lunes, 26 de octubre de 2015

General Frederick Pile

General Frederick Pile



El general Frederick Pile (1884-1976) fue el jefe del Mando Antiaéreo, unidad englobada dentro de la estructura del Ejército de Tierra británico, durante toda la Segunda Guerra Mundial  desempeñando un papel de gran importante en la defensa aérea de Gran Bretaña, sobre todo contra los bombardeos de Inglaterra en el periodo de 1940-41 y la campaña contra las bomba volantes V-1 y V-2.

Frederick Pile nació en Dublín en 1884 cuando su padre era el alcalde de la ciudad. Ingresó en  la artillería real en 1904 y combatió en el frente francés durante la Primera Guerra Mundial, acabando la contienda como teniente coronel en su modalidad de brevet, más o menos honorifico y condecorado con la Cruz Militar y la DSO. Posteriormente, en 1923 entró a formar parte de Cuerpo Acorazado (Tank Corps) para en 1928 ser Director Asistente de Mecanización dentro de La Oficina de Guerra. Se le dio un mando de unidad en 1932, al encabezar la Brigada del Canal, que tenía la responsabilidad de la defensa del Canal de Suez. Desempeñó este cargo hasta 1936, antes de regresar a Gran Bretaña para ostentar el mando de la 1ª División Antiaérea englobada dentro del Ejército Territorial.


 Emblema del Mando Antiaereo

En 1939 al Teniente General Pile le fue entregado la jefatura del Mando Antiaéreo, puesto que mantendría durante toda la guerra. El  principal problema que se encontró en 1939 y 1940 fue la falta de cañones antiaéreos, antes de la guerra la Jefatura del Estado Mayor había estimado que Gran Bretaña necesitaba 4.000 cañones antiaéreos, cifra que debía ser doblada en 1940, sin embargo a principios de agosto de 1940, justo antes del estallido de la Batalla de Inglaterra Pile sólo tenía a su disposición 2000 cañones y tan sólo recibía 40 nuevas piezas pesadas por mes.

El nuevo rol de Pile implicaba como no trabajar muy de cerca con Hugh Dowding, comandante del Mando de Caza. En teoría Dowding tenía la responsabilidad sobre todos los cañones desplegados para la defensa de Gran Bretaña, convirtiéndose en superior del general Frederick Pile a pesar de que los dos hombres se encontraban en armas diferentes. En la práctica Dowding describió esta situación como una "ficción conveniente" y trató a Pile como un colega y siempre con elogios. Los dos hombres tenían una buena relación de trabajo y Dowding sostenía que el fuego de la artillería antiaérea cumplía cuatro funciones principales: destruir o dañar el avión enemigo; alterar la precisión del bombardeo enemigo; romper las formaciones enemigas haciéndolas más vulnerables al ataque por parte de los cazas y finalmente ayudar a precisar la ubicación exacta de las formaciones enemigas. Pile consideró a Dowding en un sentido igualmente elevado, afirmando el 19 de agosto que "gracias a Sir Hugh Dowding, la invasión de este país no pudo ponerse en práctica".


Cañones antiaéreos de 94 mm

Pile y Dowding abordaron en un principio el hándicap del número limitado de cañones concentrándolos en un número de localizaciones específicas, las más importantes eran las fábricas de aviones, que estaban protegidas por un cuarto del número total de cañones antiaéreos pesados, al mismo tiempo que se debilitaba la barrera antiaérea de grandes ciudades como Londres cuando la ciudad aun no estaba bajo constantes ataques.

Esta situación cambió en septiembre de 1940, cuando los alemanes derivaron sus ataques contra campos de aviación de la Royal Air Force a concentrar sus bombardeos día y noche sobre ciudades como Londres. Al principio los cañones permanecieron en sus lugares de origen, pero rápidamente quedó claro que una  regular y ruidosa barrera antiaérea sería beneficiosa para la moral. Durante la segunda mitad de 1940 se demostró que el uso de los cañones antiaéreos fue más efectivo que la participación de los cazas nocturnos de la RAF ya que entre junio y diciembre los cañones de Pile afirmaron derribar 102 aviones frente a las 35 victorias adjudicadas a la caza nocturna. El Mando Antiaéreo de Pile sostuvo la carga principal en la defensa contra los bombardeos durante el invierno de 1940-41.

