martes, 8 de octubre de 2013

Hisaichi Terauchi



Hisaichi Terauchi



El conde Hisaichi Terauchi (8 de agosto de 1879 – 12 de junio de 1946) fue Mariscal -Gensui- del Ejército Imperial de Japón y comandante del Grupo de Ejércitos Expedicionario del Sur.

Hisaichi Terauchi nació en la prefectura de Yamaguchi y era hijo mayor del Mariscal Conde Terauchi Masatake, primer gobernador de Corea y 9º Primer Ministro de Japón. Se graduó en la Academia Militar Japonesa como el nº 11 de la promoción de 1900 y combatió en la Guerra Ruso-Japonesa. Tras la contienda se graduó en el Colegio de Estado Mayor del Ejército y pasó una temporada como agregado militar en Alemania. 

En 1919, a la muerte de su padre hereda el título de conde y poco a poco va ascendiendo dentro de la carrera militar ocupando importantes destinos en Corea y Formosa. Nombrado general de división en 1924 pasó a ser Jefe del Estado Mayor del Ejercito Chosen en Corea dos años más tarde. Promocionó a teniente general en 1929 y obtuvo el mando de la 5ª Division, en 1932, fue destinado a la 4ª Division y dos años más, en 1934, se convirtió en Comandante del Ejército de Japón en Formosa.

Terauchi Hisaichi fue nombrado Capitán General en 1935 y si bien fue un activo importante dentro de la facción Kodoha, el grupo de militares que abogaba por medios políticos conseguir el militarismo, totalitarismo y el expansionismo del gobierno japonés, tras el intento de golpe de estado del 26 de febrero no sufrió ostracismo alguno sino todo lo contrario ya que al jugar a dos bandas fue elegido como Ministro de la Guerra aumentado las tensiones políticas entre militares y civiles en la Dieta - Parlamento - de Japón.

Se unió sin rodeos con la facción liderada por Yamashita, acusando a Hirota y sus asesores de ser librepensadores, como el Ministro de Asuntos Exteriores Yoshida Shigeru, y por lo tanto inaceptable para ser ministros desde el punto de vista de los militares. Este fue el punto que marcó un hito en el control del gobierno por parte del Ejército. A partir de aquí, la facción militarista consiguió que el gobierno legislase de tal forma que solo los oficiales del Ejército en servicio activo podían ser nombrados Ministros de Defensa, dando al Ejército una ventaja decisiva sobre futuros gabinetes.

Como ministro de Defensa, Terauchi impulsó una economía con controles gubernamentales a industrias y trabajadores. También apoyó la decisión de unirse con Alemania e Italia en el Pacto Antikomintern. Fue el responsable de liberar a las Fuerzas Armadas de cualquier control ejercido por la Dieta, mostrando un desprecio palpable hacia políticos liberales, como por ejemplo en la sesión parlamentaria del 21 de enero de 1937 cuando se enfrentó con Hamada Kunimatsu, líder del partido liberal Seiyukai y ex presidente de la cámara baja. Hamada había acusado a través de la prensa que el Ejército planeaba establecer un gobierno con un partido único. Terauchi acuso a su vez a Hamada de insultar al Ejército como institución y este respondió:

“¿Dónde están las pruebas que demuestran que he insultado al Ejercito? Si alguna de mis palabras ha insultado al Ejército, pediré disculpas y posteriormente me suicidare. Si no existen tales insultos entonces deberá usted suicidarse”

Esta contestación fue recibida con vítores entre los liberales del Parlamento pero al día siguiente el Ejercito declaró que sólo él podía dar al  Japón los territorios de ultramar que necesitaba por lo que se propuso acabar con el Parlamento. Terauchi fue quien derribó el gabinete de Hirota ese mismo día como protesta ante la negativa gubernamental de disolver la cámara de representantes a favor de la constitución de un gobierno de “Defensa Nacional” con un único partido.

Tras la dimisión de Hirota, Terauchi aparcó su carrera política y se centró de nuevo en su función militar. Por ello, tras el incidente del puente de Marco Polo en Pekín del 7 de julio de 1937 que marcó el inicio de la 2ª Guerra Chino-Japonesa, Terauchi fue nombrado comandante del Ejército Japonés que invadió el Norte de China desde Manchuria. En 1938 le fue concedido La Orden del Sol Naciente. El 6 de noviembre de 1941, Terauchi Hisaichi fue nombrado comandante del Grupo de Ejércitos Expedicionario del Sur con la misión de preparar junto al Almirante Isoroku Yamamoto los planes para la futura Guerra del Pacifico.

Terauchi fue muy crítico con el general Masaharu Homma por ser demasiado “blando” con los filipinos y con Hitoshi Imamura por otorgar demasiado poder al gobierno títere de Indonesia. Es más que probable que estas críticas desempeñaran un peso importante en el relevo y posterior retiro de Homma. Tras el avance en el sureste asiático, Terauchi estableció su cuartel General en Singapur y en junio de 1943 fue promocionado a mariscal de campo –Gensui- llegando a ser considerado como un posible sustituto de Tojo como primer ministro.

Durante la reconquista por parte aliada de las Filipinas, Yamashita no estuvo de acuerdo con Terauchi sobre la opinión de este ultimo en permanecer en Leyte para afrontar una batalla decisiva que por desgracia para los intereses nipones acabó en victoria aliada llevando en consecuencia la fragilidad defensiva de la isla de Luzón.

El 10 de abril de 1945, debido a la gran tensión producida por la pérdida de Filipinas y Birmania, Terauchi sufrió un infarto que se intentó ocultar de cara a Tokio. Cuando debía regresar a la capital nipona a principios de agosto, llegaron las noticias de la rendición. Ante esta noticia, Terauchi consideró ignorar la rendición pero recapacitó y el 16 de agosto decidió rendirse no sin antes intentar entregar al nuevo gobierno de Indonesia encabezado por el general Sukarno todo las armas que aun quedaban en poder de las tropas japonesas.

El 12 de septiembre de 1945, día oficial de la ceremonia de rendición Hisaichi Terauchi no acudió excusándose en su estado de salud. Mountbatten envió su propio médico personal para corroborar tal circunstancia como así era en realidad. Por tal razón el mariscal fue alojado en un bungalow hasta el 11 de junio de 1946 cuando volvió a sufrir un segundo infarto que le provocó la muerte a la mañana siguiente. De esta forma, Terauchi nunca fue juzgado por crímenes de guerra, así como por maltrato de los trabajadores del ferrocarril Birmania- Tailandia.

Sobre el carácter de Terauchi existen discrepancias pero todo parece indicar que pensaba que el Ejército debía estar alejado de la política, o mejor dicho, que la política debía dejar manos libres al Ejército. Ni los aliados ni los propios compañeros de armas tenían en gran estima al mariscal, no obstante a su equipo personal más cercano siempre les llamó la atención como un hombre tan rico había elegido un modo de vida tan austera. Yamashita en cambio pensaba de él en términos más negativos comentando  que “vivía a todo lujo en Saigón, durmiendo en una cama confortable, con buena comida y jugando al shogi”. Hurgando más en el resquemor llego a decir que “si existen dos maneras de hacer algo, el Ejército del sur escogería la equivocada”