domingo, 27 de septiembre de 2015

Batalla de Eniwetok.

Batalla de Eniwetok.


Marines en la playa de Eniwetok


La batalla de Eniwetok se produjo durante la Segunda guerra Mundial, concretamente del 17 al 23 de febrero de 1944 entre tropas estadounidenses bajo el mando del Vicealmirante Harry W. Hill y el general de brigada Thomas E. Watson contra 3.500 japoneses del general de división Yoshimi Nishida  presentes en la isla Eniwetok del archipiélago de las Marshall, en el Pacifico Central y acabó con la conquista por parte aliada de la posesión japonesa.

Tras la victoria americana en Tarawa en noviembre d e1943, las fuerzas aliadas prosiguieron su estrategia de campaña de "salto de islas" en el Pacifico Central centralizando el avance hacia las posiciones japoneses de las islas Marshall. Como parte de los "Mandatos Orientales" japoneses, las islas Marshall que habían pertenecido al Imperio Alemán como protectorado fueron entregadas a Japón tras la pérdida de los territorios coloniales germanos a la conclusión de la Primera Guerra Mundial. Si bien las Marshall formaban parte del anillo defensivo exterior dentro de la estrategia defensiva nipona, estas islas cambiaron su importancia tras la derrota en las islas Salomón y los reveses en Nueva Guinea por lo que la cadena de islas paso a ser  sacrificable para los estrategas en Tokio, pero no a un precio insignificante. Con esta eventualidad presente, el siguiente paso era concretar que fuerzas estaban disponibles para que la captura de las islas fuera lo más costosa posible para los aliados sin involucrar un numero demasiado alto de efectivos.

Al mando del contraalmirante Monzo Akiyama, las tropas japonesas en las islas Marshall provenían de la 6ª Fuerza Base que originalmente ascendía a una cifra alrededor de 8.100 hombres y 110 aviones. Considerando esos números, se podría decir que la fuera de Akiyama era un conjunto de tropas relativamente grande, sin embargo se diluyó por la exigencia de extender su dominio sobre todo el conjunto del archipiélago Marshall. Además, gran parte de esta fuerza estaba formada por contingentes de trabajo y construcción así como por personal naval, con escaso entrenamiento de combate de infantería.. Como resultado, Akiyama sólo pudo reunir 4.000 oficiales y soldados efectivos. Anticipando que el asalto en primer lugar seria sobre cualquiera de las islas mas exteriores, Akiyama repartió la mayoría de sus hombres en Jaluit, Millie,  Maloelap y Wotje.


Contralmirante Monzo Akiyama

En noviembre de 1943, comenzaron los ataques aéreos americanos con la finalidad de eliminar el poder aéreo de Akiyama, de esta manera se destruyeron 71 aviones. Sin embargo fueron parcialmente substituidos por refuerzos  trasladados desde Truk durante las siguientes semanas. En el lado aliado, el almirante Chester Nimitz planeó inicialmente una serie de ataques en las islas exteriores de los Marshall, pero al conocer de antemano la distribución de las tropas japonesas gracias a las  intercepciones de radio por parte de ULTRA decidió cambiar su planificación. En lugar de realizar asaltos anfibios donde eran más fuertes las defensas de Akiyama, Nimitz ordenó a sus fuerzas moverse y desembarcar en el atolón de Kwajalein en el centro de las islas Marshall. El ataque se produjo el 31 de enero cuando la 5ª Fuerza Anfibia  de del Contraalmirante Richmond K. Turner desembarcó elementos del V Cuerpo Anfibio del general de división Holland M. Smith en las islas que forman el atolón.  Con el apoyo de los portaaviones del almirante Marc A. Mitscher, las fuerzas norteamericanas aseguraron Kwajalein en cuatro días.


Con la rápida captura de Kwajalein, Nimitz voló desde Pearl Harbor para reunirse con sus comandantes.  En la conferencia resultante se llegó a la decisión de atacar de forma inmediata el atolón Eniwetok, 330 millas al noroeste.  Inicialmente prevista para mayo, la invasión de Eniwetok fue asignada al general de brigada Thomas E. Watson al que se le dio el mando de la fuerza compuesta por el 22º Regimiento de Marines y el 106º de Infantería. A mediados de febrero, los planes para la captura del atolón se centraron en desembarcos en tres de sus islas: Engebi, Eniwetok y Parry.  Llegando a Engebi el 17 de febrero, los buques de guerra aliados comenzaron a bombardear la isla, mientras que elementos de la 2º Batallón Independiente de obuses y el 104º Batallón de Artillería de Campaña eran desembarcados en islotes adyacentes, para proporcionar fuego de cobertura.


