viernes, 5 de junio de 2015

Mariscal de la RAF Sir Arthur Harris

Arthur Harris.



Arthur Travers Harris, hijo de un administrativo del Servicio Británico de la India, nació el 13 de abril de 1892 en Cheltenham, Inglaterra. Estudió en la escuela Allhallows en Dorset, donde realmente no fue un estudiante estelar y por ello sus padres le alentaron a buscar fortuna en el ejército o bien en las colonias. Eligio este último destino y en 1908, viajó a Rhodesia donde se convirtió en un agricultor de éxito y minero de oro. Con el estallido de la Primera  Guerra Mundial, se alistó como corneta en el 1º Regimiento de Rhodesia. Por un breve periodo, entró en combate en Sudáfrica y África del Sudoeste alemana, si bien en 1915 partió para Inglaterra para ingresar en el Royal Flying Corps.

Volando en  el Royal Flying Corps

Tras completar la formación y entrenamiento, fue destinado en un primer momento a tareas de servicio administrativo antes de ser trasladado a Francia en 1917. Siendo un piloto habilidosos, Harris se convirtió rápidamente en comandante de vuelo y más adelante comandante de los escuadrones Nº 45 y Nº 44. Pilotando en primer lugar Sopwith 1 1/2 Strutters y más adelante Sopwith Camel, Harris derribó cinco aviones alemanes antes del final de la guerra convirtiéndose  d esta manera en as de la aviación. Por estos logros obtuvo la Cruz de la Fuerza Aérea. tras finalizar la contienda, Harris eligió permanecer en la recién formada Real Fuerza Aérea, RAF. Enviado a exterior, fue destinado en varias guarniciones coloniales en la India, Mesopotamia y Persia.

Años de entreguerras

Obsesionado con los bombardeos aéreos, vio en esta opción una alternativa más valida a la  matanza de la guerra de trincheras del conflicto anterior. Harris comenzó adaptando aviones y desarrollando tácticas mientras se hallaba destinado en el extranjero. Regresó a Inglaterra en 1924, cuando le fue concedido el mando de la primera escuadrilla de la RAF equipada con bombarderos pesados.

Trabajando con Sir John Salmond, Harris comenzó a entrenar a su escuadrilla en vuelo de bombardeo nocturnos. En 1927, fue enviado al Colegio de Estado Mayor del Ejército. Mientras estuvo allí desarrolló una aversión hacia el ejército, aunque entabló una buena amistad con futuro mariscal del campo Bernard Montgomery.

Después de graduarse en 1929, Harris volvió a Oriente Medio como oficial superior de aire en el Mando de Oriente Medio. Con sede en Egipto, mejoró sus tácticas de bombardeo y poco a poco fue convenciéndose mas de la capacidad de bombardeo aéreo para ganar futuras guerras. Ascendido a Comodoro del Aire en 1937, le fue concedido al año siguiente el Mando de Grupo Nº 4 (bombardero). Reconocido como un oficial con talento, Harris fue promovido nuevamente a Vice Mariscal del Aire y enviado a la región Palestina y Transjordania donde estaría al mando de todas la unidades aéreas de la RAF presentes en dicha área. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial,  Arthur Harris volvió a Inglaterra para hacerse cargo de Grupo Nº 5.

Segunda Guerra Mundial.

En febrero de 1942, Harris, ya ascendido a Mariscal del Aire, obtuvo la dirección del mando del bombardeo de la Royal Air Force, el Bomber Command. Durante los dos primeros años de la guerra, los bombarderos de la RAF habían sufrido grandes bajas cuando se vieron obligados a desechar los intentos de bombardeo diurno debido a la resistencia alemana. Volando por la noche, la efectividad de sus ataques era mínima sobre todo contra blancos complicados, ya que era difícil si no imposible, encontrar los objetivos. Estudios posteriores demostraron que menos de una bomba de cada diez explotaba en un radio de cinco millas de su objetivo. Para contrarrestar esta baja efectividad, el profesor Frederick Lindemann, persona de confianza del Primer Ministro Winston Churchill, comenzó a abogar el bombardeo de área.


 Halifax sobre una ciudad alemana.

Aprobada por Churchill en 1942, la doctrina del bombardeo de área consistía en ataques contra áreas urbanas con el objetivo de la destrucción de viviendas y el desplazamiento de los trabajadores industriales alemanes. Aunque de forma muy controvertida, esta táctica fue aprobada por el gabinete y proporcionó una manera de atacar directamente a Alemania. La tarea de la implementación de esta política le fue entregada al mariscal Harris y a su Bomber Command. Al principio, Harris se encontró obstaculizado por la falta de aviones y equipos de navegación electrónica. Como resultado de ello, las primeras incursiones de área eran a menudo inexactas e ineficaces.

