martes, 20 de noviembre de 2012

Tratado Sikorski-Mayski


Tratado Sikorski-Mayski


Firma del Tratado Sikorski-Mayski

El tratado Sikorski-Mayski fue un tratado firmado entre la Unión Soviética y el gobierno de Polonia en el exilio  el 17 de agosto de 1941. El nombre de dicho acuerdo deriva de las dos personalidades que lo firmaron; el primer ministro polaco Wladyslaw Sikorski y el embajador soviético en Londres, Ivan Mayski.

Tras la firma del pacto de no agresión entre la Alemania Nazi y el régimen comunista de la URSS, los soviéticos tomaron parte de la guerra al invadir Polonia gracias a los protocolos secretos de dicho pacto. Como consecuencia de dicha invasión y posterior reparto de Polonia, las autoridades soviéticas consideraron las zonas ocupadas como parte integral de su propio territorio y los hasta hace poco tiempo polacos como ciudadanos soviéticos, Polonia había dejado de existir como estado y aproximadamente 2 millones de polacos fueron arrestados y encarcelados por la NKVD y otras organizaciones soviéticas.

Lógicamente tras esta situación las relaciones entre el gobierno polaco en el exilio y la URSS fueron inexistentes por no decir  belicosas, circunstancia que cambió con la invasión del territorio soviético por las tropas germanas el 22 de junio de 1941. Anthony Eden como ministro de asuntos exteriores del gobierno británico, presionó a las autoridades polacas en el exilio para restablecer relaciones diplomáticas con la URSS, ahora que tenían un enemigo común, la Alemania de Hitler. Wladyslaw Sikorski como primer ministro entabló el 30 de julio de 1941 negociaciones con el embajador soviético en Londres, Iván Mayski,  y el 17 de agosto se firmaba el tratado entre Polonia y la URSS. A finales de año, Sikorski viajó a Moscú en misión diplomática con el futuro embajador polaco en la capital soviética, Stanislaw Kot y con el jefe de la delegación militar polaca en al Unión Soviética, el general Zygmunt Szyszko-Bohusz.

Si bien, el gobierno polaco en el exilio demandó a las autoridades soviéticas que declarasen nulo y carente de validez todos los pactos firmados entre la URSS y Alemania, Stalin rechazó considerar cualquier sugerencia de devolver cualquier territorio ocupado por medio de los protocolos secretos del Pacto Molotov-Ribbentrop, es decir, el dictador soviético no consideraba la ocupación de Polonia de 1939 como un acto ilegal.Aunque fue por defender a sus aliados polacos por lo que Gran Bretaña entro en la guerra, las circunstancias habían cambiado y tras la entrada de la URSS en el conflicto la visión estratégica inglesa hacia los polacos era muy diferente por eso las autoridades británicas presionaron al gobierno polaco a retirar su demanda como así lo expreso el propio Winston Churchill “ No podemos forzar a nuestro nuevo aliado ( URSS) de forma urgente  a que abandone, en teoría, regiones de su frontera tan vitales para su seguridad”. El gobierno polaco accedió pero solo después que Gran Bretaña plasmase por escrito que todos los acuerdos de antes de la guerra que fijasen las fronteras de Polonia quedasen nulos o invalidados. El mismo 30 de julio de 1941 en que se firmó el Tratado Sikorski-Mayski, el ministro Anthony Eden expuso a la Cámara de los Comunes los detalles de dicho acuerdo. Respondiendo a la pregunta parlamentaria sobre la posición de Gran Bretaña ante el tratado, Eden dijo “el intercambio de información que acabo de leer en las dos cámaras no involucra ninguna garantía en las fronteras por parte del gobierno de Su Majestad”.

 El gobierno polaco en el exilio si obtuvo éxito al obtener el beneplácito de los soviéticos en la creación del Ejercito Polaco en el Este, formado tras la liberación de los ciudadanos polaco que se hallaban en los campos de trabajo. A pesar de las dificultades que puso el gobierno soviético, muchos polacos fueron liberados del confinamiento y se les permitió unirse al Ejercito Polaco creado de forma oficial el 12 de agosto. Se formó el II Cuerpo Polaco bajo el mando del general Wladyslaw Anders y contenía aproximadamente 75.000 soldados. Sin embargo una vez los soldados polacos salieron de la URSS en marzo de 1942 a través de Oriente Medio, Stalin revocó la amnistía y entre junio y julio arrestó a todos los diplomáticos polacas presentes en la Unión Soviética.

Las autoridades polacas en el exilio desde un principio de las conversaciones con los soviéticos estaban tras la búsqueda de aproximadamente 25.000 oficiales polacos desaparecidos en Rusia. Stalin siempre replicaba que debieron haber escapado a Mongolia o esconderse en cualquier parte de Rusia, que al ser un país enrome era una opción más que posible. En abril de 1943, las agencias de noticias alemanas informaron que habían encontrado tumbas masivas de soldados polacos en Katyn. El gobierno polaco en el exilio solicitó a la Unión Soviética examinar la información del caso al mismo tiempo que pedía ayuda la cruz Roja para que verificase los informes alemanes sobre el asunto. El 25 de abril, Stalin rompía relaciones diplomáticas con el gobierno polaco utilizando las protestas del gobierno polaco en el exilio sobre las ejecuciones en el bosque de Katyn como pretexto.


Tumbas de oficiales polacos en Katyn

El 24 de abril de 1943, Sikorski se reunió con Eden y pidió ayuda por parte de los aliados para interceder en la liberación de prisioneros polacos que aun quedaban en los gulags y prisiones soviéticas. Sikorski declinó la demanda soviética de retirar las suplicas de esclarecimiento de las situación ante la Cruz Roja. Anthony Eden rechazo ayudar a los polacos y la Unión soviética como se ha comentado anteriormente, rompió relaciones con Polonia acusando al gobierno polaco de colaborador con el régimen nazi. A pesar de las reiteradas suplicas polacas ante los gobiernos de Gran Bretaña y de los Estados Unidos, éstos decidieron no presionar a la URSS. Tras la contención en primer lugar de la ofensiva alemana en el este y el posterior contraataque soviético, Polonia perdió toda la importancia y valía como aliado ante las potencias occidentales en comparación con el gigante soviético.