martes, 20 de mayo de 2014

Principales características de los regímenes fascistas

Principales características de los regímenes fascistas



Durante el segundo cuarto del siglo XX se produjo en Europa la instauración de regímenes totalitarios fascistas, encabezados principalmente por la Italia de Benito Mussolini y la Alemania nazi de Adolf Hitler. Estas autoritarias formas de gobiernos tuvieron características comunes fáciles de identificar entre las que destacan:

  • Exaltación de la figura del líder.- El máximo dirigente de la nación personificaba la autoridad máxima en las áreas políticas, militares y sociales. Encumbrar a un jefe carismático por encima de la muchedumbre representaba la pretendida máxima desigualdad entre personas. El líder cuyo nombre fue sustituido por un titulo para dar mayor relevancia a su poder, como por ejemplo Duce, Führer o Caudillo siempre altera las formas de gobierno a su antojo.

  • El Estado por encima del individuo para conseguir una subordinación total de la persona y así superar la lucha de clases del comunismo para sustituirla por una masa enorme de individuos dirigidos por una clase de elite convencida de su papel providencial en su misión.

  • Totalitarismo en su máxima expresión, es decir, identificación del único partido existente con el Estado. Si bien al principio se pudo llegar al poder por medio de instrumentos democráticos, una vez en el mando político la creación de policías de partido y organizaciones paramilitares como las SA y SS o la temida GESTAPO fueron utilizadas para eliminar cualquier oposición política, sobretodo socialistas, comunistas y anarquistas. A medio y largo plazo, solo existía un partido único y los funcionarios del Partido eran los funcionarios del Estado.

  • El ultranacionalismo. Estos regímenes llevan al nacionalismo hasta la máxima exaltación, llegando incluso a menospreciar a razas y religiones diferentes. Se elevan los símbolos nacionales incluso recreando la historia en su propio beneficio, dándoles en ocasiones un significado místico y romántico como la cruz gamada, los fasces y el yugo y las flechas. Se exalta la violencia, la juventud y la masculinidad para intentar convencer de la supremacía de la nación sobre resto de las demás razas y de su papel providencial en su dominio.

  • Al principio estos regímenes se basan en ideas de izquierdas que poco a poco van alejándose de las bases marxistas para dar lugar a una compleja mezcla de ideas socialistas, con aspectos nacionalistas y apoyo en un principio de las altas clases burguesas e industriales para evitar el avance del poder comunista.

  • Economía planificada por el Estado sin llegar a la supresión de la empresa privada y alterar el sistema capitalista como en el comunismo, pero si modificando por parte de las autoridades estatales la planificación económica del país. Se tiende al autoabastecimiento y no depender del exterior por tal razón cuando no se consiguen tales objetivos no se duda en la expansión territorial. Se usa el proteccionismo para fomentar la producción interior y disminuir el paro. Se recurre a grandes obras públicas con la finalidad de mejorar la calidad de vida de los habitantes, aumentar el nivel de empleo y conseguir una buena imagen del régimen.

Estas son a grosso modo las características principales de los regímenes fascistas que se dieron en la Europa de los años 30. Italia y Alemania fueron los países mas exponentes de esta corriente ideológica, si bien su traslado a diversos países europeos como Hungria, Rumania y España con regímenes denominados igualmente fascistas se llevó a cabo con importantes matices diferentes.