lunes, 1 de junio de 2015

Batalla de Inglaterra; Tácticas de la RAF

Formaciones de caza.


La previsión táctica del Mando de Caza británico durante la década de los años 30 era únicamente la confrontación de cazas contra bombarderos y no contra cazas monomotores enemigos. Por lo tanto, se formularon una serie de “Tácticas de Combate Aéreo” y ante estas normas se adhirió la doctrina que implicaba ni más ni menos que una serie de maniobras encaminadas a la concentración de fuego de un escuadrón de cazas para derribar formaciones de bombarderos. Los cazas de la RAF volaban de forma rígida en secciones de tres aviones en forma de v ("vícs”), con cuatro de esas "secciones" creando una formación cerrada. Sólo el líder del escuadrón, situado en la parte delantera, disfrutaba de libertad para observar al enemigo; los otros pilotos tenían que concentrarse en mantener el orden establecido. Durante el entrenamiento, se enfatizaba en el manual que un ataque por secciones podían romper el orden. El Mando de Caza reconoció las debilidades de esta estructura de combate, pero consideró demasiado arriesgado cambiar de táctica durante la batalla, porque los pilotos de reemplazo,  a menudo con sólo mínimas horas de vuelo, no podían recibir de nuevo formación fácilmente, y para estos inexpertos pilotos era necesario un firme liderazgo en el aire que solo podía ser proporcionado con una formación de combate lo más rígida posible. Los pilotos alemanes apodaron las formaciones de la RAF como “idiotenreihen” o fila de idiotas, ya que esta formación dejaba a los escuadrones muy vulnerables ante cualquier ataque.


 Formación "vic" de tres Hurricanes.

Los pilotos de primera línea de la RAF eran muy conscientes de las deficiencias inherentes de sus propias tácticas. Se adoptó un compromiso por el que dentro de la propia formación del escuadrón se implementase una disposición mucho más flexibles con uno o dos cazas separados que volaban independientemente por encima y por detrás de la formación proporcionando de esta manera mayor observación y protección trasera;  estos aviones solían ser pilotados por los aviadores menos experimentados y a menudo fueron los primeros en ser derribados sin ni siquiera darse cuenta de que estaban siendo atacados. Durante la Batalla de Inglaterra , el 74º Escuadrón bajo el mando del Squadron Leader Adolph “Sailor” Malan adoptó una variante de la formación alemana llamada  "cuatro en línea hacia atrás", hecho que supuso una gran mejora respecto  a la antigua formación "vic". La formación de Malan fue utilizada más adelante de forma generalizada por El Mando de Caza.

Despliegue a nivel de escuadrón y unidades superiores.

El peso de la batalla recayó sobre el 11º Grupo Aéreo. La forma de actuar táctica del máximo responsable del Mando de Caza junto con sir Hugh Dowding, Keith Park, era enviar escuadrones individuales con la misión de interceptar los áridas. La finalidad de esta medida era atacar de forma continua por medio de unidades de cazas e intentar romper las formaciones cerradas de bombarderos germanos. Una vez que los aviones alemanes quedaban desperdigados, las unidades rezagadas podrían ser derribadas una a una. Cuando diferentes escuadrones  alcanzaban un grupo de incursión enemigo, la forma de proceder era la siguiente; los cazas Hurricanes al ser más lentos atacaban los bombarderos mientras que los cazas Spitfires se enfrentaban a la escolta enemiga de cazas.. Este situación ideal no era siempre se daba, y en ocasiones Spitfires y Hurricanes inviertan sus roles. Park también dio instrucciones a sus unidades de entablar ataques frontales contra los bombarderos, ya que eran más vulnerables a este tipo de ataques. Otra vez, en el entorno tridimensional de rápidos movimientos que suponía un combate aéreo, pocas oportunidades existían de realizar un ataque conforme a las tácticas previamente diseñadas. Una cosa era al teoría y otra la práctica.

Durante la Batalla de Inglaterra, algunos comandantes, entre ellos Leigh-Mallory, propuso  que las escuadrones formasen "Big Wings", un método cuyo pionero fue el afamado piloto Douglas Bader y que consistía en utilizar formaciones constituidas al menos por tres escuadrones y así poder atacar en masa al enemigo. Los defensores de esta táctica afirmaron que las interceptaciones a gran escala utilizando este método causaron mayores pérdidas enemigas mientras se reducían las propias bajas. Los detractores en cambio señalaban que la formación de estas grandes alas llevaría mucho tiempo y que a la vez  existiría un gran riesgo de ser atacados los aviones al tener que repostar todos a la vez. La táctica de la "Gran Ala" causó también una sobrereclamación de los derribos por parte de los pilotos, debido a que la confusión en el combate era mucho más grande e intensa. Esta circunstancia indujo a la creencia errónea sobre una eficacia exagerada de la táctica de las "Big Wings" y al posterior análisis equivocado.


Esquema de una formación "Big Wing"

El tema causó intensas discrepancias entre Park y Leigh-Mallory, ya que el 12º Grupo Aéreo estaba encargado de proteger los campos de aviación del 11º Grupo mientras los escuadrones de Park interceptaban las incursiones enemigas. Sin embargo, el retraso en la formación de las "Big Wings" significaban a menudo que las formaciones no llegaban a actuar contra las formaciones de bombarderos enemigas que en ocasiones incluso habían atacado los aeródromos del 11º Grupo. Dowding, puso de relieve el problema de rendimiento de la táctica "Big Wing", presentando el 15 de noviembre al Ministerio del Aire ,un informe realizado por Keith Park. En el informe, se reseñaba que durante el período del 11 de septiembre al 31 de octubre, el uso extensivo de la formación "Big Wing" tan solo había conseguido 10 intercepciones y un único avión alemán destruido, pero su informe fue ignorado. Análisis de posguerra coincidieron con el enfoque de Dowding y Park.
Se ha culpado el relevo de Dowding de su puesto al frente del Mando de Caza en noviembre de 1940, a las discrepancias existentes entre Park y Leigh-Mallory sobre la estrategia a seguir durante los combates diurnos. Sin embargo, los intensos raids y la destrucción causada durante el Blitz dañaron la imagen tanto de Dowding y sobre todo de Park en particular, debido a la incapacidad de desarrollar un eficaz sistema defensivo ante los ataques nocturnos, hecho que el influyente Leigh-Mallory criticó duramente y en bastantes ocasiones.


En general, se podría decir que durante la fase diurna de la Batalla de Inglaterra, no fueron las tácticas empleadas por la RAF las principales causas de la derrota germana en la campaña aérea. Otros factores, como el excelente comportamiento de los pilotos y las prestaciones de los cazas británicos, el cambio de objetivos a mitad de la campaña por parte de los estrategas de al Luftwaffe y la cercanía de los aeródromos ingleses y en contra partida la excesiva distancia de los campos de aviación alemanes que originaba una escaso periodo de tiempo de combate sobre Reino Unido a los cazas germanos, fueron mas significativos que las medidas doctrinales británicas respecto al combate aéreo.