lunes, 15 de diciembre de 2014

La batalla de Medenine. 1ª parte.

La batalla de Medenine. 1ª parte.



Erwin Rommel y Giovanni Messe, los maximos estrategas de la batalla de Medenine

La batalla de Mededine fue la ultima acción militar en África del Norte en la que participó directamente el mariscal Rommel. Esta batalla tuvo lugar después de los combates en Sidi Bou Zid y Kasserine contra las novatas tropas norteamericanas que salieron derrotadas. Estas pírricas victorias, ya que el avance germano tuvo que ser detenido por problemas logísticos, dieron un pequeño respiro al "Zorro del Desierto" y  a las tropas del Eje en la parte occidental de Túnez, pudiendo de esta manera centrarse en el sur, enfrentándose a los británicos del 8º Ejército que se estaba  reagrupando ante la Linea Mareth,  con vistas a lanzar una ofensiva con la consabida superioridad numérica propia de Montgomery.

Rommel, como experto en sorpresas que era, consideró la idea de lanzar un ataque antes que los británicos estuviesen preparados para iniciar su ofensiva. También era consciente que era su ultima oportunidad de dirigir a sus tropas en África pues se hallaba en una posición muy discutida de cara a las autoridades militares, tanto en Roma en primera instancia como en Berlín.

La línea Mareth consistía en una serie de fortificaciones construidas por los franceses en la década de 1930 con vistas a evitar cualquier incursión en Túnez desde la ocupada Libia italiana. Se extendía aproximadamente de este a oeste en el área comprendida entre Medenine y Gabes para vigilar la llanura de 36km de ancho entre el mar y las colinas de Matmata. Al oeste de las montañas se hallaba un tramo del desierto conocido como el Dahar. El terreno era quebrado y salpicado por una serie de marismas de agua salada conocida como Chotts. En el extremo norte del Dahar existía un lago salado  particularmente grande y aparentemente infranqueable conocido como Djerid de Chott. Más lejos, hacia el este se encontraba una zona impenetrable de arena suave del desierto. Este inhóspito terreno detrás de las colinas de Matmata se adentraba en Argelia y por consiguiente la única forma práctica de entrar en Túnez hacia la ruta costera era desde el sur.

El 28 de febrero, Rommel convocó a sus generales con la misión de elaborar un plan de ataque. El mariscal alemán como máximo comandante de las tropas en Túnez discutió con el general Messe al mando del 1º Ejército Italiano, así como con el Teniente General Ziegler, en esos momentos al mando temporal del Afrika Korps, pendiente de la llegada inminente del Gen.Lt. Hans Cramer y con los comandantes de las divisiones blindadas, cómo podría lanzar un ataque contra el 8º Ejército. Explicó que la zona de mayor concentración de Montgomery estaba alrededor de Medenine y su importante cruce de carreteras. La ciudad estaba a tan solo 8km delante de la línea Mareth y Rommel sugirió que este iba a ser el objetivo de un ataque sorpresa.

Messe estaba al mando de la formación que llevaría el peso del ataque, el 1º Ejército italiano, y debía ser él, quien propusiese el plan final. Rommel había sugerido un ataque en pinza con la 10ª y 21ª División Panzer desde el norte y la 15ª División Panzer y la 164ª División ligera desde el sur de las colinas de Matmata. Messe pensó que el brazo norte de este asalto procedente de la llanura costera se hallaría bajo peligro, ya que Montgomery había colocado la mayor parte de su artillería. También señaló a Rommel que los ingenieros alemanes habían sembrado esta zona con miles de minas frente al 8º Ejército. Muchos de esas minas eran trampas explosivas y llevaría mucho tiempo despejar las brechas de paso y además al desactivarlas, sus explosiones sólo harían más que alertar a los británicos. En la reunión, todo el mundo parecía ir contra del mariscal de campo, y tal vez se dio cuenta de que ya no era el genio militar que fue una vez y tan solo un comandante que intenta sobrevivir en el tiempo de descuento. La reunión duró cinco horas, tiempo durante el cual Rommel cedió gradualmente y finalmente entregó el asunto a Messe. Estaba cansado de disputas y decidió lavarse las manos.



Plan de ataque de la batalla de Medenine


El plan de Messe, se denominó  Operación Capri, y consistía en varios ataques sincronizados. La 10ª División Panzer, con 40 tanques y con elementos agregados de la 164ª División Ligera avanzaría desde las colinas de Matmata en el norte directamente hacia Medenine con una pequeña fuerza de cobertura más hacia el sur para evitar que pudiesen interferir refuerzos británicos. Al mismo tiempo, la 21ª División Panzer con 40 tanques atacaría desde el oeste hacia las pequeñas colinas en Tadjera, al norte de Medenine que se creían que podían representar el punto clave de la defensa británica. La 15ª División Panzer con 62 tanques atacaría desde el oeste a una posición sobre la carretera principal entre Medenine y la línea Mareth, justo donde estaba prevista que sería el área principal de reunión del próximo ataque británico. Al mismo tiempo, la división italiana ”La Spezia” con elementos de la alemana 90ª División Ligera atacaría a lo largo del eje de la carretera de Mareth en el flanco izquierdo de la 15ª División Panzer. Todos estos ataques se llevarían a cabo desde el flanco derecho de la línea de defensa Mareth, más allá de Matmata Hills.

Continúa en La batalla de Medenine: 2ª parte