La noche del 30 al 31 de mayo, Harris lanzó la Operación Milenio contra la ciudad de Colonia. Para montar este raid de mil bombarderos, Harris tuvo que rebuscar aviones y tripulaciones entre las unidades de formación y entrenamiento. Utilizando una nueva táctica conocida como  "torrente de bombarderos", el Mando del Bombardeo era capaz de abrumar el sistema de defensa aérea alemana nocturna conocida como la línea de Kammhuber. El ataque también fue facilitado por el uso de un nuevo sistema de navegación por radio denominado GEE. La incursión sobre Colonia dejó más de 2.500 incendios en la ciudad y estableció el bombardeo de área  como concepto viable.

El raid de Colonia se convirtió en un gran éxito propagandístico, que se mantendría en la memoria  hasta que Harris fuese capaz de montar otra incursión con 1.000 bombarderos o más. Ta y como el Bomber Command crecía con la adición de nuevos aviones, como el Avro Lancaster y el Handley Page Halifax, que estaban disponibles en grandes cantidades, las incursiones de Harris se iban convirtiendo cada vez en mas y mas grandes. En julio de 1943, el Bomber Command, trabajando en conjunto con la USAAF o Fuerza Aérea del Ejercito de los Estados Unidos, inició la operación Gomorra contra Hamburgo. Bombardeando la ciudad en sentido de las gujas del reloj, los aliados destruyeron más de diez millas cuadradas de la ciudad. Animado por el éxito de sus tripulaciones, Harris planeó una incursión masiva contra Berlín para ese otoño.

Creyendo que la destrucción de Berlín provocaría el fin guerra, Harris comenzó la batalla de Berlín la noche del 18 de noviembre de 1943. Durante los cuatro meses siguientes, Harris lanzó dieciséis grandes incursiones sobre la capital alemana. Aunque las grandes áreas de la ciudad fueron destruidas, el Bomber Command había perdido 1.047 aviones durante la campaña, se consideró una derrota británica. Con la inminente invasión aliada de Normandía, al mariscal Harris se le ordenó cambiar de objetivos, pasando de atacar ciudades alemanas a realizar bombardeos de precisión sobre la red ferroviaria francesa.

Encolerizado por lo que percibía como un desperdicio de esfuerzos, Harris obedeció aunque indicó abiertamente que el Bomber Command ni fue diseñado ni equipado para este clase de ataques. Sus denuncias resultaron discutibles de la misma forma que la presunta efectividad de las incursiones del Bomber Command. Tras el éxito aliado en Francia, a Arthur Harris le fue permitido volver al bombardeo de área. Alcanzó el nivel de máxima eficiencia en el invierno/primavera de 1945, Cuando el Mando de Bombardeo pudo atacar las ciudades alemanas de forma rutinaria. La más controvertida de estas incursiones se produjo al inicio de esta  campaña cuando sus aviones atacaron Dresde la noche del 13 al 14 de febrero de 1945, por medio de una enorme tormenta de fuego que ocasionó la muerte a decenas de miles de civiles. Con la guerra acabándose, la última incursión del Bomber Command se produjo la noche del 25 al 26 de abril cuando se destruyó una refinería de petróleo en el sur de Noruega.


Lancasters preparados para la misión

Por ser el máximo responsable y a la vez pieza clave en la campaña de bombardeo de Alemania, como se sabe no exenta de polémica por ser en algunos casos incluso innecesaria, a Arthur Harris se le pusieron distintos sobrenombres, así también fue conocido con Arthur "Bomber" Harris  y "Butcher" Harris (carnicero).

Postguerra.

En los meses posteriores a la finalización de la guerra, existía en el Gobierno británico cierta preocupación acerca de la cantidad de destrucción y muertes de civiles causadas por  el Bomber Command en las etapas finales del conflicto. A pesar de ello, Harris fue promovido a Mariscal de la Royal Air Force antes de que se retirase el 15 de septiembre de 1945. En los años después de la guerra, Harris defendió incondicionalmente las acciones del Mando de Bombardeo indicando que sus operaciones eran equiparables a las reglas de la «guerra total» iniciada por Alemania durante el Blitz de 1940-41.


Al año siguiente, Harris se convirtió en el primer Comandante en Jefe británico en no convertirse en par después de que él mismo rehusase dicho el honor debido a la negativa del gobierno a crear una medalla de campaña independiente para sus tripulaciones de bombardero. Siempre popular entre sus hombres, este hecho consolidó aún más el vínculo. Enojado por la crítica de las acciones de guerra del Bomber Command, Harris se trasladó a Sudáfrica en 1948 y tras regresar a Inglaterra cinco años después, casi que fue obligado por Churchill a aceptar una baronía convirtiéndose en el 1º Baronet de Chipping Wycombe. Harris vivió retirado hasta su muerte el 5 de abril de 1984.