lunes, 25 de mayo de 2015

Reclamaciones y recompensas en la Fuerza Aérea Soviética

Reclamaciones y recompensas en la Fuerza Aérea Soviética


Insignia de las Fuerzas Aéreas Soviéticas

A diferencia y al mismo tiempo en cierta manera en concordancia con el sistema político comunista presente, en la URSS existió un modelo distinto a la hora de evaluar la actuación de los componentes de la Fuerza Aérea Soviética. VVS acrónimo Voenno-Vozdushnye Silyde  en comparación con sus homólogos de otras nacionalidades, tanto enemigas como aliadas. Si bien la solicitud de reclamaciones de los pilotos de caza soviéticos era más o menos la misma que sus equivalentes de otras fuerzas aliadas, si que existía diferencias en el reconocimiento oficial de aquellos aviadores que conseguían un número considerable de victorias. No solo eran los pilotos de caza quienes recibían consideración por parte del pueblo llano y de la autoridades militares sino también aviadores y aviadoras, no deben olvidarse el papel de las mujeres en todos los niveles de las fuerzas armadas soviéticas, que participaron en misiones diversas como apoyo táctico terrestre, misiones de bombardeo y de reconocimiento, así como el personal de tierra y técnico, los propios jefes de escuadrón y regimiento; cualquiera podía ser candidato a una condecoración si pertenecía a una unidad donde alguno de sus miembros se había distinguido en algún tipo de misión, fuese cual fuese su ocupación.


Camaradería soviética, ¿real o ficticia?

El proceso de envió y verificación de las reclamaciones no era complicado, como no, solo hacía falta una fuente que apoyase la reclamación, como en el resto de fuerzas aéreas. Esa fue la mecánica durante la Gran Guerra Patriótica y más o menos de forma fidedigna, en cambio las reclamaciones de acciones realizadas durante la Guerra Civil en España, la olvidada y casi desconocida guerra contra Japón a finales de los años 30 y la Guerra de Invierno contra Finlandia son menos fiables debido a la escasez de informes sobre esos conflictos. En España, las reclamaciones tendieron a acreditarse más sobre la base del grupo que la del el individuo, hecho acorde con la ética política de la propiedad colectiva, sin embargo en China y en Finlandia, el exceso de reclamaciones por parte de los pilotos soviéticos fue exagerado, incluso en Finlandia llegó a ser extravagante, mas aun al conocer la verdadera composición de las Fuerzas Aéreas Finesas.

Las recompensas durante la Gran Guerra Patriótica a los pilotos distinguidos eran también diferentes al resto de componentes de otras fuerzas aéreas, salvo la Aeronáutica Nazionale Republicana italiana que  desde su formación a finales de 1943 también introdujo un incentivo económico a semejanza de las Fuerzas Aéreas Soviéticas. Para cuantificar las remuneraciones a los pilotos, Stalin emitió en 19 de agosto de 1941 la Orden nº 0299 que daba instrucciones sobre las normas para al concesión de recompensas. El sistema de esta orden para los pilotos de caza se podría dividir en las siguientes categorías:

Combate aire - aire

Por cada avión enemigo derribado el piloto recibía la suma de 1000 rublos. Además en el momento en que un piloto conseguía su tercera victoria era recomendado para una recompensa gubernamental, al conseguir otro trío mas de victorias se concedía de forma automática una segunda recompensa gubernamental y por último al conseguir la décima victoria conseguía la más alta condecoración de la Unión Soviética, la Estrella Dorada de Héroe de la Unión Soviética, además de 10.000 rublos.

La condecoración de Héroe de la Unión Soviética, además del reconocimiento público supuso para los supervivientes a la guerra, prosperidad y protección de una nación que cuidó y agradeció a sus héroes de una manera mucho mejor que la mayoría de los países aliados.

Aviones  en misiones de ataque terrestre.

Por cinco salidas contra las fuerzas terrestres enemigas se recibían 1500 rublos y por quince se llegaban a los 2.000 y una recomendación para una recompensa gubernamental. A las 25 salidas se otorgaba una segunda recompensa gubernamental y 3.000 rublos. Por último quien conseguía llegar a las 40 salidas o mas se le concedían 4.000 rublos y la ansiada condecoración de Héroe de la Unión Soviética.

Aviones de caza contras aeródromos enemigos.

Por cuatro salidas con éxito donde se destruyeran aviones enemigos los pilotos de caza recibían 1.500 Rublos. Por diez días de ataque o cinco noches se entregaban 2.000 rublos y una recompensa gubernamental. Veinte días o diez noches estaba premiado con una segunda recompensa gubernamental y 3.000 rublos, y 35 salidas diurnas y 20 nocturnas se gratifica con 5.000 rublos y la condecoración de Héroe de la Unión Soviética. Solo las misiones que tenían y se acreditaba el éxito contaban para el sistema de recompensas.



Es necesario y lógico conocer el valor del dinero en la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial para valorar correctamente el incentivo económico que recibían los aviadores. En el periodo de 1941-42 con 1.000 rublos no se podían comprar muchas cosas, un par de buenas comidas en un restaurante de Moscó menguaba en gran parte esa "paga extra". Los pilotos en su mayoría destinaban el dinero recibido de una forma más eficaz cambiándolo por mercancías de primera necesidad, sobre todo víveres ya que se sabe que las condiciones nutricionales eran pésimas, de esta forma aumentaba la calidad de vida de las tripulaciones que arriesgaban día a día sus propias vidas.

En resumen, en un estado comunista donde la propiedad colectiva debía imperar sobre los aspectos individuales no deja de ser paradójico que los pilotos soviéticos recibiesen gratificaciones económicas por sus acciones contra el enemigo, si bien,  toda la unidad podía beneficiarse de dichas recompensas y estas tampoco suponían una gran mejora de las condiciones de vida. Este hecho tal vez pueda explicarse por el mero hecho que la realidad en tiempos de guerra no es ni nunca será la misma que en tiempos normales.