domingo, 28 de octubre de 2012

El llamamiento del 18 de junio de 1940


El llamamiento del 18 de junio de 1940


Charles De Gaulle hablando a los franceses

El 18 de junio de 1940 , el general Charles De Gaulle pronunció por medio de las ondas de radio un llamamiento a los franceses a la resistencia activa contra los invasores germanos.

Dicha locución fue emitida desde los estudios londinenses de la BBC a las 22:00 h. del 18 de junio aunque fue grabado cuatro horas antes, a las 18:00 h. La grabación del 18 de junio no solo se convirtió en uno de los documentos sonoros más  importantes de la Historia de Francia sino también de la Historia Universal.

El contenido del mensaje radiofónico aparte de llamar a la resistencia del pueblo francés contra el invasor también significó una clara y rotunda aversión al armisticio pedido por el general Pétain un día antes, el 17 de junio.

Con este mensaje, el general charles De Gaulle se convirtió en la cabeza visible del movimiento de resistencia exterior frente al régimen colaboracionista del anciano general Pétain. Sin embargo, se dieron algunos matices que deben ser comentados.

La autoridades británicas ante la situación tan complicada a mediados de junio de 1941, con sus aliados franceses batiéndose en retirada, no sabiendo si iban o no a pedir el armisticio, no vieron con buenos ojos la emisión del mensaje y tampoco la misma figura emisora, el propio De Gaulle, a quien consideraban poco conocido y preparado. Sin embargo, Winston Churchill dio sus apoyo pleno a que fuese un francés, en este caso De Gaulle, quien soliviantase a sus propios compatriotas.

Hay que reseñar que el discurso del 18 de junio tuvo en Francia muy poco seguimiento debido lógicamente a los momentos tan convulsos que se producían a diario en esos momentos. No obstante, el 22 de junio, De Gaulle volvió a ser emitido por las ondas repitiendo aproximadamente  el llamamiento de cuatro días antes con casi las mismas palabras, y  esta vez si obtuvo la audiencia buscada. Con la condena a muerte para el general De Gaulle emitida el día 2 de agosto del mismo año por el gobierno de Vichy, el llamamiento del 18 de junio se convirtió de una forma rotunda en el documento primordial de la resistencia contra el invasor y sus colaboradores.

El llamamiento de junio fue incluido, en 2005, dentro del Programa Memoria del Mundo de la Unesco, donde se recogen los principales documentos del patrimonio documental de interés universal. Cuatro documentos componen el lote del llamamiento del 18 de junio:

  • ·         manuscrito del llamamiento del 18 de junio
  • ·         la grabación radiofónica del propio llamamiento
  • ·         manuscrito del cartel publicado el 3 de agosto
  • ·         el propio cartel donde aparece la frase famosa “Francia ha perdido una batalla ¡Pero Francia no ha perdido la guerra!

Texto del llamamiento.

Los oficiales que desde hace varios años están al mando del Ejército han formado un gobierno. Ese gobierno, alegando la derrota de nuestro ejército, ha establecido comunicación con el enemigo para cesar los combates.

Por supuesto, hemos sido y estamos hundidos por la fuerza mecánica, terrestre y aérea del enemigo.

Infinitamente superiores en número, los tanques, los aviones y la táctica de los alemanes nos han hecho retroceder. Los tanques, los aviones y la táctica de los alemanes han sorprendido a nuestros mandos, hasta el extremo de llevarlos a la situación en la que hoy se encuentran.

Pero, ¿Se ha dicho la última palabra? ¿La esperanza debe desaparecer? ¿La derrota es definitiva? ¡No!

Créanme, a mí, que les hablo con conocimiento de causa y les digo que nada está perdido para Francia. Los mismos medios que nos han vencido pueden darnos la victoria.

¡Pues Francia no está sola! ¡No está sola! Tiene un vasto imperio de su lado. Puede formar bloque con el Imperio Británico que domina el mar y continúa la lucha. Puede, como Inglaterra utilizar sin límites la inmensa industria de los Estados Unidos.

Esta guerra no se limita al triste territorio de nuestro país. Esta guerra no se decidió en la Batalla de Francia. Esta guerra es un guerra mundial. Todos los errores, todos los retrasos, todos los sufrimientos no impiden que haya, en el Universo, todos los medios necesarios para aplastar un día a nuestros enemigos. Aplastados hoy por la fuerza mecánica, podemos vencer en el futuro con una fuerza mecánica superior. El destino del mundo está en juego.

Yo, el general De Gaulle, actualmente en Londres, invito a los oficiales y soldados franceses que se encuentren en territorio británico, a que aquí viniesen, con sus armas o sin ellas; invito a los ingenieros y obreros especialistas de la industria de armamento que se encuentren en territorio británico, a ponerse en contacto conmigo.

Pase lo que pase, la llama de la Resistencia Francesa no debe apagarse y no se apagará.

Mañana, igual que hoy, hablaré por la Radio de Londres.
Charles De Gaulle