martes, 13 de junio de 2017

Dinamarca en la Segunda Guerra Mundial.

Dinamarca en la Segunda Guerra Mundial.

Desde 1815, tras las guerras napoleónicas, la pequeña nación de Dinamarca con una población de alrededor 5 millones de personas siempre había buscado su seguridad en la neutralidad, y de hecho el país fue neutral durante la Primera Guerra Mundial. Como intento de aumentar dicha seguridad ante cualquier agresión, firmó un pacto de no agresión con Alemania en la primavera de 1939. Aunque el principal socio comercial de Dinamarca era Gran Bretaña, que recibía las exportaciones danesas de productos lácteos, estaba claro que Dinamarca se hallaba dentro de la esfera de influencia del Tercer Reich alemán. Su conquista en abril de 1940 por parte de Alemania fue una extensión natural de la operación Weserübung, el plan de Adolf para tomar Noruega. La ocupación de Dinamarca era esencial si Alemania quisiera tomar el control de Noruega.

En el momento de la invasión alemana, Dinamarca tenía un ejército de tan solo 14.000 hombres, de ellos 8.000 recién reclutados. La pequeña Marina de Guerra tenía sólo 3.000 marineros y 2 buques de defensa costera construidos en 1906 y 1918. La fuerza aérea, repartida entre el ejército y la marina de guerra, constaba de tan solo 50 aviones obsoletos. La invasión alemana, llevad a cabo antes del amanecer del 9 de abril de 1940, duró sólo 2 horas. El gobierno ordenó un alto el fuego tras la ocupación de Copenhague, dejando tiempo insuficiente para que el gabinete o el mismo rey Christian X y su heredero Frederik IX pudiesen abandonar el país y exiliarse al extranjero. Inicialmente las autoridades alemanas de ocupación interpusieron un suave trato con las instituciones danesas, así se alcanzó un acuerdo con el Gobierno danés para que la mayoría de las funciones gubernamentales siguiesen bajo control danés.


El Rey Christian X, muestra indudable del sentimiento patriota danés.

Dinamarca proporcionó importantes bases militares a Alemania así como la exportación de esenciales productos alimenticios, como productos lácteos y carne. De hecho, el aporte cárnico llegó a constituir hasta el 10% de los requisitos alemanes en este producto. Esta situación de colaboración más o menos pacifica duró aproximadamente tres años, durante el periodo 1940-1943, con la presencia casi esporádica de focos de resistencia.

La política oficial danesa fue colaborar con Alemania en la medida necesaria, una política apoyada por la mayoría de la población. Dicha colaboración se basaba en la suposición de que los alemanes honrar su promesa de no interferir en los asuntos internos daneses, pero una y otra vez las autoridades de ocupación violaron dicho el acuerdo, exigiendo equipamiento militar e insistiendo en el cese en sus funciones de determinados funcionarios públicos. Los alemanes también exigieron a Dinamarca una mayor contribución al esfuerzo bélico y por ello las autoridades danesas instaron a aproximadamente 100.000 ciudadanos de Dinamarca ir a trabajar en Alemania para evitar ser reclutados. Tras la invasión germana de la Unión Soviética, los alemanes obligaron al Gobierno danés a ilegalizar el partido comunista y aceptar el reclutamiento y formación de un Cuerpo Libre Danés destinado a combatir en el Frente Oriental. En noviembre de 1941, Alemania insistió que Dinamarca se uniese al Pacto Anti-Komintern.


Miembros del Cuerpo Libre Danes

Desde un principio hubo ciudadanos daneses que se opusieron a la ocupación alemana del país. En el momento de la conquista alemana de Dinamarca, 232 barcos mercantes junto con 6.000 marineros se hallaban en lata mas, esas naves no regresaron a sus puertos sino que fueron a engrosar la flota mercante aliada participando en los posteriores convoyes del Atlántico y Ártico. En última instancia, 1.500 de estos marineros perdieron la vida, y el 60% de la flota se perdió. En 1944, marineros daneses formaron las tripulaciones de dos dragaminas británicos y otros ocho mil ciudadanos daneses ingresaron en distintas fuerzas armadas aliadas para proseguir la lucha contra las potencias del Eje.

