martes, 26 de noviembre de 2013

Batalla de la isla de Savo I

Batalla de la Isla de Savo

Antecedentes y primeros movimientos

La campaña naval más larga de la guerra del Pacífico comenzó el 07 de agosto de 1942 cuando los Estados Unidos lanzaron su primera ofensiva de la Segunda Guerra Mundial. El objetivo era   el inacabado aeródromo japonés situado en la isla de Guadalcanal dentro del archipiélago de  las Islas Salomón. Fueron enviado cinco batallones de marines  contra la débil resistencia por lo que rápidamente tuvieron éxito en la captura de la pista de aterrizaje, circunstancia que se produjo en la tarde del 8 de agosto.

La sorprendida guarnición japonesa de la isla estaba compuesta por tropas de construcción y fue incapaz de evitar el avance americano hacia el aeródromo. Sin embargo, las advertidas fuerzas japonesas presentes en el área de Rabaul respondieron rápidamente. La primera reacción llegó en forma de un ataque aéreo con 27 bombarderos G4M1 escoltados por 18 cazas A6M2 modelo 21. Un grupo de nueve bombarderos en picado D3A también fue enviado a Guadalcanal que se hallaba a 565 km, aunque carecían del alcance suficiente para regresar a Rabaul. Uno de los cazas regresó, dejando 53 aviones disponibles para el ataque a las unidades navales que se hallaban en la cabeza de playa norteamericana. El ataque fue un completo fracaso que costó la perdida de cinco bombarderos, dos ceros y todos  bombarderos en picado  a cambio de un solo impacto de bomba sobre un destructor norteamericano. Los cazas  estadounidenses que defendían a sus compatriotas también sufrieron importantes bajas. Se perdieron nueve aviones, pero el objetivo de desbaratar el desembarco no se consiguió.

Al día siguiente, 8 de agosto, los ataques aéreos japoneses continuaron. Esta vez, 27 bombarderos cargados con torpedos y escoltados por 15 cazas se dirigieron a Guadalcanal. Incapaces de encontrar su principal objetivo, los portaaviones estadounidenses, volvieron a atacar la cabeza de playa. En realidad el ataque fue llevado a cabo por 23 bombarderos. Gracias a los cazas norteamericanos y al fuego antiaéreo, 18 de los bombarderos fueron destruidos, junto con dos cazas. En el bando contrario, un destructor fue alcanzado por un torpedo y finalmente se hundió en el trayecto de regreso a los Estados Unidos para ser reparado y un bombardero se estrelló en un transporte, circunstancia que provocó un grave incendio que obligó al final a su hundimiento por su propia tripulación.

Los ineficaces ataques aéreos no fueron las únicas reacciones previstas por los japoneses. Tan pronto como el vicealmirante Mikawa se enteró del desembarco norteamericano en  Guadalcanal, decidió ejecutar un ataque naval  nocturno con las unidades de superficie que estaban disponibles. A las 08:30 h. del 7 de agosto, ordenó a sus cinco cruceros pesados disponibles reunirse en Simpson Harbor en Rabaul. Estaban incluidos aparte de su nave insignia, el crucero pesado Chokai, las cuatro naves del Sentai 6 que estaban ancladas en Kavieng fuera del alcance de cualquier ataque aéreo aliado. También se añadieron a la fuerza de Mikawa dos viejos cruceros ligeros del Sentai 18 y tan solo un anticuado destructor disponible. Salvo las cuatro naves  del Sentai 6, ninguno de esos barcos nunca había trabajado con el resto. A las  14:30 h. la fuerza de ataque había recibido sus órdenes y, bajo el propio mando de Mikawa, zarpó de Simpson Harbor.


Vicealmirante Mikawa Gunichi

Mikawa disponía de muy poca información sobre el tamaño  de las fuerzas estadounidenses alrededor de Guadalcanal y, un aspecto aun más importante aún, la ubicación de la fuerza de portaaviones americanos. Los aviones de largo alcance que despegaron de Rabaul fueron incapaces de encontrar los portaaviones, pero Mikawa eventualmente sí que recibió información sobre la ubicación y el número de naves aliadas presentes en las aguas de Guadalcanal. Un informe proporcionado por un hidroavión lanzado desde un crucero indicaba que la fuerza americana era más grande que la suya propia, pero estaba seguro de que la superioridad japonesa en tácticas de combate nocturno aumenta las probabilidades de éxito. A las 13:00 h. puso rumbo desde la isla de Bougainville hacia el sur, más concretamente hacia la zona de las islas Salomón que pronto sería conocida como "la ranura". Su intención era atacar a la fuerza de desembarco estadounidense durante la noche del 8 al 9 de agosto. La fuerza naval japonesa navegaría por el sur de la isla de Savo y entraría en las aguas de Guadalcanal que pronto sería conocida como “Iron Bottom". Una vez dentro, los cruceros japoneses podrían dedicarse a hundir en primer lugar las unidades enemigas situadas frente a Guadalcanal antes de girar hacia el norte y atacar los buques situados frente a Tulagi. Hay que tener en cuenta que en las instrucciones de Mikawa no se hace mención de atacar la flota de transporte.

