jueves, 11 de diciembre de 2014

El asalto y hundimiento del SS Automedon

El asalto y hundimiento del SS Automedon


SS Automedon


El SS Automedon era un barco de pasajeros y de carga que fue atacado y hundido el 11 de noviembre de 1940 durante la Segunda Guerra Mundial por el buque corsario alemán Atlantis. El Automedon transportaba en el momento del asalto, documentos secretos destinados al Mando del Lejano Oriente. La captura de esos documentos parece que desempeñó un papel decisivo en la entrada de Japón en la contienda mundial.

A las 07:00 h. del 11 de noviembre de 1940, la nave Atlantis encontró al carguero Automedon de la compañía Blue Fuñe Line aproximadamente a 250 millas al noroeste de Sumatra. Hora y veinte minutos más tarde, cuando el Automedon se hallaba a menos de 4600 m. el Atlantis quitó las cubiertas de sus cañones y lanzó un disparo de aviso a proa del Automedon. Fue entonces cuando el operador de radio del carguero, envió un mensaje de auxilio; "RRRR - Automedon - 0416N", RRRR significaba  - ataque de corsario armado -, antes que la fuego alemán destruyera los equipos de transmisión. A una distancia de 1800 m., el Atlantis disparó al Automedon, cuatro salvas impactaron sobre el puente y la estructura, acabando con la vida del capitán y sus oficiales. El Automedon ya se encontraba en llamas cuando la tripulación intentó utilizar el cañón defensivo emplazado en la popa del carguero. La última andanada, precisa y mortal, lanzada por el Atlantis mató a los potenciales artilleros del Automedon, deteniendo al mismo tiempo la nave.

Tras tres minutos de bombardeo, se produjo al abordaje del Automedon. La tripulación del Atlantis fue recibida por el primer oficial del carguero. Ulrich Möhr, del Atlantis comentó más tarde que la nave enemiga estaba en pésimas condiciones, el bombardeo a corta distancia había destruido casi que toda la estructura. Seis miembros de la tripulación murieron y 12 más resultaron heridos.

Se procedió a registrar la carga del barco, encontrando repuestos para aviones, motores de automoción, licores cigarrillos y alimentos con destino a Penang, Singapur, Hong Kong y Shanghái. Carga valiosa pero de escasa utilidad para el Atlantis. Sin embargo, tras una búsqueda exhaustiva de la nave se encontraron quince bolsas de correo, marcadas con Top Secret. Sacas destinadas al Mando Británico del Lejano Oriente que contenian gran cantidad de informacion, incluyendo tablas de descodificación, órdenes para la Flota, instrucciones de artillería e informes de inteligencia naval. Tras de perder una hora intentando y abriendo la caja fuerte de la nave tan sólo para descubrir "unos cuantos chelines en efectivo" y tras el registro de la sala de mapas del Automedon, al final se encontró un pequeño bolso verde marcado como "Confidencial" que contenía un informe de Jefe de Estado Mayor destinado al Comandante en Jefe del Lejano Oriente, Robert Brooke Popham.

La bolsa se suponía que debía ser tirada por la borda ante cualquier riesgo de captura, pero las personas en el puente responsables de esa acción, o bien resultaron muertas tras el bombardeo o bien incapacitadas. El informe detallaba la última evaluación de la fuerza militar japonesa en el Extremo Oriente, aparte de evaluar con detalle las unidades de la RAF, la Royal Navy y las defensas de la base de Singapur. Reflejaba una situación sombría de las capacidades militares britanicas, tanto navales como terrestres en Extremo Oriente. En resumen, dicho informe dejaba claro que Gran Bretaña estaba demasiado debilitada para arriesgarse a entrar en guerra con Japón.

El capitán Bernhard Rogge del Atlantis estableció un tiempo limite de tres horas para el registro del barco y la transferencia de la tripulación compuesta por 31 británicos y 56 chinos, 3 pasajeros, sus posesiones, toda la carne congelada y alimentos así como la documentación del barco y las sacas de correos. Transcurrido ese periodo de tiempo, el carguero Automedon fue hundido a las 15:07 h. tras observar que los daños sufridos eran demasiado graves para que la nave fuese remolcada. Sus supervivientes llegaron a Burdeos, Francia, a bordo del capturado petrolero noruego Storstad.


Últimos instantes del SS Automedon

Rogge pronto se dio cuenta la importancia del material de inteligencia capturado y trasladó rápidamente dichos documentos al Ole Jacop, un barco recién apresado y ordenó, tras hacerse cargo de la nave, al teniente comandante Paul Kamenz y seis marineros de su tripulación zarpar hacia Japón. Tras  un viaje sin incidentes llegaron a Kobe, el 4 de diciembre de 1940.

La documentación llegó a la embajada germana en Tokio al día siguiente. El agregado naval alemán envió a Berlín por radiotelégrafo un resumen del plan británico, mientras el original fue llevado a mano por Kamenz, vía férrea, concretamente por el transiberiano. Fue entregada una copia a los japoneses, proporcionando de esta manera valiosa información antes de iniciar las hostilidades. Rogge fue recompensado con la entrega de una ornamentada espada samurái, al igual que otros famosos militares alemanes como Hermann Göring y Erwin Rommel.


Después de leer el informe capturado del Jefe de Estado Mayor, el 7 de enero de 1941 el almirante japonés Yamamoto escribió al Ministro Naval concluyendo que si Japón pudiese atacar a la flota norteamericana de forma exitosa a continuación sería conveniente atacar a las debilitadas fuerzas restantes, britanicas y holandesas, para de esta forma asestar un golpe certero. De esta manera parece enlazarse el ataque sobre Pearl Harbor y el posterior ataque y hundimiento del Prince of Wales y Repulse con el informe de inteligencia capturado en el asalto al Automedon