lunes, 9 de mayo de 2016

Tactica acorazada britanica en el desierto

 TANQUES CRUISER EN LA BATALLA DE GAZALA; 28 DE MAYO DE 1942.




Formato  figurativo, no a escala.

En el primer día de la batalla de Gazala, los británicos fueron sorprendidos por el profundo movimiento de flanqueo  de Rommel alrededor de su flanco sur. Se libraron una serie de combates desconectados durante las siguientes 48 horas, durante los cuales ambos bandos sufrieron pérdidas considerable y donde la confusión inicial solo se clarificó parcialmente. En una de estas acciones se vio implicada la 2ª brigada Acorazada británica frente  a la 15ª División Panzer; y fue entonces cuando el 10º de Húsares llevó a cabo ataques a nivel de escuadrón según las tácticas , aquí mostradas, que cuidadosamente había ensayado durante las semanas anteriores.

La base de partida estribaba en la capacidad letal por parte de los carros alemanes en rangos de distancia de hasta 1800 metros, mientras que los británicos podrían noquear a los tanques alemanes solamente a 550 metros aproximadamente; el problema era por lo tanto, traspasar la distancia intermedia indemne. La solución elegida fue utilizar la artillería para establecer una cortina de humo a 550 metros del enemigo, para cubrir la marcha de aproximación de los tanques británicos en líneas paralelas. Entonces aparecerían de repente tras el humo en su rango ideal táctico, girarían en línea 90° y comenzarían a disparar de costado y en movimiento. Con esta concentración simultánea de potencia de fuego de un escuadrón entero, se esperaba que la "batalla de tanques" se ganase. Si no fuera así, entonces el escuadrón no debería cargar hacia delante de forma imprudentemente, como si fuese la carga de Balaclava sino que entraría de nueva en la cortina de humo y volvería a su posición inicial y repetiría el procedimiento. Mientras tanto el siguiente escuadrón por detrás de ellos haría lo mismo, siguiendo sus pasos y esta maniobra similar a la caracola de caballería continuaría hasta que fuese necesario reabastecer o bien se consiguiese la victoria.

Ante esta táctica perfectamente se podrían considerar tres puntos débiles. En primer lugar, la artillería que se estaba utilizando en lanzar la cortina de humo no estaría disponible para suprimir los cañones antitanque del enemigo con proyectiles HE. Como en anteriores batallas británicos, las brigadas acorazadas no disponían de suficiente artillería para esa tarea, mientras que los alemanes generalmente lograron organizar mejores concentraciones de potencia de fuego. En segundo lugar, el concepto de disparar en movimiento era en si mismo discutible. Por una serie de razones la fuerza acorazada británica continuaba creyendo en la eficacia del disparo en movimiento, pero sin duda era axiomático que era más fácil apuntar con precisión desde un tanque estacionado en lugar que desde uno en movimiento. Finalmente, moviéndose en una línea que presenta el costado y las cadenas al enemigo, en lugar del frente mejor blindado suponía un riesgo mayor y peligroso, especialmente ya que los objetivos no dejaban de ser siluetas perfectamente contorneadas por delante de una cortina de humo, en cierto modo, se situaban como una línea de patos en una caseta de tiro de una feria.

E1: Panzers y cañones Antitanque de la 15ª División Panzer, incluyendo algunos 8.8 cm.

E2: Crusaders del Escuadrón A del 10º de Húsares se acercan en paralelo (E2/1); pasan a través de la cortina de humo, para luego girar 90° y disparar de costado mientras que se desplazan en fila (E2/2). Entonces dan media vuelta para volver a traspasar la cortina y volver a la posición de salida (E2/3).

E3: Un observador de la Royal Horse Artillery desde un tanque Stuart, va dirigiendo el fuego de artillería sobre el enemigo desde una posición en el borde delantero de la cortina de humo (viñeta 1).

E4: Los carros Crusader del Escuadrón B del 10º de Húsares se aproximan, preparados para seguir al Escuadrón A a través de la cortina de humo.

E5: Cuartel General regimental del 10º de Húsares, en Stuarts; la bandera azul lleva en blanco el "67", número de serie táctico del regimiento.

E6: tanques Grant del Escuadrón C del 10º de Húsares, se mantienen estáticos como reserva pesada.


E7: Cañones de 25 libras de la RHA disparando granadas de humo para mantener la cortina así como proyectiles HE para suprimir al enemigo. (Viñeta 2) A9 Crucero, 1941. Antes de la llegada de los carros Grant, los "Crusader" fueron los únicos tanques del 8º Ejército con capacidad de fuego antipersonal HE. Lamentablemente se hallaron casi siempre en escaso número.

Fuente.- World War II Desert TAactics. ed. Osprey