miércoles, 2 de octubre de 2013

Operación Steinbock. 2ª Parte

Continúa de  Operacion Steinbock. 1ª Parte

Defensas aéreas británicas

A causa de la reorganización motivada por la futura invasión de Francia, el 15 de noviembre de 1943, el Mando de Caza de la RAF se dividió en dos ramas. Muchos de los escuadrones que operaban con Spitfires y con Hawker Typhoons formaron la 2ª Fuerza Aérea Táctica cuya misión seria prestar apoyo a tierra a las unidades desembarcadas en la “Fortaleza Europa” mientras que el resto del Mando de Caza se quedaba en casa realizando su misión normal ahora bajo el nombre de Defensa Aérea de Gran Bretaña o Air Defence of Great Britain ADGB

La función de la ADGB era la defensa aérea del territorio metropolitano de día y de noche. El comandante del Mando de Caza, el Mariscal del Aire Sir Trafford Leigh-Mallory paso al frente de la 2ª Fuerza Aérea Táctica y el Mariscal del Aire Sir Rodric Hill fue nombrado comandante de la ADGB. En enero de 1944, los grupos 10º y 11º del Mando de Caza eran los responsables de la defensa de la Inglaterra meridional. La AGDB disponía para la defensa nocturna del espacio aéreo 7 escuadrones equipados con cazas nocturnos, Mosquito Mark XII, XIII y XVII que en total sumaban 127 aviones operativos. Todos los cazas estaban equipados con equipos para la interceptación aérea incluyendo los últimos modelos de radares Mk. VIII y MK. X, Radares muy pequeños pero capaces de detectar cualquier objeto al utilizar microondas.

Numerosas baterías antiaéreas equipadas con pesados cañones de 94 mm y de 133 mm se hallaban ubicadas en los alrededores del Gran Londres para su defensa. Una proporción significativa de estas baterías estaban equipadas con el nuevo radar de dirección de tiro Mk. III, que en condiciones adversas meteorológicas o con la propia oscuridad nocturna proporcionaba a la artillería antiaérea una mejoría considerable en eficacia y precisión

Operación Steinbock

Enero

El primer ataque sobre Londres se produjo la noche del 21 al 22 de enero y recibió el nombre en clave de Unternehmen Mars. Para enfatizar más la naturaleza vengativa de la campaña de bombardeo, la superficie de Londres fue dividida en secciones que recibieron nombres codificados de ciudades alemanas fuertemente bombardeadas, como Hamburgo, Berlín, Hannover… El sector atacado la primera noche de bombardeo fue el denominado “München” que correspondía al barrio londinense de Waterloo. Intervinieron 447 bombarderos, principalmente ju-88 y Do-217 divididos en dos oleadas que arrojaron aproximadamente 475 toneladas de bombas, siendo un 60%  incendiarias. La primera oleada duro desde las 20:40 hasta las 22:09 h. y la segunda transcurrió desde las 04:19 hasta las 05:45 h. Muchas tripulaciones de los bombarderos realizaron salidas doble esa noche.


Londres bombardeado la noche del 21 al 22 de enero.

A pesar del uso intensivo del “duppel” o la contramedida antirradar equivalente de la Luftwaffe  a las tiras de aluminio o window utilizadas por los británicos y, de tener marcado el objetivo con bengalas blancas y verdes lanzadas por los aviones pathfinders del  KG 66, solo unos pocos aviones  de bombardeo llegaron a la zona escogida y apenas 30 toneladas de bombas cayeron sobre la City. El resto de la carga explosiva se disemino por los condados de alrededor. De todas formas tanto el Parlamento, como la plaza del Parlamento, Westminster Hall, Scotland Yard y el área de Pimlico fueron alcanzados por bombas incendiarias. Se produjeron 14 víctimas mortales y 74 heridos.

Hitler se indignó cuando supo que la Luftwaffe no pudo encontrar su objetivo en la ciudad de Londres que se hallaba a 150- 200 kilómetros de las estaciones de control en alemanas mientras los británicos estaban casi impunemente alcanzando ciudades alemanas a mas de 1000 kilómetros de distancia incluso con malas condiciones meteorológicas. Peltz intentó defenderse argumentando que la falta de sistemas de radio libres de interferencia y buenos instrumentos de navegación así como el escaso entrenamiento de las tripulaciones eran la causa del fracaso de la misión. Respecto a los británicos, siempre iban un paso por delante con la utilización de los sistemas H2S y Gee. Los pocos aviones avanzados de señalización (pathfinder) también causaron una merma importante en la navegación al igual que los escasos aviones utilizados en misiones de contramedidas electrónicas y como no, el número insuficiente de cazas de escolta e interceptación. Las fuertes defensas británicas obligaron a la Luftwaffe a volar en zig zag y las inexpertas tripulaciones germanas perdieron el rumbo rápidamente. Los vuelos de reconocimiento previos tampoco existieron, impidiendo  a los equipos de inteligencia de la Luftwaffe reunir datos e  información referente a las bandas de frecuencia británicas de radio y radar.

Aproximadamente 40 bombarderos se perdieron independientemente de las causas. La Luftwaffe reconoció el derribo de 25 aviones por acción enemiga. Los mosquitos de la RAF reclamaron 16 bombarderos enemigos destruidos o probablemente derribados y los otros nueve restantes posiblemente fueron alcanzados por fuego antiaéreo. El aspecto que más preocupó a las autoridades de la Luftwaffe fue la pérdida de 18 bombarderos por causas ajenas al combate, donde se incluyen errores propios de los pilotos, errores en la navegación que derivó en agotar el combustible y finalmente a los accidentes ocurridos en el aterrizaje en las mismas bases aéreas.

