lunes, 8 de diciembre de 2014

Abwehr; perspectiva general. I

Abwehr; perspectiva general.


Sede de la Abwehr en Berlín

"Amt Auslands und Abwehr", o simplemente Abwehr, fue el servicio de inteligencia militar alemana desde 1866 hasta 1944. La organización es incluso anterior a la formación de la propia Alemania y fue fundada por el gobierno prusiano con la finalidad de reunir toda la información posible, es decir, espionaje, durante la guerra con la vecina Austria. Después de los éxitos iniciales, el servicio de información fue ampliado y mejorado durante la guerra franco-prusiana de 1870. Bajo la dirección de Wilhelm Stieber, la Abwehr situó e infiltró agentes que informaron sobre las operaciones y las posiciones de defensa del ejército francés. Los prusianos consiguieron la victoria final, en gran parte debido al éxito de los espías de la Abwehr. En 1871, Prusia se unió con otros estados alemanes independientes para formar la nación de Alemania. El nuevo país adoptó gran parte del conglomerado administrativo del anterior gobierno prusiano y su estructura militar, incluyendo por supuesto a la Abwehr.

La agencia de inteligencia fue de nuevo puesta a prueba con el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914. Dirigida por Walther Nicolai, agentes alemanes trabajaron en la  identificación, la ubicación y la magnitud de las fuerzas aliadas, ayudando a los tropas germanas en la ruptura del frente y el posterior progreso a través del norte de Francia antes de que comenzara la guerra de trincheras que acabaría en tablas. Las nuevas tecnologías en el campo militar cambiaron la propia naturaleza del espionaje. El director del servicio de información, Walther Nicolai, reconoció la necesidad de una fuerza de inteligencia modernizada y para ello reorganizó el departamento, incluyendo expertos en comunicaciones, municiones fabricación, transporte y cifrado. La agencia violó el sistema de cableado  de las comunicaciones enemigas, en aquel tiempo el telégrafo, interceptando y descifrando los despachos aliados con mucha diligencia.

 La Abwehr envió varios agentes con la misión de espiar la fabricación de gas venenoso en Francia y posteriormente la producción de municiones y barcos de guerra en Gran Bretaña. La organización destinó saboteadores con el fin de interrumpir el envío de armas desde los Estados Unidos a las fuerzas aliadas en Europa. Varios barcos fueron hundidos tras ser identificados por los agentes como transportes de armamento. Estos saboteadores alemanes, a menudo actuando sobre la información recopilada por el Abwehr, prendieron fuego a varias fábricas de armas americanas e instalaciones de almacenamiento. En un principio la eficacia de la Abwehr fue generalmente alta, sin embargo, la pérdida de los códigos alemanes que cayeron en manos de la inteligencia británica debilitó en buena medida la propia competencia del servicio de espionaje.

Tras la finalización de la Primera Guerra Mundial, la Abwehr cesó su actividad bajo los términos del Tratado de Versalles, sin embargo, el servicio de inteligencia fue restablecido en 1921, bajo la dirección del coronel del ejército Erich Fritz Gempp. Durante estos años siguientes a la Gran Guerra, la Abwehr estuvo al frente de los servicios de espionaje de las tres armas: marina, ejército y aviación.

Cuando los nazis lograron el control de Alemania en la década de 1930, Gempp fue sustituido por Konrad Patzig, perteneciente a la Marina de Guerra germana. Algunos miembros de la agencia de inteligencia comenzaron a espiar a su propio gobierno. El partido nazi creó a su vez una organización de inteligencia por separado, el Sicherheitsdienst o servicio de seguridad, dirigido por Reinhard Heydrich. Él y su jefe, Heinrich Himmler intentaron convencer a Hitler para ceder el control de la Abwehr. Patzig se opuso a tal circunstancia y fue sustituido por Wilhem Canaris, entonces capitán de la Kriegsmarine.


Wilhem Canaris, jefe maximo de la Abwehr desde 1935.

En 1935, el nuevo director de la Abwehr, Wilhelm Canaris y Heydrich alcanzaron un acuerdo sobre los roles de cada organismo, dejando  a la Abwehr, responsabilidades exteriores y a la SD, actuar en asuntos interiores, pero ambas agencias entrenaron y mantuvieron sus propias fuerzas de espionaje. Sin embargo,  a partir de 1939, la SD tomó un papel dominante en el espionaje al reunir en un solo cuerpo, el Reichssicherheitshauptamt (RSHA) la seguridad del Tercer Reich y responsabilidades en actividades de inteligencia extranjera.


Durante la Segunda Guerra Mundial, la Abwehr se hallaba dentro del organigrama del Alto Mando de las Fuerzas Armadas OKW, lógico al ser el servicio de información de las Fuerzas Armadas, independiente de las tres armas Luftwaffe, Kriegsmarine y Heeres. Servicios que tenían sus propios equipos de inteligencia defensiva, pero que no realizaban actividades secretas en otros países o zonas no ocupadas.

Continúa en Abwehr; perspectiva general II