lunes, 14 de octubre de 2013

AB-Aktion

AB-Aktion


Fusilamiento de civiles polacos

La AB-Aktion, abreviatura de Außerordentliche Befriedungsaktion, - operación extraordinaria de pacificación -, es el nombre que recibió una serie de medidas por parte de las autoridades nazis de ocupación de Polonia, con la intención de eliminar a aquellas personas pertenecientes a las clases altas de la sociedad polaca y que eran consideradas “indeseables” para el régimen nazi.  En la primavera y verano de 1940, mas de 30.000 polacos fueron arrestados por las autoridades nazis en el territorio ocupado, de ellos 7.000 profesores, eclesiásticos y funcionarios de alto nivel, fueron sumariamente eliminados en distintas localizaciones incluyendo el bosque de Palmiry tras ser todos acusados de actividades “criminales”, el resto fue enviado a distintos campo de concentración donde su destino posiblemente fue la muerte.

El asesinato en masa de personas lideres en sus campos, como la política, intelectualidad, arte y cultura y de todas aquellas sospechosas de cualquier actividad antinazi fue visto como una medida preventiva para mitigar los conatos de resistencia polaca e impedir su posible rebelión generalizada durante la prevista invasión de Francia. La campaña de exterminio y represión fue planeada por comandante del Gobierno General, Hans Frank y sus términos fueron comentados con funcionarios soviéticos durante una serie de reuniones secretas entre autoridades nazis y miembros del NKVD.

Anteriormente al inicio de la operación AB-Aktion, a finales de 1939 y principios del 40, profesores universitarios, intelectuales, escritores, políticos científicos y otros miembros de la elite de la sociedad polaca fueron detenidos de forma breve por agentes de la Gestapo y registrados sus nombres. El 16 de mayo de 1940 el Gobernador General, Hans Frank aprobó la Ausserrordentliche Befriedungsaktion y durante las semanas siguientes la policía alemana, la Gestapo, la SD o Sicherheitsdienst y unidades de la Wehrmacht detuvieron en las principales ciudades como Varsovia, Lodz, Lublin y Cracovia a un número aproximado de 30.000 polacos. Fueron internados en las distintas prisiones, incluyendo la infame Pawiak donde fueron sometidos a torturas brutales. Tras el paso por las prisiones polacas, los detenidos fueron trasladados a campos de concentración, particularmente a Auschwitz así como Sachsenhausen y Mauthausen. Como se ha comentado con anterioridad, 3.500 intelectuales fueron ejecutados en masa en el bosque cercano a Varsovia de Palmiry, Firlej, Wincentynów cerca de Radom y en el bosque de Bliżyn próximo a  Skarżysko-Kamienna.


Traslado de prisioneros hacia el bosque de Palmiry

Entre los “eliminados” se encontraban Maciej Rataj, Stefan Bryla, Tadeusz Tanski, Mieczyslaw Niedzialkowski y Janusz Kusocinski. Se iniciaron a escala similar mas acciones de represión en distintas áreas del territorio de la Polonia ocupada. Según varios historiadores la AB-Aktion fue coordinada con las autoridades soviéticas que en esos momentos más o menos perpetraban el asesinato masivo de 22.000 oficiales polacos en el bosque de Katyn  y otras localizaciones.

Si bien la AB-Aktion fue la más notoria de las campañas contra la intelectualidad polaca no fue la única. Las primeras acciones de eliminación de intelectuales polacos ya tuvieron lugar inmediatamente después de la invasión alemana de Polinia en 1939, alargándose a partir de otoño hasta la primavera de 1940. Los primeros ejercicios de represión fueron incluidos dentro de la Operación Intelligenzaktion cuya finalidad era eliminar la clase intelectual polaca. La operación fue  llevada a cabo por personal perteneciente a los Einsatzgruppen  y al Volksdeutcher Selbstschutz-. Como resultado de eta operación, 60.000 polacos de la clase alta y media fueron asesinados en 10 masacres regionales. Esta acción de represión fue continuada con la propiamente dicha AB-Aktion donde se arrestaron los polacos inscritos en la “lista de enemigos del Reich o Sonderfahndungsbuch” preparada antes de la guerra por miembros de la minoría alemán en Polonia en cooperación con los Servicios de Inteligencia alemana.

La persecución de forma activa de intelectuales polacos continuó hasta el final de la guerra. Sobre todo reanudándose de forma evidente tras la invasión de la URSS y la liberación de aquellos territorios polacos que habían sido ocupados por los soviéticos. De entre las mas notorias ejecuciones en masa de profesores polacos se halla la masacre de Lvov donde aproximadamente 45 profesores de la Universidad fueron asesinados junto a familiares y personas próximas. Entre los fallecidos se encontraba el antiguo Primer Ministro de Polonia Tadeusz Boy-Zelensky, y los intelectuales Wlodzmierz Stozek y Stanislaw Ruziewicz. Miles de polacos más murieron en la masacre de Ponary y en los campos de concentración así como en las miserables condiciones de vida de los ghettos.


Tras la guerra, muchas de aquellas personas implicadas en la planificación y ejecución de la AB Aktion fueron juzgadas ante tribunales militares en Núremberg. Sin embargo, la mayoría de los comandantes que en su día se hallaban al frente de las detenciones fueron muertos o desparecieron durante la guerra sin poder ser acusados y legalmente responsabilizados de sus incontables crímenes. El número exacto de víctimas, las fechas de ejecución y las causas de la eliminación de parte de la intelectualidad polaca cuando se hallaban en cautiverio, son  a menudo fuente de controversia entre historiadores europeos por su semejanza o no con episodios diferentes como la matanza de Katyn.