El plan japonés contaba con la sorpresa.. Si la fuerza de Mikawa fuese detectada previamente, podría ser atacada por aviones estadounidenses de los tres portaviones que operaban al sur de Guadalcanal o, incluso si su fuerza no fuese atacada desde el aire, se enfrentaría a una superior fuerza de superficie aliada una vez llegase a aguas de Guadalcanal. El inminente desastre para los aliados estaba directamente relacionado con su incapacidad para descubrir la aproximación de Mikawa. Hubo ciertamente muchas oportunidades para asegurar que las naves aliadas estuviesen preparadas  y esperando a Mikawa en Guadalcanal. A las 20:00 h. la flota japonesa fue descubierta el 7 de agosto al sur del canal de St George por el  submarino S-38. A la mañana siguiente, en 10.26 h. un avión Hudson de la Royal Australian Air Force (RAAF) avistó la fuerza naval de Mikawa al este de Bougainville. La tripulación RAAF informó dicha flota estaba compuesta por "tres cruceros y tres destructores, dos portahidroaviones  o lanchas cañoneras" con rumbo sureste  y con una velocidad de 15 nudos. Un segundo Hudson volvió a detectar la flota japonesa a las 11:01 h. e informó que incluía dos cruceros pesados, dos cruceros ligeros y una nave desconocida.

La fuerza naval aliada de Guadalcanal estaba bajo el mando general del contraalmirante Richmond Turner. Turner había nombrado al contraalmirante británico Victor Crutchley como su suplente. Turner tenía buenas razones para creer que sus naves de Guadalcanal recibiría el aviso adecuado de un contraataque japonés. Además de los aviones americanos y australianos volando desde Nueva Guinea que cubrían las aguas al sur y al este de Rabaul, hidroaviones norteamericanos PBY y bombarderos B-17 patrullaban toda la zona de las Islas Salomón contra cualquier movimiento enemigo hacia el sur desde la base japonesa del Pacifico central situada en Truk. Incluso después del informe por parte del submarino  S-38 de la flota japonesa avanzando  hacia el sur a gran velocidad el 7 de agosto, Turner preveía que si los japoneses continuaban en esa dirección serian detectados de nuevo por las patrullas aéreas. Sin embargo, el plan de búsqueda estadounidense creado apresuradamente contenía varios agujeros, que se exacerbaron por problemas meteorológicos. Los sectores más propensos a contactar con los japoneses fueron obviados debido a las condiciones climáticas, y una solicitud para una búsqueda por la tarde en la zona más peligrosa fue ignorada. Mikawa cronometró su aproximación cuidadosamente a fin de no entrar en la zona de peligro de ser avistado hasta el final de la tarde, mucho después de los vuelos de la mañana habían alcanzado los límites más alejados de sus alcances. El hecho de que no se habían realizado las patrullas en el sector más probable de avistamiento de la flota enemiga sólo se le comunicó a  Turner a las 23:33 h. del 8 de agosto.


Crucero pesado Chokai, buque insignia de la flota japonesa.

Los dos Hudsons que avistaron las fuerzas japonesas durante la mañana tenían órdenes de mantener el contacto hasta que llegase otro avión a la zona sin embargo no cumplieron tal cometido. Además de eso, sus habilidades para identificar los tipos de buque enemigos fueron muy deficientes. Lo peor fue que dichos informes de contacto no llegaron a  Turner hasta bastante tiempo después; a las 19:00 h. para el primer contacto y a las 21:30 h. para el segundo caso.

Dada la falta de datos de contacto después de las 11:01 h. y la identificación errónea de la fuerza japonesa, que incluía  dos portahidroaviones que no planteaban ninguna amenaza para la cabeza de playa del desembarco, Turner no hizo nada para aumentar el estado de alerta de sus naves en Guadalcanal. Debido a estas erróneas informaciones dedujo razonablemente que la intención de la flota japonesa era la creación de una base para hidroaviones la isla de Santa Isabel, al noroeste de Guadalcanal. Turner fue culpable de intentar discernir las intenciones japonesas, sin tener en cuenta el peligro existente y sin prepararse para el curso de las acciones navales que podrían ser peligrosas. Su incapacidad para alertar de la posibilidad de un ataque japonés tendría consecuencias trágicas.

Orden de batalla

Armada de los Estados Unidos



Task Force 62
Contraalmirante Richmond K. Turner


Grupo sur
Contraalmirante Victor Crutchley RN
Cruceros pesados
Australia RAN, Canberra RAN, Chicago
Destructores
Baggley, Patterson


Grupo norte
Capitán Frederick Riefkohl
Cruceros pesados
Astoria Quincy, Vincennes
Destructores
Helm, Wilson


Grupo este
Contralmirante Norman Scott
Cruceros ligeros
San Juan, Hobart RAN
Destructores
Monssen, Buchanan


Barcos patrulla

Destructores
Blue, Ralph Talbot.

Armada Imperial Japonesa



8ª Flota de Ataque


Buque insignia
Crucero pesado
Chokai


Sentai 6
Contraalmirante Goto Aritomo
Cruceros pesados
Aoba, Kinugasa, Kako, Furutaka
Sentai 18

Cruceros ligeros
Tenryu, Yubari
Destructor
Yunagi

Continúa en Batalla de la isla de Savo II
                  Batalla de la isla de Savo III