miércoles, 7 de noviembre de 2012

Kammhuber Line


Kammhuber Line


 "Himmelbetts" de la Linea Kammhuber

La Línea Kammhuber era el nombre con el que se conocía al sistema de defensa aéreo nocturno ideado por el coronel Josef Kammhuber en julio de 1940 y que se mantuvo en vigor durante la Segunda Guerra mundial en Europa Occidental.

En un principio, la Línea consistía en el solapamiento de de la señal emitida por una serie de estaciones de radar situadas en la fachada occidental de Europa, más concretamente entre Dinamarca y hasta aproximadamente la mitad de Francia. Las capas que iban solapándose debían ocupar una superficie de alrededor de 32 km de largo, es decir de norte a sur, y 20 km de ancho, de este a oeste. Cada centro de control era conocido como zona “Himmelbett” o lecho con dosel, y que consistía en un radar Freya con un rango de acción de 100 km, un reflector de luz maestro controlado por radar y un variable numero de proyectores, esta vez bajo control manual, diseminados a través de toda la superficie de la cuadricula.

Cada celda tenía asignado un caza nocturno principal y otro de apoyo. Los cazas nocturnos normalmente utilizados eran Dornier Do 17Z-10, Junkers Ju 88C o bien Messerschmitt Bf 110. Esta técnica de la intercepción guiada desde el suelo o GCI (Ground-controlled Interception) fue precedida por la utilización de cazas monomotores sin equipos de radar instalados, más concretamente Bf 109, que atacaban las formaciones de bombarderos tan solo guiados por los haces de luz de los proyectores, era la denominada Helle Nachtjagd o caza nocturna iluminada.

Las formaciones de bombarderos de la RAF en misión hacia Alemania debían cruzar la Línea Kammhuber necesariamente por algún lugar, cuando esto sucedía el radar Freya localizaba el avión y acto seguido era iluminado por el radar maestro controlado por el propio radar. A continuación los reflectores manuales iluminaban los bombarderos  a la espera del ataque por aprte de los cazas nocturnos sobre el avión o aviones “marcados”. Por desgracia, las numerosas peticiones de reflectores por parte de los burgomaestres de las grandes ciudades alemanas mermaron de forma acusada la operatividad del sistema ideado por Kammhuber.

El sistema de detección fue mejorado con la adición de dos radares Würzburg en cada Himmelbett. El Würzburg, cuyo rango de acción era más corto que el del radar Freya, aproximadamente 30 km, pero tenía más precisión que su “hermano mayor” por lo que se complementaban sus funciones.  Uno de los dos Würzburg fijaba su señal sobre el caza nocturno cuando entraba dentro de la cuadricula asignada y tan pronto como el Freya localizaba el objetivo éste era fijado por el segundo radar Würzburg. Todos los informes de las distintas localizaciones de los aviones eran enviadas la centro de control del Himmelbett permitiendo a los controladores del centro ir siguiendo las trayectorias de ambos aviones.


Uso conjunto del radar "Freya" y de los "Würzburg"

Un oficial dirigía el caza nocturno hacia la intercepción visual del bombardero ingles guiándolo a través de la radio. Todas las operaciones estaba manualmente coordinadas gracias al uso del “Auswertetisch”o mesa de operaciones dividida en cuadriculas. Para poder distinguir mejor el objetivo en la oscuridad, al principio se añadieron a los cazas un dispositivos de infrarrojos de corto alcance conocido como Spanner pero fue prontamente desechado al dar unos resultados muy pobres respecto a su eficacia. Posteriormente se colocó en el avión, el radar de corto alcance Lichtenstein, que  permitía detectar los aviones enemigos de una manera mucho más precisa. Para ello, previamente los operadores en tierra localizaban con los radares de largo alcance los objetivos y dirigían los cazas nocturnos hacia ellos. Debido al uso de estas nuevas técnicas muy efectivas, el uso de reflectores para la localización y posterior derribo de los bombarderos enemigos cayó poco a poco en el lógico desuso.

Las estaciones de batalla fueron conocidas como las “salas de opera Kammhuber” y fueron desarrolladas en 1942 y mejoradas periódicamente hasta el final de la guerra.

Así para aumentar la potencia de detección llegaron a juntarse 16 radar Freya formando el llamado “Mammut”, un gigante amasijo de cables y antenas de 30 metros de lado por 10 de alto con el que se conseguía un alcance de 320 km. Dieciséis mamuts fueron empleados en la Línea Kammhuber. Tras el Mamut vino el “Wasserman” que no era ni más ni menos que 8 Freya colocados uno encima de otro formando una torre de 60 metros y que proporcionaba un rango de detección de 240 km.

Todos estos ingenios electrónicos supusieron grandes dificultades para el mando de bombardeo aliado, dificultades que fueron más o menos subsanadas con las contramedidas correspondientes.