jueves, 26 de noviembre de 2015

Batalla de Tassafaronga 2ª parte.

Batalla de Tassafaronga 2ª parte.

Proviene de Batalla de Tassafaronga 1ª parte.

En ese preciso momento se perdió lo que pudo haber sido un primer golpe devastador por parte de Wright. Cuando el comandante del destructor líder de la formación pidió permiso para lanzar un ataque con torpedo contra la fuerza principal de Tanaka a las 23:16 h. Wright lo denegó hasta que el objetivo presentase un ángulo apropiado. El posterior ataque americano realizado a las 23:20 h. con un total de 15 torpedos procedentes de tres destructores fue ineficaz.

Conforme los torpedos fueron lanzados, Wright desató un torrente de fuego contra los japoneses desde sus piezas de 8 y 5 pulgadas. El objetivo de la mayor parte de este bombardeo era el destructor Takanami, que tras varios impactos y su posterior incendio aun atrajo más la atención. Antes de ser puesto fuera de combate por una avalancha de más de 400 proyectiles de 5 pulgadas, 6 pulgadas y 8 pulgadas el Takanami pudo lanzar su salva completa de ocho torpedos tipo 93. A pesar de ser no más que un casco de hierro en llamas la andanada lanzada resulto ser eficaz. Dos torpedos impactaron sobre el USS Minneapolis a las 23:27 h. uno cerca de la proa y otro en el centro del caso. Otro torpedo impactó sobre el siguiente crucero en línea, el USS New Orleans. La potencia explosiva del torpedo, combinada con la explosión del material de la bodega destrozó la proa del barco hasta la altura del segunda torreta de 8 pulgadas.


Batalla de Tassafaronga

El próximo crucero en línea era el USS Pensacola, que se convirtió en un atrayente objetivo conforme su silueta se divisaba la pasar entre los restos ardientes de los dos cruceros torpedeados con anterioridad. Varios destructores japoneses aprovecharon la oportunidad para dar rienda suelta a sus armas sobre el Pensacola. De los 26 torpedos lanzados por el Naganami, Kawakaze y Oyashio, Kuroshio, uno golpeó en el centro del casco a las  23:38 h. y puso al crucero norteamericano fuera de combate inmediatamente. Diez minutos después, dos torpedos más, posiblemente de esta misma salva, explotaron sobre el USS Northampton cuando la nave se acercaba a la isla de Savo. Estos impactos causaron grandes inundaciones e incendios, efectos que produjeron el hundimiento del crucero a las 03:04 h.


El USS Northampton recibiendo el impacto del torpedo en su costado

Muchos observadores americanos comentaron sobre la efectividad o no de la dirección de tiro artillera controlada por el radar. De hecho, a excepción del desafortunado destructor Takanami, el único éxito logrado fue dañar levemente el destructor insignia Naganami. Cierto es que es difícil impactar sobre un destructor maniobrando a toda velocidad, y en esta ocasión los estadounidenses se vieron obligados a depender principalmente del radar; y el problema del impacto de los proyectiles sobre el agua y la posterior columna de agua que se produce y que confunde el radar  probablemente ayuda en mucho a la ineficacia de la artillería. Una evidencia de la confusión general existente en el combate se muestra claramente por el hecho de que los dos destructores estadounidenses situados en la parte posterior de la formación ambos atacados por fuego amigo procedente de las piezas de los cruceros, aunque por suerte ninguno sufrió daño. Como en ocasiones parecidas la confusión produce exageraciones de cálculo y así Wright afirmó que estaban presentes 17 barcos japoneses en la zona y que nueve de ellos fueron hundidos.

Esta última acción de la campaña confirmó que la Armada Imperial Japonesa  conservaba su ventaja en el combate naval nocturno. Tanaka logró una victoria brillante aunque fue sorprendido y sus naves estaban en desventaja al estar sobrecargadas en sus cubiertas. Sus muy bien entrenadas tripulaciones y con el concurso incomparable del torpedo Tipo 93, se anotaron una señalada victoria. Eso si la única nave perdida, Takanami, tuvo 211 muertos y 26 marineros capturados y solo 33 tripulantes lograron sobrevivir al alcanzar la orilla.


Torpedo Tipo 93, el gran triunfador de la batalla.


Wright asistió a la rápida respuesta de Tanaka por medio de ataques con manteniendo un rumbo fijo durante gran parte de la acción, haciendo de sus naves objetivos excelentes. Incluso en esta última etapa de la campaña naval en Guadalcanal, los americanos aun no tenían idea exacta de las verdaderas capacidades del torpedo Tipo 93. Además del USS Northampton, que fue hundido con la pérdida de 50 hombres, los torpedos que explotaron sobre los otros tres cruceros ocasionaron la puesta fuera de combate de dichas naves durante largos períodos. El USS Nueva Orleans no volvería a entrar en acción durante nueve meses, aparte de la perdida de183 marineros. El USS Minneapolis tuvo 37 bajas fatales y 10 meses de inactividad. El USS Pensacola no regresaría a la acción durante un año entero, y se perdieron 125 hombres de su tripulación.