martes, 10 de junio de 2014

Batalla de Carentan 2ª parte


El ataque sobre Carentan



El puente volado sobre el Douve pudo al fin ser salvado la noche del 9 al 10 de julio, comenzando en ese momento el ataque sobre Carentan. Quedaban aun tres puentes mas hasta el objetivo. El 3º Bón del 502º Regimiento de Paracaidistas avanzaba muy estirado a lo largo de la carretera que bajaba a Carentan, recibiendo fuego intenso por parte de los alemanes. Dicho avance, efectuado con lentitud y dificultad, ocupó todo el día 10 de junio hasta llegar al 4º puente sobre el Madeleine que se hallaba bloqueado por un obstáculo en forma de puerta belga.

Al amanecer del día siguiente, el coronel Cole y el 2º al mando del batallón , el comandante Stopka junto con 70 paracaidistas efectuaron una carga sobre la granja que dominaba el obstruido cuarto puente. Se tomó el objetivo, pero tras dos días de intensos combates el 3º Bón. del 502º Regimiento estaba tan desorganizado y diezmado que fue el 1º Bón del 502º Regimiento quien debía explotar el ataque. Sin embargo, la defensa alemana consiguió que el nuevo Bón solo pudiese ayudar a los hombres de Cole a afianzar la posición en la granja. A las 20:00 h. y tras un certero fuego artillero que desbarató un contraataque alemán, llegó a la zona el 2º Bón. del 502º con la misión de relevar a los dos batallones agotados. Los paracaidistas de Von der Heydte también comenzaban a dar muestras de cansancio, así como falta de munición. 

Mientras los días 10 y 11 de junio el 502ª Regimiento estaba ocupado en la carretera, el 327º Regimiento de Infantería en Planeadores cruzó el Douve mas al este y, tras ser reforzado con el 1º Bón del 401º de infantería aerotransportada maniobró con la intención de aproximarse a Carentan desde el este. Una patrulla de esta unidad, moviéndose hacia Isigny entabló contacto con tropas de la 29ª División, uniéndose de esta manera las tropas estadounidenses de la Playa Utah con las de la Playa Omaha. Al final del día 10, el 327º Regimiento junto con el refuerzo del 401º establecieron un perímetro defensivo al este de Carentan. El 11 de junio viendo el contraste entre el avance tan dificultoso del 502º en la carretera de St.-Côme-du-Mont y el mas fácil de la infantería de planeadores, McAuliffle ordenó al 501º Regimiento Paracaidista reforzar la posición al este de Carentan, en previsión de lanzar el ataque final el 12 de junio.

 Por parte alemana, Von der Heydte viendo su situación tan delicada, decidió retirar sus tropas a última hora de la tarde del 11 de junio para evitar de esta manera su aniquilación. Por esta razón, cuando en la madrugada del 12 de junio, las tropas de infantería aerotransportada desde el este y los paracaidistas del 506º desde el noroeste y el 501ª desde el sureste, estas dos últimas unidades en movimiento de pinza, entraron en Carentan se encontraron con la ciudad abandonada por parte de los alemanes. Con el importante nudo de comunicaciones en poder aliado, el VII Cuerpo inició el proceso de consolidar sus conexiones con el V Cuerpo en el este.

Contraataque alemán.



La tarde noche del 11 de junio, las tropas en retirada de Von der Heydte se encontraron con la avanzadilla de la 17ª División de Granaderos Panzer SS que acudía en su apoyo. Ante esta circunstancia se produjo un cruce de acusaciones que estuvo a punto de costarle al jefe de los Falschirmjäger un consejo de guerra por abandonar prematuramente y sin autorización su posición en la ciudad normanda. Tan solo la extraordinaria actuación de su regimiento hasta ese momento y la intervención del Teniente General, Max Pensel jefe de Estado Mayor del 7º Ejercito intentando justificar el comportamiento de Von der Heydte debido a una crisis mental y física evitaron la destitución del bravo oficial alemán.

La 17ª División SS Panzergrenadier estaba incompleta pues andaba falta de oficiales y suboficiales así como medios de transporte. Sin embargo, su oficial al mando, el Gruppenführer Werner Ostendorf ordenó lanzar un contraataque desde las carreteras del oeste con la finalidad de recuperar Carentan. Para lograr la sorpresa total, dicho ataque no iría precedido ni de reconocimiento ni de fuego de artillería y seria encabezado por 48 cañones de asalto StuG IV del 17º Batallón Panzer SS. Como hasta el momento toda la lucha había tenido lugar entre infantería ligera, desprovista de armas anticarro, la presencia de medios acorazados podía ser el elemento de ruptura idóneo para posteriormente aprovecharlo el 37ª Regimiento Panzergrenadier que actuaría como unidad  de consolidación.

A las 07:00 h. del 13 de junio comenzó el ataque alemán con los StuG IV pero la congestión en las carreteras locales supuso que no fuese hasta las 09:00 h. cuando se entabló combate con unidades atrincheradas del 506º Regimiento Paracaidista que fueron capaces de ralentizar el avance de los blindados germanos. El flanco derecho de la posición defensiva fue reforzado por el 2º Batallón del 502º.

Gracias a Enigma se conocía de antemano las intenciones de Rommel de enviar a la zona a la 17ª División Panzergrenadier SS y por este motivo Bradley envió una agrupación táctica d la recién llegada al frente 2ª División Acorazada formada por una compañía de carros medios, otra de ligeros y un batallón de infantería mecanizada. Esta unidad llegó a la ciudad a las 10:30 h. El ataque alemán perdió intensidad al mediodía debido a la inexperiencia de los granaderos en el combate en el bocage así como las bajas que paulatinamente iban sufriendo y la escasez de oficiales y suboficiales que animasen la tropa hacia el combate. El flanco izquierdo del ataque germano incluso aun estaba compuesto por tanques Hotchkiss H-39 del castigado Panzer-Abteilung 100. Acto seguido se produjo el contraataque norteamericano a cargo de los blindados apoyados por paracaidistas en la carretera Carentan-Baupte. Von der Heydte incluso tomo el mando del 37º regimiento SS al encontrar a su oficial al mando aturdido y fuera de combate y al final ordenó a todas las tropas alemanas retroceder hasta una linea defensiva segura.



Ostendorf intentó culpar del fracasado contraataque al propio coronel paracaidista incluso le hizo arrestar sin embargo, el general Meindl, sustituyendo al general Marcks como jefe superior pudo liberarlo. Al final el Estado Mayor del 7º Ejercito concluyó que el ataque alemán fracasó por la inexperiencia de los granaderos panzer SS.

La batalla de Carentan había concluido con victoria por parte de las tropas aerotransportadas aliadas que por medio de maniobras en un primer momento y acción conjunta con fuerzas blindadas pudieron conquistar y mantener la posición urbana de Carentan por tiempo suficiente hasta la llegada de tropas de infantería perfectamente equipadas.