General de Brigada Thomas E. Watson

A la mañana siguiente, los batallones 1 º y 2 º del 22º de Infantería  de Marina del coronel John T. Walker comenzaron a desembarcar y avanzar tierra adentro.  Fue entonces cuando se encontraron con los japoneses y observaron habían focalizada su defensa en un palmeral situado en el centro de la isla.  El combate se produjo en la maleza y contra pozos de araña, es decir, normales pozos de tirador ocultos, situaciones que demostraron la difícil tarea de localizar al enemigo. Apoyado por la artillería desembarcada el día anterior, los marines lograron al fin vencer a los defensores gracias a la superioridad y asegurar la isla esa misma tarde.  El día siguiente fue utilizado al completo para eliminar los posibles focos de resistencia aun existentes.

Con la toma de Engebi, Watson cambió el foco de atención hacia Eniwetok.  Después de un breve bombardeo naval el 19 de febrero, los batallones 1 º y 3 º del 106º Regimiento de infantería se trasladó en lanchas hacia la playa para el desembarco.  Los infantes norteamericanos encontraron una feroz resistencia, obstaculizada por la presencia de un risco escarpado que bloqueaba el avance hacia el interior.  Estas circunstancias también causaron problemas de tráfico en la playa ya que los amtracs no pudieron avanzar.  Preocupado por el retaso ocasionado, Watson ordenó al comandante del 106, coronel Russell G. Ayers, presionar en su avance.  El duro combate contra los pozos de araña y trincheras y obstáculos formadas por troncos, los japoneses enlentecían de forma considerable el avance de los hombres de Ayers.  En un esfuerzo por asegurar rápidamente la isla, Watson ordenó al 3º  batallón del 22º Regimiento de Marines  desembarcar a primera hora de la tarde.

Nada mas llegar a la playa, los infantes de Marina entraron en combate rápidamente y pronto se llevaron la peor parte al asegurar la parte meridional de Eniwetok.  Después de la pausa nocturna, por la mañana renovaron su ataque y lograron eliminar la resistencia enemiga durante el día.  En la parte norte de la isla, los japoneses continuaron ocupando el terreno y no fueron vencidos hasta el 21 de febrero.  La lucha prolongada en Eniwetok obligó a Watson a alterar sus planes para el ataque a Parry.  Para esta parte de la operación, los batallones 1 º y 2º del 22º de Marines se retiraron de Engebi, mientras que el 3º batallón fue trasladado desde Eniwetok.


Mapa de las operaciones de la captura de Eniwetok

En un esfuerzo por agilizar la captura de Parry, la isla fue sometida a un intenso bombardeo naval el 22 de febrero.  Los acorazados USS Pennsylvania (BB-38) y el USS Tennessee (BB-43), bombardearon Parry con más de 900 toneladas de explosivos. A las 09:00 h. los batallones 1 º y 2 º se desembarcaron tras un intenso bombardeo. Allí, se encontraron con defensas similares a las de Engebi y Eniwetok, sin embargo los Marines constantemente avanzando lograron tomar la isla aproximadamente a las 19:30 h.  Esporádicos combates duraron todo el día siguiente hasta que los últimos reductos japoneses fueron eliminados.


Marines y guardacostas mostrando una bandera japonesa capturada.


La batalla por el atolón de Eniwetok ocasionó a las fuerzas aliadas 348 muertos y 866 heridos mientras que las pérdidas de la guarnición japonesa ascendieron a 3.380 muertos y a tan solo 105 soldados capturados.  Con los objetivos clave en las Marshall asegurados, las fuerzas de Nimitz brevemente cambiaron de estrategia y se dirigieron al Pacifico Sur  para ayudar a la campaña del General Douglas MacArthur en Nueva Guinea.  Hecho esto, las operaciones se reanudaron con la estrategia definida para la campaña en el Pacífico Central con los desembarcos en las Islas Marianas.  De esta manera,  en junio, las fuerzas aliadas obtuvieron victorias en Saipán, Tinian y Guam, así como un decisivo triunfo aeronaval en el mar de Filipinas.