martes, 2 de octubre de 2012

Operacion Pekin


Operación Pekin



Destructores polacos dirigiendose a Gran Bretaña

La Operación Pekín o Pekin Plan fue tal vez la primera operación naval de la Segunda Guerra Mundial. Tres destructores de la Armada Polaca ante el riesgo de ser destruidos si se quedaban en los puertos del mar Báltico, zarparon días antes del inicio de la contienda para unirse a la flota británica y de esta manera, aun estando lejos de sus aguas patrias, seguir colaborando a la derrota del Tercer Reich de Hitler.

Los destructores Burza (Tormenta), Blyskawica (Rayo) y Grom (Trueno) viajaron por el Báltico y llegaron a los puertos británicos sin daño alguno. Las razones para el establecimiento de la operación eran lógicas. La división de destructores era l unidad más moderna y avanzada de la Armada Polaca, eso si la Kriegsmarine gozaba de gran superioridad técnica y material sobre las fuerzas armadas de Polonia y más aun en un mar cerrado como es el Mar Báltico. Por estas razones se decidió “evacuar” los destructores polacos ante un amas que certera destrucción si se iniciaba la guerra, circunstancia que era más que posible que ocurriera como así fue.

Los inconvenientes eran más morales que militares, la “huida” de los destructores podía parecer un abandono a la suerte de los polacos, pero no existía otra solución para salvar las naves y esta debería darse antes del inicio de las hostilidades ya que una vez iniciada la guerra tampoco habría oportunidad de cruzar los estrechos daneses al estar bajo el control de al Luftwaffe.

El 24 de agosto de 1939, el teniente general Sir Adrian Carton de Wiart como jefe de la misión militar británica con las autoridades polacas presionó para que las unidades más modernas de las fuerzas navales polacas fueran evacuadas del Báltico. Al principio el mariscal Edward Smigly-Rydz se negó a tal presiones, por razones anteriormente citadas pero al final accedió.

Tal vez la causa principal por la que Edward Smigly-Rydz permitiera la salida de los destructores se debió a la intención del mando aliado de poder instaurar un puente de suministro por la frontera rumana. Los mandos militares tenían la esperanza de poder aguantar la embestida de la Whermacht el tiempo suficiente para ir ordenadamente retrocediendo hacia la frontera polaco-rumana, al sureste del país. De esta manera se formaría una bolsa de resistencia que podría ser abastecida de armamento y municiones suministradas por las potencias occidentales. Los tres destructores polacos, para entonces ya en la filas de la Royal Navy se encargarían de escoltar los cargueros que transportarían dichos suministros.

La orden de evacuación fue firmada y entregada en sobres cerrados por el Contraalmirante Jozef Unrug el 26 de agosto de 1939, un día después de la firma del Pacto de Defensa Común Polaco-Británico. El 29 de agosto fue emitida la transmisión “Pekin, Pekin, Pekin” por orden del mariscal Smigly-Rydz dando luz verde a la salida de los destructores. Los respectivos comandante de los tres destructores recibieron la orden a las 12:55, rasgaron los sobres y a las 14:15 zarparon. La flota estaba al mando del Komandor Poruczink ( capitán de fragata)Roman Stankiewicz y  los destructores Burza, Blyskawica y Grom al mando de los capitanes de fragata Stanislaw Nahorski, Wlodzimierz Kodrebski y Wlodzimierz Hulewicz respetivamente.

La flota navegó sin problemas a través del Báltico entrando en el Oresund a medianoche. Fue entonces cuando avistaron al crucero ligero Konigsberg y aun destructor germano, pero no hubo combate pues aun no había comenzado la guerra. Al día siguiente atravesaron el Kattegat y el Skagerrak siendo el día 31 de agosto seguidos y vigilados por hidroaviones alemanes. En ese momento la flota cambio de rumbo dirigiéndose hacia Noruega para el anochecer volver a cambiar de rumbo y poner proa al Reino Unido. A la 09:25 del 1 de septiembre ya en el Mar del Norte, las tripulaciones son informadas de la invasión de Polonia por fuerzas enemigas y a las 12:58 la flota se reúne con los destructores británicos HMS Wanderer y HMS Wallace que escoltan a sus homólogos polacas hasta el Leith, el puerto de Edimburgo donde atraca la flota a las 17:37.



Destructor polaco "Burza"


La operación Pekin fue un éxito ya que los destructores polacos participaron durante toda guerra al lado de la Royal Navy salvo el Grom que fue hundido en Narvik en 1940. Como era d esperar las distintas unidades de la marina polaca que se quedaron en el Báltico o bien fueron capturadas o bien hundidas por los alemanes, como el destructor Wicher y el minador Gryf.