jueves, 8 de junio de 2017

Puente aéreo sobre Demyansk II

Puente aéreo sobre Demyansk

Junkers Ju-52 del puente aéreo sobre Demyansk


Sin embargo, las instalaciones en tierra de Demyansk eran primitivas y en un principio el ejército era renuente a suministrar tropas para la descarga porque necesitaban a cada hombre en el frente por lo que los suministros no llegaba a destino de forma adecuada. No obstante, estos problemas se resolvieron gradualmente y el puente aéreo logró el suficiente suministro de alimentos, combustible, munición y repuestos necesario para mantener el II Cuerpo en acción. A finales de febrero de 1942, Morzik recibió otros cinco grupos de transporte y a principios de marzo recibió tres más procedentes de las escuelas de vuelo en Alemania, disponiendo en total de más de la mitad de la flota de aviones de transporte de Alemania sobre todo Ju-52. La Luftwaffe también envió aviones Ju-86 y algunos Fw-200 Cóndor para participar en el puente aéreo.

No pasó mucho tiempo antes de que la VVS percibiese la magnitud e importancia del puente aéreo realizando un esfuerzo concertado con el fin de interferir y disminuir el tráfico aéreo. En pocos días, solitarios cazas soviéticos comenzaron a atacar transportes Ju-52 con destino a Demyansk derribando a mas de una docena a finales de febrero, así mismo, bombarderos soviéticos también comenzaron a atacar regularmente las dos pistas de aterrizaje de Demyansk, causando interrupciones en el suministro y más pérdidas de aviones. La Luftflotte I disponía de muy pocos cazas Bf-109 para garantizar la superioridad aérea sobre Demyansk, este hecho no fue impedimento para que los combates aéreos entre cazas sobre la bolsa fueran aumentando en marzo. Los alemanes reclamaron 162 aviones soviéticos derribados sobre esta zona en marzo, pero a cambio perdieron 52 aviones de transportes Ju-52. El fuego antiaéreo soviético también fue convirtiéndose en un problema considerable a lo largo de la ruta de aproximación a Demyansk, causando bajas entre los aviones que volaban a baja altura. La llegada del deshielo a finales de marzo también ocasionó problemas en las pistas de aterrizaje de Demyansk al convertirse en verdaderos lodazales.

De forma tardía, la Stavka reconoció la importancia de interceptar el puente aéreo de Demyansk y a principios de abril transfirió el 6º Grupo Aéreo de Choque (UAG o udarnaya aviatsionnaya gruppa) con seis regimientos de caza aumentado la potencia aérea del Frente Noroccidental. La llegada del 6º UAG permitió a la VVS disputar a los alemanes de forma seria el espacio aéreo sobre Demyansk causando grandes daños en el puente aéreo de la Luftwaffe. La fuerza aérea germana también transfirió mas cazas a la Luftflotte I, hecho que permitió la continuación del transporte aéreo, aunque con un significativo desgaste.



Morzik decidió que era el momento de cambiar de táctica, y así ordenó a sus formaciones de transporte que operan en grupos más grandes, a veces con cazas de escolta y a una altura entre 1850 m. y 2500 m. intentando de esta manera estar por encima de la cota del fuego antiaéreo. Debido el cambio de táctica y una mayor protección por parte de los cazas, la Luftflotte I logró mantener las pérdidas de Ju-52s en cifras asumibles así según sus registros se perdieron tan sólo ocho aviones en abril, pero en cambio se reclamaron el derribo de más de 260 aviones soviéticos. En el otro bando, las fuerzas aéreas soviéticas asociadas al Frente Noroccidental no pudieron llevar a cabo ni solo ataque sobre las bases de Morzik en Pskov u Ostrov, circunstancia que podría haber interrumpido seriamente el puente aéreo.


El puente aéreo proporcionó los suministros necesarios para mantener el II Cuerpo de Ejército en un estado óptimo de combate. La provisión de alimentos poco a poco fue aumentando hasta llegar a disponer de una reserva de cuatro a cinco días, pero su distribución a las tropas de primera línea distaba mucho de ser satisfactoria. El heno y avena para los caballos fue un tema completamente distinto, muchos caballos sufrieron desnutrición y por ello se produjeron muertes por inanición. No fue hasta el 4 de marzo que la Luftwaffe fue capaz de alcanzar el requisito de 300 toneladas diarias. Incluso al final, los aviadores de Morzik fueron capaces de superar la cuota diaria y suministrar 544 toneladas en un solo día siendo ésta, la mayor cantidad de suministros entregados. Sin embargo, la mayor demanda se produjo en referencia a la munición de la artillería, llegando a ser de 80 a 100 toneladas, por día. Una batería de piezas de 150 mm. podía disparar una tonelada de munición en menos de dos minutos. 

Continúa en Puente aéreo sobre Demyansk III