En la primavera de 1941 la presión disminuyó inesperadamente, ya que Hitler dirigió su atención hacia el este con la invasión de la Unión Soviética. La mayoría de los bombarderos alemanes que tenían su base en Francia y los Países Bajos también se trasladaron al este y aunque siguieron produciéndose intermitentes incursiones en los próximos años, el máximo problema de Pile en este período fue lidiar con la reducción gradual en el número de personal asignado a su Mando, desde un pico máximo de efectivos en 1941 de 300.000. Parte de su respuesta fue la adopción de las nuevas tecnologías, incluyendo las baterías de lanzacohetes no guiados bajo la supervisión de la Guardia Nacional y diseñados para disparar salvas de 96 cohetes frente al ataque de la aviación enemiga.

En la primavera de 1944 Pile trabajó con el Mariscal del Aire Sir Roderic Hill, comandante de Defensa Aérea de Gran Bretaña, la nueva  y más correcta nomenclatura del antiguo Mando de Caza, diseñando un plan defensivo para ser utilizado contra las bombas volantes V-1. Este plan, llamado "Overlord Diver", tenía tres elementos principales; en primer lugar, bombardear las rampas de lanzamiento y los silos de almacenamiento de las V-1, en segunda prioridad, desplegar tres líneas de patrullas de combate comenzando desde la costa sur de Inglaterra hacia el interior y por ultimo desplegar un cinturón de cañones antiaéreos situados a medio camino entre Londres y la costa del sur. Un total de 192 cañones pesados y un número similar de armas antiaéreas ligeras se asignaron a esta anillo, aunque Pile pronto presionó para tener más piezas con lo que el total aumentó a 376 armas pesadas y 540 cañones ligeros. Al principio los cazas  y los cañones antiaéreos apenas consiguieron coordinarse entre ellos, y por esa razón se decidió reorganizar el sistema.


Batería antiaérea pesada

Los cañones fueron trasladados a una franja del litoral entre Beachy Head y Dover, mientras la aviación de caza tenía asignada su área de acción sobre el mar y el condado de Kent. El cambio de zona se realizó el 17-19 de julio, y por la mañana del 19 de julio de 412 y 572 cañones pesados y ligeros respectivamente, mas 168 Bofors y otros 416 cañones de 20 mm ya estaban listos en sus nuevas posiciones. Esta variación demostró ser eficaz. Anteriormente los cañones eran responsables de tan sólo el 16% de las V-1 destruidas, pero en la primera semana tras el cambio los cañones situados en la costa aumentaron la cifra hasta un 24% y en la segunda semana de agosto alcanzó casi el 40%, ya que 120 de las 305 V-1 destruidas entre el 7 al 14 de agosto fueron por causa antiaérea. Par actuar con justicia, parte del mérito de esta mejora hay que atribuirlo a la utilización de elementos detonadores en las granadas antiaéreas.

Pile en cambio se vio casi impotente frente a los cohetes V-2 , si bien sugirió un esquema de acción en el que los proyectiles antiaéreos estallarían delante de los cohetes con la esperanza de hacerlos explotar en el aire.. Las posibilidades de éxito se estimaron en unos muy bajos porcentajes del 1 por cien o el 1 por mil de los casos, pero Pile nunca tuvo suficiente información sobre los cohetes V-2 para probar la táctica en cuestión. El avance aliado en Europa Occidental y la ocupación de las rampas de lanzamiento de los cohetes alemanes así como la propia disminución en la producción en origen fue paulatinamente acabando con el grave problema de las V-2.


Pile fue condecorado con la Cruz de Gran Caballero y La Muy Honorable Orden del Baño en 1945 Tras la guerra ocupo cargos civiles como Director General de la Vivienda en el Ministerio de Trabajo.  También fue Coronel Comandante de la Artillería Real a partir la 1945 a 1952.