jueves, 18 de mayo de 2017

Juicio a Yamashita

Juicio a Yamashita


General Tomoyuki Yamashita

Tomoyuki Yamashita nació el 8 de noviembre de 1885 en el pequeño pueblo de Osugi Mura en la isla de Shikoku. Tras su paso por la academia militar, trabajó en el Ministerio de Guerra llegando a ser agregado militar en Alemania, Hungría y Austria.  Después de jugar un papel menor en el fallido intento de golpe de estado del 26 de febrero de 1936, donde oficiales del ejército oficiales asesinaron a varios ministros y trataron de derrocar al gobierno, cayó en desgracia y fue destinado a Corea. De 1938 a 1940, estuvo al mando de la 4ª División de infantería en el norte de China.  En diciembre de 1940, formó parte de una delegación militar secreta que participó en conversaciones con Alemania e Italia.  El 6 de noviembre de 1941, fue nombrado comandante del 25º Ejército que tras el ataque a Pearl Harbor, llevó a cabo una campaña relámpago en Malasia que concluyó con la caída de Singapur. Fueron capturados aproximadamente 130.000 soldados enemigos.

Sin embargo, este éxito despertó los celos del primer ministro Tojo y por ello, el 17 de julio de 1942, fue enviado a Manchuria hasta principios de octubre de 1944 con la caída de Tojo cuando de nuevo se le dio un mando de importancia, concretamente la 14ª Área Militar que comprendía las islas Filipinas. Tropas norteamericanas desembarcaron el 20 de octubre de 1944 en la isla de Leyte realizando rápidos progresos. En enero de 1945, Yamashita fue obligado a refugiarse en las montañas con sus tropas. Sin embargo el almirante Iwabuchi, que estaba bajo las órdenes de Yamashita, permaneció en Manila, declarada por Yamashita como "ciudad abierta" junto con 17'000 de sus tropas. A pesar de ello, esas tropas masacraron a miles de civiles filipinos  durante la batalla que libraron contra los estadounidenses por el control de la capital, algunas estimaciones cifran el número total de muertos en 100.000. El 3 de septiembre de 1945, Yamashita se rendía a los americanos con el remanente de su ejército.

Yamashita fue juzgado por crímenes de guerra por una Comisión Militar estadounidense en Manila, Filipinas.  El escrito de acusación afirmaba que el general Tomoyuki Yamashita "entre el 9 de octubre de 1944 y el 2 de septiembre de 1945, en las Islas Filipinas, mientras era comandante de las fuerzas armadas de Japón en guerra con los Estados Unidos y sus aliados, ignoró ilegalmente y no pudo cumplir con su deber como comandante el control de las operaciones de sus tropas bajo su mando, permitiéndoles cometer brutales atrocidades y otros altos crímenes contra el pueblo de los Estados Unidos y de sus aliados y dependencias, particularmente las Filipinas; violando así la ley de la guerra".  La acusación más grave a la que Yamashita tenía que responder era en referencia a la masacre de Manila. Sus abogados defensores abogaron que Yamashita no podía ser responsable de los crímenes cometidos por las fuerzas del almirante Iwabuchi, al haber desobedecido las propias órdenes de Yamashita, que había declarado Manila como "ciudad abierta" así como la orden de evacuación de todas las unidades de ejército japonés.


Imagen del general Yamashita, sentado en el banquillo de los acusados

Los jueces rechazaron este argumento invocando el concepto de responsabilidad de mando para probar la culpabilidad de Yamashita. Según este concepto, Yamashita era culpable ya que, en su posición como superior jerárquico, tenía la responsabilidad y el poder de poner fin a las exacciones y castigar a los culpables.  Como resultado, Yamashita fue declarado culpable de crímenes de guerra.  El 7 de diciembre de 1945, coincidiendo con la fecha del ataque a Pearl Harbor fue condenado a muerte.  A pesar de muchas peticiones procedentes de varias fuentes que habían seguido el juicio y que consideraban que hubo ciertas irregularidades, el general MacArthur se negó a revisar el juicio. Se presentó una apelación en la Corte Suprema de Estados Unidos contra la sentencia de la comisión militar remitida por los propios abogados de la defensa, pero fue rechazada el 4 de febrero de 1946.  Tomoyuki Yamashita fue ejecutado en la horca el 23 de febrero de 1946.


Petición de conmutación de la sentencia a muerte del general Yamashita

El juicio de Yamashita fue el primero en el que se invocó el concepto de responsabilidad de mando aplicándolo sin piedad y de forma muy peculiar. Pero a finales de 1945 esta doctrina jurídica no se había utilizado por lo que durante décadas el fallo del juicio al general Yamashita siempre ha estado envuelto en sospechas de injusticias., entre los propios juristas como lo muestra las palabras de un reciente estudio:

 "Es un principio general del derecho que las sanciones penales no deberían ser impuestas a nadie sin que exista prueba de la culpabilidad de su parte. Sin embargo, Yamashita, fue condenado y ejecutado por un crimen, por el cual no existía prueba de su culpabilidad, en un juicio en el cual se obviaron las garantías constitucionales más elementales. Este estudio ha mostrado que, aún bajo la estricta teoría objetiva de la responsabilidad del superior, el comandante Yamashita no hubiera sido condenado. En suma, este trabajo ha demostrado que el veredicto y la decisión de la Corte Suprema fueron en gran parte influidos por el racismo".
Si bien también existen opiniones que matizan los argumentos de la sentencia como la declarada por el juez  Murphy de la Corte Suprema de Justicia:

"No existió un serio intento de acusar o probar que él [Yamashita] cometió una violación reconocida en las leyes de la guerra. El no fue acusado de haber participado personalmente en los actos atroces o de ordenar o condonar su comisión. Ni siquiera el conocimiento de estos crímenes le fue atribuido. Lo que se alegó fue que él, ilícitamente, desatendió y faltó a su obligación como comandante de controlar las operaciones de los miembros bajo su mando, permitiéndoles cometer los actos atroces. Los anales históricos de la guerra y los principios establecidos por el Derecho internacional no disponían del más mínimo precedente para un cargo de tal naturaleza. Esta acusación, en efecto, permitió a la comisión militar conformar el crimen como ellos querían, haciéndolo depender de su desfavorable opinión sobre las obligaciones del apelante y su consecuente descuido, una costumbre que rememora a aquellas practicadas en naciones menos respetadas en años recientes".

En resumen, el juicio del general Yamashita siempre estará bajo sospecha. Existen opiniones que resaltan la figura de un MacArthur que en esos momentos era de facto el emperador del Pacifico, y su posible papel en el juicio contra. Yamashita. Se ha de reconocer que el general nipón defendió las Filipinas de una forma mucho más eficaz que su "colega" norteamericano y por ello existen teorías que avalan el deseo de revancha por parte de MacArthur. Sea como fuese, lo cierto es que la aplicación del delito de responsabilidad de mando tiene un antes y un después en el juicio de Yamashita, sin embargo, su aplicación jurídica varia bastante si es sobre vencidos o vencedores. En la masacre de My Lai ocurrida en la guerra de Vietnam, el teniente Calley fue acusado y culpado de los actos cometidos mientras su superior el capitán Medina que bajo el concepto de responsabilidad de mando aplicado a Yamashita debería haber sido encontrado culpable en realidad fue exonerado de cualquier cargo.