lunes, 12 de junio de 2017

Puente aéreo sobre Demyansk III

Puente aéreo sobre Demyansk


Escudo conmemorativo de la batalla sobre la bolsa de Demyansk. Se observa de forma clara la importancia del suministro aéreo.


A principios de marzo de 1942, las baterías de artillería llegaron a estar al 30% de su carga básica normal. Curiosamente, la división de las SS "Totenkopf" fue la responsable de consumir cerca del 50% de la munición de artillería utilizada por todo el II Cuerpo de Ejército durante el puente aéreo. Los aviones de transporte de Morzik también llevaron  a la bolsa reemplazos y equipamiento. Las divisiones de infantería Nº 123 y Nº 290 fueron particularmente castigadas, pero la industria alemana no podía proporcionar armas suficientes para equipar estas unidades, por lo que fue utilizado de forma general el armamento enemigo capturado. La Luftwaffe suministró al II Cuerpo 147 ametralladoras DP soviéticas así como 10 cañones antitanque de 45 mm para suplir las carencias en armamento ya que los defensores podían utilizar munición capturada al enemigo.

La unidad de transporte aéreo de Morzik también tuvo que suministrar por aire la cercada guarnición alemana en Kholm. Aunque las necesidades de abastecimiento del Kampfgruppe Scherer fueron mucho menores que las del II Cuerpo en Demyansk, su corta pista de aterrizaje de 500m estuvo bajo el fuego de artillería enemigo desde casi el principio del asedio. Uno de los últimos Ju-52 en despegar antes de cerrarse el cerco, avión repleto de soldados heridos, recibió un disparo directo de la artillería enemiga. Presionado por el personal del OKL en Berlín, Morzik realizó un intento desesperado de aterrizar siete Ju-52 del 9º KGrzbV en Kholm el 25 de febrero, teniendo éxito en la entrega de municiones necesarias pero perdiendo en contra cuatro aviones en la operación. La líneas de suministro a Kholm estuvieron bajo peligro de forma mucho más acentuada que en Demyansk y por ello se perdieron 27 Ju-52 antes que la guarnición fuese relevada en mayo de 1942. Por esta razón principal, Morzik recurrió al uso de paracaídas y de planeadores para suministrar aéreamente la guarnición cercada.

Cuando en mayo de 1942 las comunicaciones con Kholm y Demyansk se abrieron, la Luftflotte I había realizado 14.455 operaciones aéreas sobre ambas bolsas proporcionando un total de 24.303 toneladas de suministros y equipamiento, así como la cifra de 15.446 soldados de reemplazo desembarcados en los viajes de ida y 22.093 heridos evacuados en los trayectos de regreso. Sin embargo, el costo en perdidas fue muy alto; 125 aviones destruidos (106 Ju-52, 17 He-111s y dos Ju-86) en el puente aéreo, otros 140 fueron dañados gravemente y murieron 387 integrantes de las tripulaciones. Esta tasa de pérdidas equivalió a casi la mitad de los aviones de transporte construidos en Alemania durante 1942. 


Ju-52 ambulancia

Además, a menudo se olvida que el puente aéreo de Demyansk no cesó cuando las operaciones alemanas restablecieron las líneas de comunicación terrestres. A mediados de mayo de 1942, dos terceras partes de los requisitos mínimos de suministro diarios del II Cuerpo todavía fueron suministrados por Luftflotte I ya que sólo de 50 a 100 toneladas diarias iban llegando a Demyansk por el corredor terrestre de Ramushevo. El único respiro para los alemanes fue que el tiempo primaveral permitió a la Luftwaffe entregar más suministros con menos aviones y así Morzik envió todos los aviones disponibles salvo tres grupos que ya habian sido reintegrados a sus unidades de origen.

Con destino Demyansk se produjeron 18.639 vuelos de transporte después de estar abierto el pasillo de Ramushevo, situación bastante desconocida igual que  tampoco es corriente saber que el abastecimiento por vía aérea de Demyansk estaba todavía en curso cuando seis meses más tarde comenzó el puente aéreo de Stalingrado. Fue la incapacidad de la Luftwaffe de llevar a cabo dos operaciones de transporte aéreo al mismo tiempo la causa por la que Hitler llegó a reconsiderar su decisión de mantener el saliente de Demyansk. Aunque el puente aéreo salvó el II Cuerpo de Ejército y la guarnición de Kholm, posteriormente el propio Morzik observó la operación  como un fracaso ya que el "momentáneo éxito" alentó a Hitler aferrarse a posiciones fijas sin posibilidad alguna de retiradas tácticas.

El transporte aéreo de Demyansk – Kholm también tuvo dos principales consecuencias operacionales en la Luftwaffe. En primer lugar, la transferencia de tripulaciones aún en formación desde las escuelas de vuelo en Alemania alteró gravemente el programa de entrenamiento de la Luftwaffe. En segundo lugar, el consumo de 42.155 toneladas de combustible de aviación, aproximadamente un tercio de la producción del Tercer Reich de combustible de aviación para un mes, fue una gasto exorbitante de combustible que la Luftwaffe lamentaría más adelante.