lunes, 17 de septiembre de 2012

Uniforme de combate: piloto de la Marina Imperial Japonesa

Uniforme de combate; piloto de la Marina Imperial Japonesa.







  1. Gafas de vuelo.- Constan de una montura de aluminio pintada de marrón, con almohadilla de terciopelo cosida a mano. Las lentes, con forma de ojos de gato, tenían dos capas separadas por una fina capa de plástico que protegía al piloto en caso de rotura. La montura solía tener  en las esquinas la marca MAN que indicaba su fabricación en el Depósito Naval de Manchuria.
  2. Gorro de vuelo.- Parece ser un gorro de vuelo Tipo 30. Realizado en cuero de vaco de gran calidad y forrado por dentro con piel d conejo. Empresas civiles como Tayashimaya-Ida o Nagata-Shoten solían ser subcontratadas por la Armada Imperial para fabricar estos gorros.
  3. Bufanda.- La bufanda de los pilotos no era más que un embozo de lana para proporcionar calor. Se realizaban en color beige, caqui o azul marino. Los pilotos de la Marina solían llevar una bufanda de seda hecha de retales de paracaídas. A diferencia de sus compañeros pilotos del Ejercito, los pilotos navales no solían llevar pasamontañas.
  4. Mono de vuelo.- este mono de vuelo pareces ser el traje de invierno hecho de una sola pieza.. Tejido a mano con tela militar de gabardina marrón, a veces verde oliva. Estaba provisto de un sistema de cierre compuesto de botones y cremalleras. En la parte superior izquierda del pecho tenía un bolsillo para la pistola y un parche donde escribir el nombre del piloto y la filiación de su unidad. El forro interior de color negro, acolchado y con el cuello forrado de borreguillo de conejo. El mono no era ignifugo ni impermeable, al revés absorbía gran cantidad de agua por lo que era un aspecto muy negativo.
  5. Arnés.- Este es el arnés Tipo 97 para paracaídas de asiento. Las correas, de tela de algodón verde oscuro eran anteriores a 1942. Llevaba una hebilla con mecanismo de cierre central de acero inoxidable con anilla en forma de D. Dicha hebilla central contenía relieves con el ancla y el sello de inspección de la armada. Después de 1942, las partes metálicas fueron sustituidas por aluminio. La parte posterior del arnés lleva un parche de lona de algodón para proporcionar más confort al piloto. El paracaídas se enganchaba al arnés cuando se acoplaban los ganchos rápidos a las hebillas en forma de D, situadas cerca del tórax del piloto.
  6. Guantes de vuelo.- Hechos de piel de ante de alta calidad, en la zona de los dedos y con forro de piel de vaca grueso de dos capas en la parte del guantelete. Tenía un broche para fijar el guante al mono de vuelo a la altura de las muñecas. El guantelete podía ser de invierno, al estar forrado de borreguillo de piel de cabra o conejo. Cada guante llevaba un parche donde poder escribir el nombre del aviador.
  7. Botas.- Al principio, hasta 1939, las botas eran de color marrón oscuro y de piel de vaca. A partir de 1940 se fabricaron en negro. La costura del fondo de la bota es totalmente redondeada encima de los dedos, donde la mitad izquierda y derecha se unen mediante una costura central que sube por toda la bota. En la parte exterior las botas tenían una etiqueta donde se escribía el nombre.
  8. Chaleco salvavidas.- Fabricado en algodón de gran resistencia y dividido por costuras formando 22 cámaras en forma de salchicha. En la parte posterior existían 8 cámaras verticales y 7 cámaras pequeñas y medianas en los laterales izquierdo y derecho. Cada cámara estaba rellena de fibras de ceiba. El chaleco salvavidas se fijaba al piloto con dos enganches en el pecho, una correa de fijación en la cintura y otra en las ingles que se extendía desde las nalgas hasta la parte frontal. El chaleco proporcionaba calor extra pero daba una falsa sensación de protección contra la metralla.

Además de este equipamiento, los pilotos japoneses solían uniformar con la pistola reglamentaria y la espada de gala, así como el “hachimaki”, la cinta con ideogramas diversos y el símbolo del sol que muchas veces se colocaban en la cabeza a la hora del despegue hacia el combate.