La primera operación de bombardeo coincidió con el desembarco aliado de Anzio, e inmediatamente tres de los Kampfgruppen fueron destinados a Italia. Debido a pésimas condiciones meteorológicas el siguiente raid fue retrasado hasta el 28 de enero y solo participaron bombarderos rápidos Me 410 y cazabombarderos Fw 190. A la siguiente noche una flota aérea de 285 aparatos, principalmente Ju-188 y Ju-88 volvió a bombardear suelo británico causando un gran incendio en los muelles comerciales de Surrey. Se perdieron un total de 28 aviones. Tras estas operaciones el I./KG 40 fue retirado. Los dos ataques del mes de enero sobre Londres causaron aproximadamente 100 muertos y 200 heridos.


Febrero.

La noche del 3 al 4 de febrero de 1944 se produjo un nuevo raid sobre Gran Bretaña con 240 aviones  pero que solo dejaron caer sobre Londres 26 toneladas de explosivos dispersando el resto de las bombas en el sureste de Inglaterra. Se produjeron en la capital incendios en Hackney y en Tilbury que dejaron 17 muertos y 12 heridos.


Cargando bombas en un Ju-88

Un nuevo ataque tuvo lugar en la noche del 13 al 14 con 161 toneladas de bombas lanzadas sobre Inglaterra de las cuales 4 cayeron en la capital

Siguieron bombardeos mas precisos como el ocurrido la noche del 18 al 19 cuando 200 aviones lanzaron 185 toneladas de explosivos en Whitehall, Queen’s Gate y el barrio de Pimlico en un intenso raid de solo 30 minutos de duración y que produjo la considerable cifra de 180 fallecidos y 436 heridos de gravedad.
La noche del 20 al 21 se produjo otro raid protagonizado por 200 aviones de los cuales 17 He-188 pertenecían al 1/KG 100. La zona bombardeada del centro de Londres comprendía Whitehall, El edificio del Tesoro, el Almirantazgo y Oficina de guerra, hasta incluso los cristales del 10º de Downing Street saltaron por los aires. Se produjeron 216 muertos y 417 heridos. Tres días más tarde, 32 distritos fueron atacados, destacando un impacto directo en un bloque de viviendas en Chelsea donde fallecieron 72 personas. Esa noche la cifra de muertos y heridos ascendió a  160 y 348 respectivamente. Al día siguiente 170 aviones atacaron de nuevo los edificios gubernamentales de Londres.

En total, durante el mes de febrero se produjeron 1.300 salidas con resultados diversos, de todas formas los 72 aviones perdidos suponían una cifra realmente prohibitiva para la Luftwaffe de principios de 1944.

Marzo.

En el mes de marzo se produjeron 4 raids sobre Londres seguidos por otros bombardeos sobre Hull y Bristol. La noche del 14 al 15, 100 aviones alemanes dejaron caer bombas incendiarias y altamente explosivas en Westminster, Hyde Park, Knightsbridge, Rochester Row, Monck Street, Cliveden Place y dos Iglesias en  Medway Street y Flask Lane fueron alcanzadas. La estación ferroviaria de Paddington también fue bombardeada el 21 de marzo.

Abril y Mayo

Los ataques sobre Londres continuaron hasta la noche del 20 al 21 de abril. Hasta esa fecha se habían producido 31 grandes raids, 14 de ellos sobre la capital con un total de 2.000 toneladas de bombas lanzadas pero con un coste inasumible de 329 bombarderos que dejaron la fuerza de Peltz muy diezmada.
Durante la segunda mitad de abril, los ataques se concentraron en los puertos del canal, en la costa sur de Inglaterra donde la flota aliada que debía transportar a las fuerzas aliadas hacia la invasión ya estaba reuniéndose.

En el mes de mayo solo algunos ataques a pequeña escala se produjeron en  Weymouth, Torquay y Falmouth

Consecuencias.

A pesar que la “Operación Steinbock” involucró al mayor número de aviones de la Luftwaffe desde el blitz de 1940-41, la efectividad de las defensas aéreas y terrestres británicas, sumado a la inexperiencia de las tripulaciones germanas, así como la casi inexistencia de ayudas electrónicas y como no, la escasez de aviones, los resultados obtenidos durante el “Baby Blitz” de 1944 fueron decepcionantes para la Fuerza Aérea de Alemania. La fuerza de bombardeo fue construida  a expensas de otros requerimientos de la Luftwaffe. Las bombas que cayeron sobre sus objetivos marcados fueron en una proporción muy baja y sobre todo insignificante comparándolas con las toneladas de material explosivo que cada noche caía sobre Alemania. Se fracasó también en el intento de bombardear las áreas de reunión de las fuerzas armadas aliadas en vistas de la Operación Overlord. El resultado final fue paradójicamente más perjudicial para la Luftwaffe que para la capacidad militar aliada pues las pérdidas diarias y constantes de aviones y tripulaciones redujeron a corto y medio plazo la respuesta defensiva de las Luftwaffe ante la cercana invasión del continente. Tras el fracaso de esta campaña de bombardeo que podría denominarse convencional, la cúpula militar alemán concibió otro tipo de bombardeo mas atípico y también a modo de represalia y venganza; la utilización de las bombas volantes V1 y V2 durante la segunda mitad del año 1944.


Por suerte, esta escena se repitió menos que en 1940-41


Desde finales de 1943 hasta mayo de 1944, la fuerza i de bombardeo de la Luftwaffe cayó de los 695 aviones iniciales hasta los 133 aparatos listos para el servicio. En contraposición, la ADGB tenía el 6 de junio de 1944, 45 escuadrones operativos que sumaban 809 aviones para apoyar a las fuerzas que desembarcaron en Francia.


Por desgracia, durante la Operación Steinbock se produjeron 1556 fallecidos y 2916 heridos de gravedad entre la población británica.