En 1940, se formó un Consejo Danés en Londres, que en 1942 se convirtió en el Movimiento Dinamarca Libre. Henrik Kauffmann, embajador danés en los Estados Unidos, se desvinculó del gobierno danés y firmó un tratado en 1941 en el que se otorgaba en concesión bases militares en Groenlandia para ser utilizadas por las fuerzas armadas estadounidenses. De forma similar, en abril de 1940 fuerzas británicas ocuparon las Islas Feroe, otra posesión danesa. En mayo de 1940, los aliados también ocuparon Islandia, que se declaró independiente en 1944. En la primavera de 1942, Berlín nombró a Werner Best comisionado del Reich para la ocupada Dinamarca y el duro y estricto Generalleutnant Hermann Hanneken se le otorgo el mando de las fuerzas germanas en el país con la orden de "gobernar con mano de hierro". Tales acciones enfurecieron a los daneses y condujeron a una sublevación en agosto de 1943.

El cambio de sentido del resultado de la guerra, los mensajes provenientes de la radio británica y la prensa ilegal danesa ayudó en buena medida a que la opinión pública cambiase desde la colaboración a la resistencia ante el invasor. Los alemanes no pudieron confiscar los aparatos de radio, y gracias a este hecho muchos daneses escuchaban diariamente a la British Broadcasting Corporation (BBC). La demostración de fuerza de al sublevación de agosto y diversas huelgas evidenciaron el fin a la colaboración. Intentos por parte de las autoridades danesas para aplastar las manifestaciones terminaron en fracasos. También hubo enfrentamientos violentos entre daneses y soldados alemanes en algunas ciudades de provincia. Tras estos hechos, los alemanes declararon el estado de emergencia el 29 de agosto, detuvieron a la mayoría de los miembros del ejército danés y en efecto asumieron el control del gobierno del país.


Huelgas  y sublevaciones en Dinamarca

En septiembre de 1943, la Gestapo llegó a Dinamarca e inició un reinado de terror que duró hasta el final de la guerra. Aproximadamente 6.000 daneses fueron enviados a campos de concentración, y cientos fueron ejecutados directamente. Muchos ciudadanos daneses buscaron refugio en Suecia. El Consejo por Dinamarca Libre se convirtió de facto en el gobierno clandestino, se formó un ejército insurgente, y se realizaron más de 2.000 actos de sabotaje, un 30 % de ellos en Copenhague. El Consejo Danés de la libertad dividió el país en seis regiones, ejerciendo la autoridad central a través de su Comité de Mando. Al final de la guerra, la resistencia danesa llegó hasta la cifra de 40.000 integrantes. Los actos de sabotaje tuvieron poco efecto en el esfuerzo de guerra alemán, aunque sí tuvieron un positivo impacto psicológico en la población danesa como prueba visible de la no colaboración de Dinamarca con Alemania.

Daneses de todas las profesiones resistieron activamente ante los esfuerzos alemanes de deportación de los judíos. Si bien Best ordenó la detención de todos los judíos en Dinamarca, más de 7.000 escaparon de la persecución; 5.500 fueron trasladados a Suecia en barco. Sólo 472 judíos fueron capturados y enviados a Theresienstadt. La población danesa no se olvidó de aquellos que habían sido enviados allí; y regularmente enviaron paquetes de alimentos y ropa, gracias a estas acciones sólo 52 de los judíos allí presentes perecieron. Los alemanes rindieron Dinamarca el 4 de mayo, y la resistencia danesa tomó el control del país al día siguiente. El 5 de mayo, una compañía del 13º Batallón Aerotransportado británico llegó a Copenhague junto con el General de División R. H. Dewing, al frente de la misión para Dinamarca del SHAEF. Tropas de infantería británica marcharon en Dinamarca el 7 de mayo.


Alegría desmedida el día de la liberación de Dinamarca

Al día siguiente, soldados de la 1ª brigada Paracaidista británica recibieron la rendición formal de todas las fuerzas alemanas. Cuando el Comandante alemán en la isla de Bornholm se negó a rendirse, aviones soviéticos bombardearon las ciudades de Ronne y Neks el 7 y 8 de mayo, causando grandes daños pero pocas muertes. El 9 de mayo, buques de guerra soviéticos llegaron a Ronne y los alemanes se entregaron. Sin embargo, las tropas soviéticas ocuparon la isla hasta abril de 1946. Tras la guerra, el Gobierno danés ordenó la detención y el castigo de aproximadamente 34.000 colaboradores con los nazis. Después de la guerra, los daneses prefirieron establecer una liga de neutralidad armada con Noruega y Suecia, pero a regañadientes siguieron a Noruega en la entrada de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). En 1951, el gobierno danés firmo un acuerdo, eso sí sin gran entusiasmo, con los Estados Unidos para la concesión de bases navales y aéreas en Groenlandia.