martes, 22 de mayo de 2012

Caballos panje en el frente oriental.

Caballos panje en el frente oriental.


Trineos en la nieve tirados por caballos panje

Si bien es cierto que los estrategas alemanes cuando las condiciones fueron favorables utilizaron la guerra móvil en su máxima expresión, no por ello hay que olvidar la gran dependencia que sufrían respecto a combustible y repuestos necesarios para llevar a cabo dicho tipo de guerra. Estas dificultades se vieron magnificadas en el frente oriental debido a muchos factores que podrían resumirse en uno; la enormidad del propio frente soviético con los grandes problemas que atañe de forma innata, desde el ancho de vías de los trenes, a las condiciones climáticas estacionales, a las peculiaridades del terreno. Los alemanes no tuvieron otra opción de adaptarse a las circunstancias por medio de la improvisación referente al problema del transporte y suministro.

Hay que reseñar que incluso con los depósitos llenos de combustible, las tropas mecanizadas se paralizan durante dos temporadas al año coincidiendo en primavera con el deshielo y en otoño con las primeras lluvias importantes; en ambos casos se forma la rasputiza o barro en gran espesor que impide cualquier movimiento motorizado. Lógicamente ante este problema los altos mandos alemanes improvisaron la solución de la misma manera que cualquier persona con más experiencia que sabiduría haría, es decir aplicar el refrán de “donde fueres haz lo que vieres”. Y lo que hacían los campesinos y gentes del lugar, aunque fuesen “untermensch” era utilizar los pequeños y robustos caballos panje para todo tipo de transporte.

El panje era un caballo de poca estatura, más bien un pony de origen polaco, muy distribuido entre los agricultores rusos debido a su gran capacidad de trabajo y resistencia a temperaturas extremadamente bajas.

Aunque las divisiones alemanas seguían siendo hipomóviles en su mayoría y la figura equina nunca estuvo desprestigiada, más o menos una división de infantería tenía 5.000 caballos en su “plantilla” y para la operación Barbarossa se utilizaron inicialmente 625.000 caballos,  hay que reseñar que cuando las temperaturas bajan a niveles extremos, los grandes caballos de tiro centroeuropeos no pueden realizar el trabajo encomendado de la manera más eficaz, incluso no pueden realizar ninguna tarea. Es en esos momentos cuando la presencia del panje adquiere un valor incalculable.

Una correcta impresión del papel desempeñado por el caballo panje o más bien las columnas de transporte panje ocurrió en la zona de Vitebsk en enero de 1942, situación perfectamente comparable con cualquier otra acaecida en cualquier otro lugar del frente oriental. Tras la batalla de Moscú el 51º Regimiento Nebelwerfer había perdido la mayoría de sus vehículos orgánico, solo unos pocos camiones estaban disponibles.  Fue entonces cuando las tropas soviéticas lanzaron un ataque sobre las posiciones de Vitebsk, Velizh y Velikiye Luki. Las tormentas de nieves y viento con temperaturas de -30° C dejaron inservibles los caminos al tráfico rodado. Ante esta situación tan complicada, dos baterías de nebelwerfer fueron distribuidas en trineos. A cada batería con seis lanzacohetes de 150 mm se le asignaron 75 caballos panje y tres trineos de munición para cada lanzacohete. Tras atravesar el congelado rio Divna las dos baterías entraron en acción y aliviaron la presión sobre sus compañeros.  E trineo local tirado por panjes fue el único medio de transporte efectivo, pues los grandes trineos que utilizaba el ejército alemán en su funcionamiento normal eran demasiado anchos y puados para los estrechos caminos diseñados para los trineos locales, así por ejemplo cuatro obuses medios tirados por caballos alemanes no pudieron llegar a su destino.

Este es un ejemplo del comportamiento del caballo panje en condiciones de extremo frio como también es excelente el rendimiento sobre el barro. No es de extrañar que durante los primeros meses de 1942 algunas divisiones panzer llegaron a tener hasta 2.000 panjes por ningún vehículo a motor disponible, es por eso que irónicamente llegaron a denominarse “Panje Division” y el empleo más importante fuese el de veterinario.


 Caballos panje en el barro

Resumiendo, ante dificultades extremas los alemanes no dudaron en ningún momento en adaptarse e improvisar soluciones aunque fuesen utilizar los pequeños y fiables ponis de esos subhombres del este.