martes, 13 de octubre de 2015

La batalla de la estación de radar de Douvres.

La batalla de la estación de radar de Douvres.

La batalla de la estación de radar de Douvres fue una  operación de comandos que se produjo el 17 de junio de 1944, Encuadrada dentro de la campaña de Normandía, el ataque fue llevado a cabo principalmente por el 41º Commando británico de los  Royal Marines, mientras que la estación de radar y la zona colindante estaban defendidas principalmente por fuerzas de tierra de la Luftwaffe. Precedido el ataque por un bombardeo de la artillería y apoyado por tanques de demolición de minas y anti bunker pertenecientes a la 79ª División Acorazada, los infantes de marina fueron capaces de lograr la rendición de la guarnición germana.


Soldado británico frente a dos tumbas bajo los restos de una antena de radar destruida en la estación de Douvres.

Los desembarcos de la operación Neptuno; la fase naval de invasión aliada de la Francia ocupada por los alemanes comenzaron el 6 de junio de 1944. El radar en Douvres-la-Délivrande era la principal estación de radar de Luftwaffe de la costa normanda. Dicha estación consistía en  una zona fortificada de veinte hectáreas, construida por la Organización Todt y que comprendía un total de cinco radares distribuidos entre treinta posiciones protegidas. Campos de minas, túneles, bunkers, cinco cañones antitanque de 5 cm, un cañón 7.5 cm, un número considerable de morteros, veinte ametralladoras y un anillo de alambre de púas de 20 pies (6,1 m) de altura, formaban la defensa del área.

A las 23:00 h. de la noche del 5 al 6 junio de 1944, los Aliados lanzaron innumerables inhibidores de frecuencia que interfirieron la señal de radar alemán de forma total entre Cherburgo y Le Havre. En la mañana del día 6, el Día-D,  las antenas en Douvres-la-Délivrande estaban inoperativas gracias al bombardeo de la artillería naval aliada y si bien, las tropas canadienses que desembarcaron en la cercana playa de 'Juno Beach' aislaron la estación, los alemanes, defendieron con éxito durante doce días la posición, en espera de un contraataque por parte de la 21ª División Panzer, presente en las proximidades.  Incluso, en una ocasión los soldados de la Luftwaffe fueron reabastecidos con alimentos y municiones  lanzados con paracaídas durante una misión nocturna desde Mont-de-Marsan.

Aun estando cercados y no representar un grave peligro para la magnitud de las fuerzas aliadas desembarcadas en las playas de Normandía, la estación de radar de Douvres debía ser tomada.  Tras descansar  y ser reforzada después del desembarco  iniciales, la 4ª Brigada de Servicios Especial menos el 41º Comando, se trasladó sur a la estación de radar. La misión de la brigada era aislar la estación y de esta forma permitir que otras unidades britanicas avanzasen sin contratiempos en dirección a Caen.

Después de asegurar el perímetro, los comandos nº 46, 47 y 48 fueron enviados al frente de avance en apoyo de las fuerzas canadienses y de la 6ª División Aerotransportada quedando en el área solo el recién llegado 41º Comando. La semana siguiente al desembarco, los comandos continuaron acosando la posición fortificado con ocasional fuego de mortero así como el fuego de los cohetes lanzados por aviones Hawker Typhoon de las unidades de apoyo táctico de la RAF y por las andanadas a cargo de dos tanques Centauro del Grupo de Apoyo de los Royal Marines. Si bien, la presencia de la guarnición alemana no representaba un peligro considerable a los movimientos aliados en el área, si que seguía proporcionando  información de radar a los cazas nocturnos de la Luftwaffe y constantemente detallaba sobre los movimientos británicos.

El asalto comenzó el 17 de junio a las 16:30 h. con un bombardeo de la Royal Navy con piezas de  7.2 pulgadas (180 mm)  de los buques anclados en la costa. Bajo las ordenes de su nuevo comandante, el teniente coronel Eric Palmer, el 41º Comando con el concurso añadido de cuarenta y cuatro vehículos blindados pertenecientes a la 79ª División Acorazada , compuesta por tanques especializados de ingeniería,  atacaron desde el norte mientras que otros tanques creaban un ataque de distracción desde el suroeste. Tras media hora de continuo bombardeo la fuerza blindada avanzó con 28 Sherman Crabs, carros de combate especializados en limpiar minas del 22º de Dragoons, que allanaron el camino a través de los campos minados. Les seguían, 17 tanques Churchill AVRES del 26ª Escuadrón de Asalto equipados con morteros PETARD de 290 mm..  En ese mismo momento, el resto del escuadrón  procedía a cubrir el avance al inutilizar los cinco cañones antitanque de 5 cm. presentes en la posición, mientras los Crabs se dedicaban a abrir brechas dentro de los campos minado,  los AVRES con sus PETARD originaron  consecuencias  desastrosas al enemigo; un proyectil procedente de un PETARD impactó  directo de sobre un cañón de 50mm destruyéndolo mientras  otro explotaba en un emplazamiento a cincuenta metros de distancia. El efecto de fuego de estas potentes armas produjo un efecto devastador sobre los defensores germanos.


Sherman Crab

A las 17:40 h. los 160 hombres del 41ª Comando se unían al  asalto corriendo hacia las posiciones bombardeadas y sobrepasando casi de inmediato las primeras posiciones defensivas para acto seguido asaltar las casamatas, túneles y bunkers abriendo fuego,  entrando en las construcciones y encontrándose con soldados alemanes aturdidos y sorprendidos. Tras haber tomado las principales posiciones fortificadas, estaba claro para los alemanes que al única opción presente era la rendición ya que no existía defensa posible. Al norte de la cuerpo principal de la estación se hallaba  una pequeña posición defendida por 38 soldados alemanes que fue tomada de la misma manera; el bombardeo previo por parte de los AVRE aturdió y acobardó de tal forma a los defensores que se rindieron casi de inmediato.


Churchill AVRE con el PETARD en primer plano

Los doscientos y veinte siete restantes soldados de la Luftwaffe incluyendo cinco oficiales se rindieron y el ultimo de los objetivos designados a la 4ª Brigada de Servicios Especiales fue por fin conseguido. El  41º Comando tuvo seis bajas incluyendo un muerto, mientras que los tanquistas de la 79º División Acorazada sufrieron tres muertos y siete heridos en la acción contra la estación de Douvres. Respecto a la fuerza acorazada, un AVRE fue destruido por el fuego enemigo y otros tres resultaron dañados pero fueron reparados y  pudieron volver al servicio mientras que en la labor de limpiar los campos de minas y abrir brechas de paso, cuatro carros Crabs sufrieron daños por las propias minas.


Once días después del desembarco, el último reducto alemán cerca de las playas fue tomados, las playas de Normandía eran seguras en todos los sentidos. La primera línea de frente seguía estando a dieciocho kilómetros más allá de las playas y eso significaba que la artillería naval aliado podría frustrar cualquier ataque alemán además las fuerzas aéreas aliadas, particularmente los Typhoon dominando el cielo podrían destruir cualquier concentración de tropas alemanas.