martes, 17 de junio de 2014

Racionamiento en Alemania 1ª parte

Racionamiento en Alemania



A pesar que desde 1933, fecha de la ascensión del partido nazi al poder hasta 1943, fecha de la máxima expansión del Tercer Reich, Alemania fue creciendo en tamaño territorial la disponibilidad y la distribución de alimentos y ropa en toda Alemania fueron empeorando progresivamente. Esta circunstancia es más o menos predecible dentro de cualquier conflicto donde los suministros de materias primas  así como de alimentos de primera necesidad estaban supeditados a toda actuación militar y que derivó en la consecuencia lógica de la implantación de un sistema de racionamiento.

Reseñar que si bien los precios oficiales de los alimentos en Alemania no aumentaron mas que un 10% durante el conflicto, hay que tener muy en cuenta que esta circunstancia no se aplicaba a los precios cobrados por estos artículos en el mercado negro. Durante la segunda mitad de la guerra el trueque de bienes y servicios fue generalizado entre la población civil que no consideraba tal práctica como ilícita ya que era un uso muy común entre las familias  a nivel particular en cambio, sí que vieron con buenos ojos los duros castigos a aquellas personas que utilizaban el mercado negro con fines muy lucrativos.

La falta de mano de obra tuvo un efecto grave sobre la agricultura alemana, que sólo fue mitigado de alguna manera por el uso de trabajadores no habituales en tales tareas como los jóvenes, prisioneros de guerra y los trabajadores extranjeros. El régimen nazi hizo un esfuerzo consciente y con éxito para mejorar en el sistema de racionamiento utilizado durante la Primera Guerra Mundial que tanto malestar causó durante el conflicto. Los consumidores fueron divididos en "grupos" por su tipo de trabajo o estatus doméstico. El cálculo básico de las raciones para 'los consumidores normales' (aproximadamente un 40 por ciento de la población total) se estipuló en 2.400 calorías diarias; para los "trabajadores pesados" eran 3.600 calorías y para los "trabajadores muy pesados", de 4.200 calorías.

Existieron disposiciones especiales para los niños así como, adolescentes e incluso para los mismos proveedores, por ejemplo, los agricultores. En noviembre de 1939, la escalas intermedias de racionamiento fueron introducidas para esos trabajadores con largos turnos de trabajo (10 horas o más) en cualquier categoría y para los trabajadores del turno de noche. Naturalmente, hubo mucha controversia entre quienes consideraban que habían sido incluidos en una categoría de forma incorrecta.

El 27 de agosto de 1939 el racionamiento fue introducido para la población civil. Inicialmente fueron racionados la mayoría de los productos alimenticios, junto con la ropa, zapatos, cuero y jabón. Un comunicado oficial explicó que se  había decidido la introducción del racionamiento "para equiparnos frente a una guerra de cualquier posible duración... Las cartillas de racionamiento no son una medida de emergencia aguda, sino sólo la precaución de un gobierno responsable que ha aprendido la lección de los errores de la Gran Guerra.' La distribución de cartillas de racionamiento en todo el Reich fue implementada por completo el 25 de septiembre de 1939.

Con el propósito del racionamiento de alimentos, Alemania fue dividida en 32 regiones agrícolas, para ello se basó en la subdivisión ya establecida a nivel de provincia o lander; debajo de estas divisiones regionales se establecieron 710 comarcas (Kreis) y unos 60.000 oficinas locales de la Agencia Nacional de Alimentos. Tanto a nivel regional, del condado y local esta agencia fue dividida en dos departamentos: Abteilung A, ocupado de la producción agrícola, del procesamiento de alimentos, de la inspección de las granjas y de sus registros obligatorios; y el Abteilung B, que afectaba a todo lo relacionado con el consumidor final, la misma cartilla de racionamiento, la definición de las categorías de consumo, las listas de los hogares y la distribución de alimentos desde los almacenes mayoristas.




Prácticamente todo tipo de alimentos estuvo racionado, ya sea sobre una base nacional o por un sistema de distribución local. Los alimentos racionados a nivel nacional fueron: pan, el conjunto Nahrmittel que abarcaba los productos de cereales, pastas alimenticias, harina de patata, etc.., carnes, grasas, queso, azúcar, mermelada, sucedáneos del café, cacao, miel artificial y leche entera. El cacao y la miel artificial estaban reservados para los niños y la leche entera para niños, embarazadas y madres lactantes, las personas discapacitadas y para los trabajadores de ciertas ocupaciones insalubres como por ejemplo las industrias del plomo y del aluminio. Pan y harina no se incluyeron al principio pero rápidamente fueron agregados a la lista, siendo la generosa ración semanal aproximada  2409 gr. por persona, incluyendo 390 gr. de harina.

A diferencia de Gran Bretaña, en Alemania no existía ningún sistema de "puntos" de racionamiento de alimentos. La siguiente lista indica las asignaciones nacionales de algunos elementos principales per cápita y por semana para los consumidores "normales" bajo las escalas revisadas del 25 de septiembre de 1939:
  • Carne 567 gr.
  • Grasas 340 gr.
  • Azúcar 255 gr.
  • Jamón 100 gr.
  • Pan y harina 2410 gr. - en julio de 1940 se redujo en 150 gr esa cantidad para todos los adultos.



Las personas que llevaban a cabo un  trabajo manual "pesado" o "muy pesado" tenían derecho a una asignación adicional de pan y carne, que puede llegar a ser el doble de la ración normal. estas "cartillas engordadas" aseguraban también una ración de mantequilla de 85 gr., mientras que la ración de queso era  ligeramente superior a los 57 gr. semanales. La mayoría de los adultos solamente podían comprar leche en forma desnatada. La ración para el sucedáneo del té fue fijada en 21 gr. y para el sucedáneo del café en 57 gr. por semana; ya que el genuino té o café enseguida desaparecieron del mercado al cortarse las vías marítimas de importación de dichos productos. Existía una cartilla especial que aseguraba la obtención de una serie de artículos tales como huevos (con un promedio de 4 por mes), miel artificial, verduras deshidratadas y cacao siempre y cuando éstos productos estuvieran disponibles.

Continúa en Racionamiento en Alemania 2ª parte