde, el Yubari había iluminado el destructor y rápidamente cayeron sobre él cinco proyectiles. El Ralph Talbot se salvó por un vendaval de lluvia que obligó a la fuerza japonesa continuar su trayecto hacia el noroeste.

Continúa en Batalla de la isla de Savo III